Atlético de San Luis empata a un gol contra Venados
19 enero, 2019
Asesinan a tiros a dos mujeres en Tijuana
19 enero, 2019

Peritos inician levantamiento de cuerpos en Tlahuelilpan

Peritos del estado de Hidalgo en coordinación con autoridades federales comenzaron el levantamiento de los restos de las 66 personas que se estima perdieron la vida tras el estallido de un ducto de Pemex. Foto: Víctor Camacho

Gustavo Castillo G. y Juan Ricardo Montoya

Tlahuelilpan, Hgo. Peritos del estado de Hidalgo en coordinación con autoridades federales comenzaron el levantamiento de los restos de las 66 personas que se estima perdieron la vida tras el estallido de un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) en esta comunidad.

Personal del Ministerio Público local llamó a las decenas de personas que se han apostado alrededor de la zona de la explosión para que en caso de que no puedan identificar los restos de sus familiares en este momento en que se llevan a cabo trabajos periciales, acudan a la Procuraduría local para que proporcionen muestras de ADN y se realice una confrontación con los restos calcinados.

Sin embargo, los habitantes de Tlahuelilpan, Tezontepec y otras comunidades señalaron que si bien hay 66 cadáveres alrededor de la zanja donde se encontraba una toma clandestina en el ducto Tuxpan-Tula, no hay información de cuántos pobladores pudieron haber muerto en el interior del surco.

Familiares de víctimas ingresan a zona de explosión

Familiares de las víctimas de la explosión en una toma clandestina perforada por presuntos huachicoleros en el poblado de San Primitivo ingresaron a la zona donde se originó la tragedia para identificar los cuerpos.

De acuerdo con funcionarios de la Procuradoría General de Justicia de Hidalgo que están en el lugar, los cuerpos se encuentran totalmente calcinados.

Mientras los peritos de la Procuraduría, con tapabocas y vestidos de blanco, revisaban los restos, los familiares y amigos de las víctimas observaban atónitos la dantesca escena detrás de un cordón de seguridad.

Otros ingresaron para revisar los cuerpos con la esperanza de que ninguno fuera de sus familiares desaparecidos.

Pese a estar casi irreconocibles, algunas personas lograron identificar a sus familiares.

En las inmediaciones del predio todavía hay algunos bidones y zapatos de las 66 personas fallecidas y 76 heridas por la explosión de la toma clandestina que arrasó una hectárea de extensión.

JSL
JSL