violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
Políticos y legisladores, desalentados
10 septiembre, 2015
Riesgoso, liberar gasolinas
10 septiembre, 2015

México ocupa el lugar 17 en materia de transparencia del presupuesto

Alonso Urrutia

México ocupa el lugar 17 entre 102 naciones en lo concerniente a transparentar el presupuesto y su ejercicio, señala el índice de presupuesto abierto, difundido este miércoles por la International Budget Partnership y el Centro de Análisis e Investigación (Fundar). Entre 2014 y 2015, México subió de calificación de 61 a 66, en parámetro de 100, donde Nueva Zelanda ocupó el primer lugar con 89 puntos.

Durante la presentación del informe, la investigadora de Fundar Liliana Ruiz destacó que a pesar de que es positivo el avance de México en cuanto a la transparencia del ejercicio presupuestal, existen rubros como el control del gasto por parte del Congreso y la Auditoría Superior de la Federación (ASF), donde aún no se ha consolidado, como tampoco en lo concerniente a un mayor control social del gasto a través de una mayor participación ciudadana en la vigilancia del ejercicio presupuestal.

En entrevista, Ruiz lamentó que no exista ninguna obligatoriedad de los entes fiscalizados para solventar y difundir públicamente las acciones que se realizan para dar seguimiento a las irregularidades detectadas por la ASF.

A su vez, Diego de la Mora, coordinador del área de presupuesto de Fundar, destacó el incremento que ha tenido México en las calificaciones en los años recientes (en 2006, el país tenía 52), periodo en el cual la transparencia del presupuesto ha pasado de suficiente a considerable.

Ruiz destacó que uno de los rubros donde hay inconsistencia es la falta de un reporte de medio año que difunda el estado que guarda el ejercicio del gasto, a efecto de que, en su caso, el Ejecutivo pudiera ajustar el entorno económico.

Asimismo, aseguró que persisten en el ejercicio presupuestal en México transferencias económicas a diferentes partidas de las originalmente programadas, sin que exista control puntual del Congreso sobre estas modificaciones a efecto de que no sean discrecionales.