ataque
Un testigo vincula el ataque con un secuestro
14 Septiembre, 2015
quirófanos
FTF inaugura 7 quirófanos en el Hospital Central
14 Septiembre, 2015

“Murieron calcinados o baleados”: familiar de turista mexicano

egipto

Gabriela Bejarano se reunió este mediodía con funcionarios del gobierno de Jalisco que ofrecieron todo su respaldo para agilizar los trámites diplomáticos y que los familiares puedan viajar a Egipto. Foto Juan Carlos Partida

egipto


Gabriela Bejarano se reunió este mediodía con funcionarios del gobierno de Jalisco que ofrecieron todo su respaldo para agilizar los trámites diplomáticos y que los familiares puedan viajar a Egipto. Foto Juan Carlos Partida

Por Juan Carlos G. Partida y David Castellanos Terán, corresponsales

Gabriela Bejarano, hermana del músico tapatío Rafael Bejarano Rangel que viajaba en el convoy de turistas que fue atacado en Egipto, declaró en Guadalajara que fueron ocho los mexicanos que perdieron la vida, de un total de 12 víctimas, tras el ataque que sufrieron por parte de las fuerzas de seguridad en el oeste de aquél país.

Dijo que hasta el momento la Secretaría de Relaciones Exteriores no ha apoyado a los familiares de las víctimas y se quejó de la nula información proporcionada por el gobierno federal.

Bejarano destacó que el 9 de septiembre pasado partió hacia Egipto un grupo de mexicanos que estaba conformado por 15 personas: 12 procedentes de Jalisco, uno de Guanajuato y un residente del Distrito Federal. En ese grupo se encontraba su madre, Marisela Rangel, quien resultó herida.

Entrevistada por los medios de comunicación luego de que junto con Luis Andrés García Chávez, hermano de Juan Pablo –quien también resultó herido–, se reunieran con Roberto López, secretario de Gobierno, y Miguel Castro, secretario de Desarrollo e Integración Social, la mujer aseguró que los funcionarios estatales les ofrecieron apoyo para agilizar trámites diplomáticos, a fin de poder trasladarse a Egipto.

Bejarano detalló que tuvo contacto con uno de los guías que sobrevivió al ataque, quien le informó que “ocho personas fallecieron y seis resultaron heridas”, luego de un ataque aéreo con bombas cuando el grupo tomaba un descanso en el desierto. “Murieron calcinados; los que no, los que se quisieron resguardar, los balearon”, dijo.

Dijo que los viajeros eran en su mayoría conocidos. Entre ellos iban una joven dueña de una agencia de modelos, estudiantes, jóvenes empresarios y familias; “iba una mamá con su hija”, por ejemplo, y otras muchachas que se dedicaban a la danza.

Explicó que su hermano Rafael se dedicaba a la música, pero también era muy conocido por su labor a favor de grupos indígenas, en especial los wixaritari (huicholes) del norte de Jalisco.

La socia comercial de Bejarano, Rachel Stewart, de San Clemente, California, dijo que el viaje a Egipto en el que participaban 15 amigos fue organizado por la madre de Bejarano, Marisela.

Stewart dijo que el viaje fue planeado como una especie de retiro espiritual, y que Marisela suele organizar viajes de ese tipo.

Bejarano, de 41 años, había vivido en San Clemente por unos tres años y se describía como chamán, sanador espiritual y ejecutante del didgeridoo, un instrumento de madera originario de Australia.

Stewart dijo que “tocó a todos con su corazón, con su música, con su alma”.

Por su lado, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, instruyó a los titulares de la secretaría de Gobierno y de Desarrollo e Integración Social, para que con apoyo de la familia Bejarano -quien tiene copias de los pasaportes de todo el grupo- se identifique al resto de las víctimas y se contacte a los familiares para brindarles el auxilio necesario.

En Tampico, Tamaulipas, familiares y allegados al matrimonio conformado por Luis Barajas Fernández y Susana Calderón, indicaron que ambos son también víctimas del ataque ocurrido en Egipto contra los turistas.

Según las fuentes allegadas al matrimonio, Barajas –médico tampiqueño con residencia en Guadalajara, de 49 años edad– está desaparecido, mientras que su esposa se encuentra herida de gravedad. “Luis –dijeron– está desaparecido. Su esposa Susana es atendida en un hospital egipcio”. Agregaron que hasta el momento las autoridades mexicanas no han tenido comunicación con ellos.

(Con información de Ap)