Se recupera el peso y la bolsa mexicana
Dólar toca nuevo nivel máximo en grandes operaciones
6 enero, 2016
Grupo ataca convoy de Sedena en Tamaulipas; un muerto
6 enero, 2016

Obispo Arizmendi llama a no ‘dejarse engañar’ por visita del Papa

El Papa Francisco esparce incienso en una misa del 1 de enero de 2016. Foto Ap

Por Carolina Gómez Mena

El obispo de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel denunció que existen intentos de lucrar con la visita del Papa Francisco a México, pues se ofrecen paquetes turísticos “todo incluido” en los que se afirma contemplan las entradas a los actos que encabezará el pontífice y llamó a no dejarse engañar con esto, pues los boletos son gratuitos y sólo serán repartidos por instancias de la iglesia católica.

En su reflexión semanal el jerarca refiere que “no faltan quienes intenten lucrar con esta visita. Hay dueños de hoteles que cobran una habitación como si los días de la presencia del Papa fueran temporada alta. Otros ofertan paquetes turísticos todo incluido, también los boletos de ingreso a los eventos, no como un servicio apostólico, sino como una fuente de ingresos para sí”. Arizmendi subrayó que “los boletos son totalmente gratuitos y no los distribuyen agencias de viajes; todo pasa por las parroquias y las diócesis, exclusivamente. Son necesarios sólo para que haya orden en el ingreso a los locales. No se venden; no son negocio de la iglesia ni del Papa”.

Será la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) la instancia que distribuya en todas las diócesis del país los boletos para las ceremonias religiosas y actos que encabece el Papa en el país. A su vez, cada circunscripción religiosa hará llegar a las parroquias las entradas para ser repartidas entre los feligreses.

El obispo expuso que en vísperas de la visita papal “todo es ebullición en los preparativos, tanto para acondicionar los espacios de los encuentros y las celebraciones, como para promover la participación de las personas” y añadió que “algunos tienen sólo curiosidad por conocerlo”, porque su visita es un “evento histórico, que no se quieren perder, pero sólo para platicar y presumir que lo vieron de cerca. No les importan sus mensajes. No tienen apertura de mente y de corazón, para esperar una palabra que les inspire, les cuestione, o les ayude”. En tanto, indicó que para otros “será un evento meramente anecdótico y quizá folclórico, nada más. No están dispuestos a reflexionar lo que diga, y en su vida todo seguirá igual, sin cambios ni trascendencia” y acotó que “no faltan quienes vean sólo intereses políticos y económicos”.