Anuncian operativo de fin de año que se aplicará en 19 aeropuertos
10 diciembre, 2017
Familiares de desaparecidos y ONG rechazan fiscal especial en Guerrero
10 diciembre, 2017

“No puedo regresar a México. Nos matarán”, ruega periodista mexicano para evitar ser deportado

En la imagen, Emilio Gutiérrez Soto. Imagen tomada de Reporters Without Borders que lo entrevistó

Redacción Sin Fronteras

Emilio Gutiérrez Soto, el periodista mexicano que huyó de una muerte segura en México en 2008, consiguió frenar el pasado jueves (aunque temporalmente) su anunciada deportación mediante una apelación de urgencia que lo ha librado momentáneamente de la remoción, pero no de la detención indefinida en el centro de detención de Sierra Blanca, muy cerca de El Paso, Texas.

“No podemos regresar a México. Nos matarían”, declaró Gutiérrez a The Washington Post a través de una llamada telefónica realizada a través de su abogado.

La semana ante pasada, funcionarios de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) le comunicaron a Emilio Gutiérrez-Soto que sería deportarlo junto a su hijo después de que se rechazara su solicitud de asilo.

Agentes de la oficina de inmigración y aduanas lo detuvieron el pasado jueves en su domicilio, lo esposaron y se lo llevaron junto con su hijo de 24 años de edad, rumbo a la frontera para ser deportado. Una apelación de última hora frenó el proceso hasta conocer la resolución definitiva de su caso.

El periodista mexicano se exilió en Estados Unidos en 2008 tras haber recibido amenazas de muerte por su trabajo periodístico.

“En espera de la decisión final, pedimos a las autoridades que permitan salir bajo libertad condicional a Emilio Gutiérrez Soto”, manifestó Margaux Ewen, directora del Despacho de América del Norte de la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF).

A esta petición se ha sumado el Club Nacional de Prensa en Washington que, la semana ante pasada, emitió un comunicado para demandar la suspensión de esta amenaza de deportación:

“El Club Nacional de Prensa (National Press Club, NPC por sus siglas en inglés) y su Instituto de Periodismo, junto con otros grupos que defienden la libertad de prensa y los derechos de los inmigrantes, solicitan al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas estadounidense que suspenda la deportación de Emilio Gutiérrez Soto, quien recibió el premio a la Libertad de Prensa otorgado por el NPC.

Gutiérrez huyó de su país porque su reportaje lo puso en peligro a él y a su familia; tras años de indiferencia burocrática, ahora se les amenaza con expulsarlos del país”, explicó Jeff Ballou, presidente del NPC.

Se merece algo mejor del país que en su Primera Enmienda de la Constitución contempla la protección de la prensa”, añadió.

El pasado mes de julio, el juez de inmigración de El Paso, Texas, Robert S. Hough negó el asilo político al periodista chihuahuense quien trabajaba para El Diario antes de refugiarse en los Estados Unidos argumentando que había recibido amenazas de muerte por parte de soldados mexicanos hace nueve años.

El juez Robert S. Hough negó la solicitud al comunicador que llevaba nueve años esperando el asilo, ya que primero estuvo al menos siete meses detenido en el Centro de Detención, cuando cruzó la frontera para pedir el asilo junto con su hijo, y posteriormente tuvo la libertad condicional y un permiso temporal para trabajar mientras se resolvía su caso.

El juez desechó todas las pruebas que presentó a favor de Gutiérrez Soto su abogado.

Según ha declarado Gutiérrez Soto desde que en el año de 2005 publicó información de seis militares, que robaron dinero y joyas en el poblado de Puerto Palomas de Villa, comenzó a ser intimidado por los militares acantonados en esa zona y en junio del 2008 crecieron las amenazas de intensidad, por lo que tomó a su hijo de 15 años de edad y solicitó el, asilo en El Paso, Texas.

Reseñó que a los pocos días de que se publicó la nota de su caso, fue llamado por un alto militar (coronel), quien le ordenó reportarse al hotel Miami, en el centro de Ascensión y acudió, donde “el general Alfonso García Vega lo acusó, de forma intimidante, de fabricar información que sólo desprestigiaba a los militares, y le ordenó dejar de escribir este tipo de notas”.

Declaró que en esas fechas alrededor de 50 soldados efectuaron un cateo ilegal en su domicilio, alegando que buscaban drogas y armas, y le advirtieron que se portara bien. Fue entonces que una amiga le dijo que lo iban a matar, y decidió escapar junto a su hijo, que ahora tiene 23 años”.

Después de que ICE le comunicara sus planes para deportarlo, Gutiérrez-Soto y su hijo recibieron los monitores de tobillo.

Según el Comité para la Protección de los Periodistas, una organización sin fines de lucro que promueve la libertad de prensa en todo el mundo, 64 periodistas han sido asesinados en México desde 2008.

Con información de Rubén Villalpando

JSL
JSL