Legisladores de EU llegan a Cuba para discutir la normalización de relaciones
18 enero, 2015
Hacen fila de madrugada para lograr boleto de entrada a muestra de Kusama
18 enero, 2015

No nos dejen solos, piden los padres de los normalistas desaparecidos

Padres de normalistas desaparecidos

Familiares y amigos de los 43 normalistas desaparecidos durante la caminata en el Ajusco que formó parte de las Jornadas por Ayotzinapa. Foto Yazmín Ortega Cortés

Fernando Camacho Servín

México, DF. Los padres y madres de los 42 normalistas de Ayotzinapa que permanecen desaparecidos desde hace más de tres meses continuaron en este inicio de año con sus actividades para seguir exigiendo justicia y castigo a los responsables, con una serie de visitas a universidades, iglesias y barrios populares del Distrito Federal.

Ayer tocó el turno de la colonia Cultura Maya, en la delegación Tlalpan, donde acudió un grupo de familiares de los jóvenes agredidos para presentar su testimonio de lucha y llamar a las personas a que no nos dejen solos.

Luego de realizar una marcha para invitar a la gente a participar y enterarse del tema, los padres de los estudiantes, acompañados por decenas de activistas, realizaron un acto político-cultural organizado por el grupo vecinal Comunidades del Valle del Anáhuac por Ayotzinapa.

En las canchas deportivas de la ciclopista ubicada en el Ajusco Medio, Delfina de la Cruz, madre del normalista Adán Abraján de la Cruz, lamentó que ya llevamos casi cuatro meses y el gobierno no nos resuelve nada. No pedimos otra cosa que la aparición de nuestros hijos.

En medio de gritos de apoyo a los estudiantes de Ayotzinapa, la mujer indicó que el gobierno se los llevó, pero cuando vamos a las reuniones nos dicen puras mentiras. El lunes nos pusieron una película de que el gobierno es muy bueno, pero no le creemos nada.

Erika de la Cruz, esposa de Adán, narró: es muy triste que tus hijos te pregunten dónde está su papá, porque no sabes qué responder. Es mentira que no nos cansamos, estamos bien cansados, pero el coraje nos hace seguir. Vamos a seguir buscándolos, pese a quien le pese.