Presentan en la UASLP el libro ‘Fascinación colectiva de las Chivas de Guadalajara’
14 noviembre, 2017
Pura seguridad
14 noviembre, 2017

Organizaciones civiles y devotos por la paz exigen justicia por víctimas de sismo

A las organizaciones de la sociedad civil, como a las clases política y empresarial, las iglesias les solicitaron no lucrar, ni económica ni políticamente con la tragedia. Foto Carlos Ramos Mamahua

Josefina Quintero M.

Ciudad de México. Organizaciones civiles y ciudadanos de iglesias por la paz con justicia y dignidad llamaron a las autoridades, de todos los niveles de gobierno a realizar “un deslinde de responsabilidades y sancionar a quienes resulten responsables de las pérdidas humanas y daños materiales”, ocurridos durante los sismos del 7 y 19 de septiembre.

A pesar de reconocer que la naturaleza rebasa la capacidad humana, cuestionaron que “¿Cómo es posible que en la Ciudad de México edificios más antiguos hayan resistido el sismo, mejor que otros de reciente construcción? ¿Por qué un sismo diez veces menor al de 1985 arrebató la vida a niñas y niños que se encontraban en planteles escolares que habían sido recientemente aprobados para funcionar, por peritajes de protección civil? ¿Acaso el negocio inmobiliario está por encima de la vida humana?”.

En conferencia prensa lamentaron las pérdidas humanas y manifestaron su solidaridad con las personas damnificadas de los estados de Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Morelos, Puebla y la Ciudad de México.

Se pronunciaron para que liberen con prontitud los recursos del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN) y se transparenten y canalicen las ayudas económicas de los gobiernos y particulares, nacionales y extranjeros, para que sean utilizadas en la reconstrucción de las viviendas de las familias afectadas.

También pidieron a las jerarquías religiosas para que asuman un compromiso ético firme en la reconstrucción nacional reforzando su apoyo material y humano en pro del bienestar de la sociedad mexicana.
A las organizaciones de la sociedad civil, como a las clases política y empresarial, las iglesias les solicitaron no lucrar, ni económica ni políticamente con la tragedia.

Rechazaron “el plan oficial de trasladar el costo de la reconstrucción a los damnificados por la vía de créditos bancarios que los afectados han calificado de impagables”.

Expusieron que si se tiene que reconocer el colapso de más de cuarenta edificios en la CDMX e incontables en diversas regiones del país, también hay que evidenciar y denunciar: “el colapso inmobiliario por la corrupción, de la clase política que gobierna en beneficio propio y en contra del bienestar de la ciudadanía, del sistema gubernamental que en todos los niveles se rige por intereses capitalistas y atenta contra la soberanía y el bien común”.

JSL
JSL