Prevén bajas temperaturas y lluvias por frente frío 15
Se mantendrá descenso temperatura en la mayor parte del país
14 enero, 2018
Exige AMLO al INE indagar sobre el publicista JJ Rendón
14 enero, 2018

Mujeres indígenas ganan posiciones en AL, pero sufren agresiones de paramilitares

Ritual de agradecimiento a la madre tierra, en foro realizado ayer en la Secretaría de Relaciones Exteriores para erradicar el hambre y la desnutrición en países de América Latina y el Caribe. Foto Guillermo Sologuren

Jessica Xantomila

Al tiempo que las mujeres indígenas se han consolidado como voceras de sus comunidades y de sus problemáticas en la región han sido también sumamente reprimidas, especialmente en Centroamérica, México, Perú Colombia y Ecuador, aseveró Gladys Acosta Vargas, experta del Comité de la Organización de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer.

Entrevistada ayer, tras su participación en la segunda jornada del Foro Empoderar a las Mujeres Indígenas para Erradicar el Hambre y la Malnutrición en América Latina y El Caribe, organizado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), dijo que esta situación es una de las principales preocupaciones del comité de que forma parte.

Quienes se perfilan como defensoras de sus comunidades sufren tremendas agresiones tanto por parte de grupos paramilitares que muchas veces defienden intereses de empresas trasnacionales o que tienen intereses extractivos o inclusive también son reprimidas por los propios Estados, señaló.

Doble discurso

Acosta Vargas dijo que estas agresiones parecerían ser parte de una especie de doble discurso, porque por un lado se alienta su participación y su visibilidad y por el otro lado se les reprime entonces creo que no gozan de una libreta de expresión y de organización como debieran.

Expuso que estos ataques son cometidos con mucha violencia sexual, un tipo de agresión muy propia como ha sucedido con el feminicidio, en el que la forma en como se mata a las mujeres es muy especial, es como una especie de saña.

La experta expuso que los avances en cuanto a la eliminación de la violencia contra las mujeres, han sido demasiado lentos para las urgencias que hay en las realidades.

En el foro representantes de diversas organizaciones de mujeres indígenas urgieron también a que se brinden mayores oportunidades a las jóvenes y a reconocer el conocimiento de sus pueblos.

Tarcila Rivera Zea, miembro del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas (UNPFII), dijo que los jóvenes indigenas migran de sus comunidades en busca de mejores oportunidades, pero no pueden competir de igual a igual con otras profesionales por un puesto de trabajo digno o bien remunerado.

Agregó que cuando las familias salen de sus comunidades, las niñas, las jóvenes, muchas veces son captadas para hacer parte de la trata, de la explotación sexual y muchas veces son raptadas.

El Foro fue cerrado por la subsecretaria de Desarrollo Rural de la Sagarpa, Mely Romero Celis, y Crispim Moreira, representante de la FAO en México, quienes reconocieron la labor de las participantes de las mujeres indígenas en la región.