Constantes recorridos nocturnos de cuadrillas municipales para atender reportes ciudadanos
15 octubre, 2015
desaparición
Confirma el Ejecutivo: 100 años de cárcel por desaparición forzada
15 octubre, 2015

Nanoacarreadores: los nuevos caballos de Troya

Por Lizbeth Barojas Vázquez

(Agencia informativa Conacyt).- En el Centro de Investigación en Micro y Nanotecnología (Microna) de la Universidad Veracruzana se han dado a la tarea de estudiar y fabricar nanoacarreadores, los cuales pueden ser utilizados en tratamientos de diferentes padecimientos crónico degenerativos. La línea de investigación nanotecnología y biomedicina está encaminada en la fabricación y aplicación de biomateriales y sensores en la actividad terapéutica de enfermedades. La doctora Claudia Oliva Mendoza Barrera, integrante del cuerpo de investigadores que trabajan en el proyecto, explicó que los nanoacarreadores son confeccionados, caracterizados y acoplados a una proteína o un determinado gen para combatir el padecimiento en cuestión.

800x300 3 nanoacarreadores

“Fabricamos, caracterizamos y acoplamos un nanoacarreador a una proteína, un gen o molécula como son el ácido desoxirribonucleico (ADN) y el ácido ribonucleico (ARN), los cuales tienen la función de identificar su biomolécula contraparte para posteriormente erradicarla y así combatir la enfermedad que se está tratando”.

En palabras de la doctora Mendoza Barrera, en los laboratorios de Microna se trabaja específicamente con nanoacarreadores adyuvantes, “los cuales funcionan como caballos de Troya, siendo acoplados al tamaño y forma de una proteína o biomolécula, de tal forma que abren camino para llegar hasta la célula, ya llegando a ella cumple su función de reconocimiento como biosensor, actuando como una especie de vacuna”.

La proteína que contiene un nanoacarreador actúa como anticuerpo en el organismo del ser humano, explicó de esta manera Mendoza Barrera, puesto que trae consigo virus atenuados del padecimiento a tratar, en este caso adyuvantes. “Lo que hacemos es generar una inflamación dentro del paciente para generar un alto grado de inmunidad”.

Cabe destacar que estos nanoacarreadores son inofensivos para el cuerpo humano una vez cumplida su función, puesto que a diferencia de los que normalmente se utilizan en otras áreas médicas, hechos a base de ferrosa, los cuales una vez ingresados, el organismo es incapaz de desecharlos. “La propuesta que nosotros tenemos es utilizar biopolímeros muy parecidos a los que tenemos en nuestro sistema, los cuales al alojarse, no afectan en ninguna función”.

Los nanoacarreadores son fabricados en el Laboratorio de Nanobiotecnología del Microna, en colaboración de inmunólogos, biólogos celulares y genetistas, quienes se encargan de obtener la parte biológica, aportando las proteínas y biomoléculas que se usarán en la caracterización, mientras que los investigadores, como la doctora Mendoza, sintetizan, funcionalizan y analizan el lugar donde se ajustará esta innovación.

nanoacarreadores v10 1La investigadora dio a conocer que hasta el momento se ha trabajado con tres padecimientos, obesidad juvenil, cáncer de mama y dengue. “Llevamos laborando con las tres enfermedades un promedio de ocho años, en colaboración con el Instituto de Investigaciones Médico Biológicas de la Universidad Veracruzana y el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav)”.

En el caso de dengue se están confeccionando nanoestructuras poliméricas, a partir de biopolímeros naturales, mientras que con cáncer de mama y obesidad juvenil se coloca un gen dentro del acarreador, puesto que según la doctora Mendoza “estos padecimientos manifiestan mediante ciertos genes específicos, al reconocer qué gen se expresó en mayor nivel; posteriormente se ajusta uno similar al nanoacarreador para finalmente cumplir con la función de reconocimiento y supresión de la enfermedad”.

La vía de inserción de los nanoacarreadores al cuerpo humano puede ser tanto vía oral como inyección, ya sea intramuscular o subcutánea. Previamente se realizan estudios para identificar la vía más favorable para su funcionamiento, obteniendo los resultados de la reacción en el organismo se decide la ruta de ingreso, dijo la doctora Mendoza Barrera.

Hasta el momento, los nanoacarreadores no se han implementado en ningún programa de salud pública; sin embargo, la investigadora aseguró que una de las metas principales es llevarlo hasta ese camino, con la creación de alguna vacuna quimérica, abriendo las patentes al público en general y de tal forma generar la inversión adecuada para proyectarlos en fase de estudios preclínicos en pacientes.