Desaparecen tres policías de Enrique Estrada, Zacatecas
19 Junio, 2017
Más de 120 inmigrantes habrían muerto en el Mediterráneo
19 Junio, 2017

“El narcotráfico lo corrompe todo”, dice en España la viuda de Javier Valdez

Armando G. Tejeda, corresponsal de La Jornada

Madrid. Hace poco más de un mes -el pasado 15 de mayo- que asesinaron en plena calle a Javier Valdez, corresponsal de La Jornada en Sinaloa y fundador del semanario Ríodoce, por su trabajo y sus informaciones sobre el tejido criminal del narcotráfico. Su viuda, Griselda Triana, viajó a España para recibir a título póstumo la Placa de Honor de la Asociación de la Prensa de Madrid, que también le sirvió como altavoz para denunciar que en México “el narcotráfico lo corrompe todo” con la “complicidad de las autoridades”.

En una rueda de prensa celebrada en la sede central de la APM en la víspera de recibir el reconocimiento, Griselda Triana fue presentada por la presidenta de la institución, Victoria Prego, y por Nemesio Fernández, su vicepresidente. El acto le sirvió a la viuda de Valdez como altavoz para denunciar la grave situación en la que trabajan miles de periodistas en México y para elogiar la postura valiente y profesional que mantuvo su compañero hasta aquel cruel 15 de mayo en el que, reconoció, “el tiempo se detuvo. Desde ese día me siendo sedada, anestesiada, contenida, suspendida… El dolor que siento y sentimos por su cobarde crimen es muy fuerte”.

Triana expuso la situación del México actual tras el avance imparable del crimen organizado en los últimos años: “Se ha adueñado desde hace años de municipios y estados completos y está incidiendo en todos los ámbitos en la vida económica, social y cultural de todo el país, corrompiendo instituciones y devastando el tejido social. Los gobiernos de todos los niveles, lejos de combatir el narcotráfico se han convertido en cómplices de las organizaciones criminales que igual trasiegan con drogas que tratan mujeres para venderlas a los prostíbulos, que cobran piso, secuestran, extorsionan a empresarios y envenenan a niños y a niñas y jóvenes con drogas cada vez más destructivas”, aseguró Triana.

Triana recordó que su esposo, Javier Valdez, narró todos los atropellos y corruptelas tanto del crimen organizado como de las complicidades políticas desde las páginas del diario La Jornada, “donde trabajo durante 18 años” y también desde Ríodoce, que cumplió 14 años de existencia tras fundarlo él mismo junto con con Ismael Bojórquez. Pero también en sus crónicas y en sus libros, entre ellos Narcoperiodismo, Malayerba o Miss Narco.

En este sentido, Triana aseguró que el trabajo periodístico de Javier Valdez “molestaba a muchos, pues denunciaba la falta de Estado ante la beligerancia de las organizaciones del narcotráfico. Incluso alguna vez le recriminaron que no escribiera sobre cosas bonitas sobre Culiacán, pero Javier tenía claro que como periodista era difícil escribir de jardines, del atardecer, de los ríos o de la agricultura mientras todos los días caen personas muertas, perforadas, sangrantes en medio de la injusticia, la impunidad y el terror”.

Al igual que en las crónicas, los reportajes y las informaciones que publicó durante 18 años Javier Valdez, Triana advirtió que en el México actual “reina el miedo, el horror y la impunidad”, pero que en esta espiral de violencia que no cesa, una de las características del trabajo periodístico de su marido fue que “él eligió no contar muertos, sino sus historias de vida en medio de la muerte”. Darle rostro y voz a esos seres que morían en medio de una espiral que en algunos medios de comunicación se convierten en una mera estadística.

“Lo hacía con el objetivo de que la gente estuviera informada. En un ambiente contaminado por el narcotráfico, los periodistas y el periodismo independiente, valiente y digno son más frágiles y vulnerables. En ocasiones la sociedad no le acompaña y permanece indiferente”.

La viuda de Javier Valdez aprovechó el foro para lanzar un llamamiento a los medios y organismos internacionales para que levanten la voz, para que “ejerzan presión y reflejen a la población y al gobierno mexicano que matar a un periodista es acabar con el derecho que tenemos a estar informados”.

Y también para denunciar la lacerante impunidad que afecta a los crímenes cometidos contra periodistas en México. “Son pocos los avances en la investigación, que va con una lentitud desesperante y quisiera creer que están haciendo su trabajo, pero en un país donde ni el 5 por ciento de los crímenes de periodistas están resueltos es difícil y más habla de la impunidad que sufre México. En este sentido, exigió la celeridad en las investigaciones para que “se haga justicia lo más pronto posible. Tengo claro que va a llevar tiempo, y quienes tienen la manera de denunciar o exigir a las autoridades que se resuelva el crimen, que lo hagan”.

En este sentido, Triana reclamó a los periodistas que “asuman su responsabilidad” y “no se callen, denuncien cada vez que sea necesario, pues decir la verdad duele, pero es el compromiso de cualquier periodista. Hay un antes y un después en el asesinato de Javier Valdez, que no se calló y asumió una verdadera responsabilidad como periodista. Ahora les corresponde a los periodistas que se quedan, que son ustedes, a todos los que nos quedamos con la responsabilidad y la enmienda de no permitir que no haya garantías para un periodismo valiente, crítico y responsable”.

Victoria Prego, presidenta de la APM, elogió la valentía y la labor periodística de Javier Valdez y lamentó que México “se haya convertido en el tercer país en número de periodistas asesinados, tras Siria y Afganistán”.

JSL
JSL