Nacional
La salida del gobernador contribuirá a esclarecer los crímenes de Iguala
24 octubre, 2014
Nacional
Encuentro de Solalinde en la PGR; la información, casi igual en 80%, dice
24 octubre, 2014

Movilizaciones en el país para exigir la presentación de los 43 normalistas

Nacional

DE LOS CORRESPONSALES

 Poco más de 3 mil personas, entre estudiantes, maestros, padres de familia, universitarios, campesinos y feligreses católicos, realizaron este jueves una marcha-peregrinación de la Normal Rural de Ayotzinapa, en el municipio de Tixtla, al zócalo de Chilpancingo, la capital de Guerrero, para exigir la presentación con vida de los 43 estudiantes desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre. Asimismo, integrantes del Movimiento Popular Guerrerense (MPG) y de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (Ceteg) tomaron el ayuntamiento de Acapulco.

Los contingentes, que partieron de la escuela ayer al mediodía, avanzaron por la carretera federal a Chilpancingo, entre consignas que hacían evidente la pluralidad de los participantes. Durante casi cinco horas de trayecto, se coreó desde el grito cristero “¡viva Cristo Rey!” hasta el de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México: “¡vestido de verde olivo, políticamente vivo! ¡No has muerto, no has muerto, camarada, tu muerte será vengada!”

Incluso, a la cabeza de la marcha se leía un mensaje religioso  en una manta: “Suplicamos la presentación de los estudiantes desaparecidos”; a un costado, las imágenes de la Virgen de Guadalupe y la Virgen de la Natividad, patrona de Tixtla, y abajo la leyenda: “por la paz y la esperanza de nuestro pueblo”. En la retaguardia iban las banderas rojinegras de la Ceteg.

Los manifestantes, encabezados por seminaristas que portaban velas y un cristo, recorrieron alrededor de 14 kilómetros bajo un sol quemante. Ciudadanos de Chilpancingo recibieron a los marchistas con agua, naranjas y consignas como “¡Ayotzi somos todos!”, “¡vivos se los llevaron, vivos los queremos”. Luego que los manifestantes llegaron al zócalo, el obispo Alejo Zavala ofició una misa por la presentación con vida de los desaparecidos.

Mientras, unos 300 afiliados al MPG y a la Ceteg tomaron la presidencia municipal de Acapulco para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos. Walter Emanuel Añorve, vocero de la Ceteg, informó que con el ayuntamiento porteño sumaron más de 25 las alcaldías de Guerrero en manos de inconformes, y destacó que “en Acapulco todas las movilizaciones serán pacíficas”.

Además, alrededor de 80 maestros cetegistas tomaron la caseta de La Venta, la primera de la Autopista del Sol saliendo de Acapulco, donde permitieron el paso a automovilistas a cambio de una cooperación. Por separado, normalistas de diversos planteles de Guerrero tomaron durante seis horas las casetas de la entrada del Maxitúnel, y alrededor de las 14:40 horas detuvieron camiones distribuidores de productos, cuyas mercancías regalaron a quienes circulaban por la vía.

Continúan movilizaciones

La Universidad de Guanajuato (UG) suspendió actividades culturales que eran parte del Festival Internacional Cervantino, por la ocupación de planteles que realizan estudiantes que exigen justicia para los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa. Asimismo, hubo nuevas manifestaciones de apoyo en ocho entidades.

La UG suspendió la proyección de películas en el auditorio Euquerio Guerrero; los Diálogos Cervantinos en el salón de actos de la facultad de derecho, así como exposiciones en las galerías Polivalente y Hermenegildo Bustos, por la toma de su edificio central y de las facultades de Química y Diseño, entre otras unidades académicas.

De igual manera, hubo paros académicos y marchas de apoyo a los normalistas de Ayotzinapa efectuadas por cientos de estudiantes universitarios en San Luis Potosí, Sonora, Chiapas, Jalisco, estado de México, Michoacán y Oaxaca.

RUBICELA MORELOS, SERGIO OCAMPO, HÉCTOR BRISEÑO, CARLOS GARCÍA, VICENTE JUÁREZ, ULISES GUTIÉRREZ, ELIO HENRÍQUEZ, JAVIER SANTOS, ISRAEL DÁVILA, ERNESTO MARTÍNEZ, JORGE A. PÉREZ Y MYRIAM NAVARRO