Seguridad nacional, ¿riesgo para la transparencia?
20 noviembre, 2015
violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
Organizaciones mexicanas exponen ante la ONU tres casos de desapariciones
20 noviembre, 2015

Más mexicanos regresan a su país que los que emigran: Centro Pew

violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,

Ap

San Diego.
La tendencia histórica se ha invertido: más mexicanos regresan a su país que los que emigran a Estados Unidos. Un estudio del Centro de Investigación Pew publicado este jueves citó como factores principales de la reversión del flujo migratorio el deseo de reunir familias, la lentitud de la recuperación estadunidense tras la recesión de 2008 y el ajuste de los controles en la frontera.
Otro factor importante es la creciente opinión de que los inmigrantes mexicanos llevan en Estados Unidos un estilo de vida equivalente al que tenían en su país de origen, aun cuando casi la mitad de los adultos residentes en México creen que es mejor vivir en Estados Unidos.
Medio siglo de migración masiva desde México ‘‘ha llegado a su fin’’, dijo el director de investigaciones hispanas del Pew, Mark Hugo López.
El estudio concluyó, tras analizar estadísticas de ambos gobiernos, que un millón de mexicanos y sus familias se mudaron de Estados Unidos a México entre 2009 y 2014, mientras cerca de 870 mil mexicanos emigraron a Estados Unidos durante el mismo periodo.
En 2012 el centro halló que la migración neta entre los dos países había caído casi a cero, de manera que esto representa un punto de inflexión en una de las mayores migraciones de la historia de América del Norte. Entre 1965 y 2015, más de 16 millones de mexicanos se trasladaron a Estados Unidos, superando a cualquier otro país. ‘‘Esto es algo que hemos previsto’’, dijo López. ‘‘Durante los pasados 10 años la migración desde México ha sufrido una gran desaceleración’’.
Estas conclusiones desmienten el argumento de una frontera sin controles que ha figurado de manera tan prominente en la política estadunidense, donde el precandidato republicano Donald Trump exige que México pague la construcción de una barda a lo largo de los 3 mil 144 kilómetros de frontera. Pew dijo que el saldo negativo de mexicanos en el flujo migratorio binacional ha incidido en una disminución de la población mexicana en Estados Unidos, que en 2014 cayó a 11.7 millones respecto de su máximo histórico de 12.8 millones, alcanzado en 2007.
También la cantidad de inmigrantes mexicanos no autorizados en Estados Unidos cayó desde el máximo histórico de 6.9 millones en 2007 a 5.6 millones en 2014, escribió Ana Gonzalez-Barrera, autora del reporte. Otra novedad es que entre los arrestados por la Patrulla Fronteriza en el año fiscal 2014 hubo menos mexicanos que migrantes de otras nacionalidades, debido al enorme flujo de centroamericanos, principalmente a través del sur de Texas.
Los autores analizaron datos de los censos estadunidense y mexicano, así como un sondeo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Este último halló que 61 por ciento de los que en 2009 decían vivir en Estados Unidos habían regresado a México en 2014 para reunirse con su familia o formar la propia. Otro 14 por ciento habían sido deportados y 6 por ciento regresaron por razones de trabajo.
Con todo, el motivo principal del regreso no es la familia sino el trabajo, sostuvo Dowell Myers, profesor de la Universidad del Sur de California. La construcción, un imán para los inmigrantes jóvenes, dista de alcanzar los niveles de la década pasada.
‘‘No es que repentinamente echaran de menos a sus madres’’, dijo Myers. ‘‘El hecho es que nuestra recuperación de la gran recesión ha sido deleznable. Deleznable para todos’’.
Además, con el envejecimiento de la población disminuye la competencia por los puestos de trabajo, mientras en los 90 muchos jóvenes que buscaban su primer trabajo no veían otra alternativa que la migración hacia el norte, añadió.
Mientras la recuperación en Estados Unidos sigue siendo lenta, últimamente México no ha sufrido las crisis económicas que provocaron las migraciones de los 80 y 90. El peso se mantiene relativamente estable, la inflación es manejable, y si bien muchas partes del país están sumidas en la pobreza y la violencia, otras –sobre todo en el norte industrializado– se han convertido en centros fabriles florecientes por efecto del Tratado de Libre Comercio norteamericano.

JSL
JSL