violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
Comparecen diez aspirantes a rector de la UNAM
25 octubre, 2015
violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
La Manzanilla: arena, ramas y piedras, alfombra del paraíso
26 octubre, 2015

Piden eméritos defender la autonomía

violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,

Quien releve en la rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a José Narro Robles debe ser un universitario que conozca a fondo la institución, inteligente y con la capacidad para defender su carácter público, autónomo y gratuito, señalaron investigadores eméritos y especialistas en temas de educación superior.

Dijeron que en el contexto actual la UNAM enfrenta varios retos, tanto internos como externos, como son: contribuir a la ampliación de la matrícula, mantener y mejorar la calidad de su docencia e investigación, aportar ideas para que el país enfrente y resuelva la crisis política, económica y social que enfrenta, entre otros, por lo que la decisión de la Junta de Gobierno (JG) –órgano encargado de designar rector desde 1945– será trascendental, pues el siguiente rector o rectora enfrentará un contexto complicado.

Álvaro Matute, investigador emérito por el Instituto de Investigaciones Históricas y ex integrante de la Junta de Gobierno, refirió que uno de los principales retos para la casa de estudios será dar cabida a más jóvenes que desean ingresar a sus aulas, particularmente en el sistema no presencial; reforzar las sedes de León y Morelia y analizar la posibilidad de abrir un nuevo campus.

Señaló que quien ocupe la rectoría para el periodo 2015-2019 debe ser muy inteligente. ‘‘Los aspirantes lo son. El próximo rector debe ser propositivo para dirigir su voz al gobierno, las autoridades y al país, conocedor profundo de la UNAM, sin temor de ser un universitario de a pie y no privilegiar a un sector sobre otro’’.

Por su parte, la investigadora emérita Silvia Torres Peimbert, del Instituto de Astronomía, aseveró que algunos de los principales retos de la UNAM serán seguir siendo una institución de masas y de calidad, continuar trabajando en el desarrollo del país, seguir creciendo y motivar la creación de más universidades de calidad.

‘‘El siguiente rector debe tener gran capacidad de conducción. Una persona que conozca todos los aspectos de la universidad, como la atención a los estudiantes. Necesitamos más recursos, vincularnos con la industria y los sectores públicos. Entre los diez candidatos veo mucho talento, son muy capaces y entregados. Pero creo que la doctora Rosaura Ruiz es la que mejor cumple con el perfil requerido: reúne el conocimiento desde los aspectos internos de la administración universitaria hasta los del trato directo con los estudiantes’’, planteó Torres Peimbert.

El investigador emérito del Instituto de Ciencias Nucleares Alejandro Frank resaltó que los desafíos para la institución son enormes, particularmente por la problemática social y política de México y el mundo, como el cambio climático.

Dijo que la JG tendrá que buscar el perfil de ‘‘un universitario comprometido con nuestra universidad y nuestro país de manera clara, y que tenga la visión para enfrentar esta problemática (nacional e internacional) con valentía y con capacidad política’’.

Imanol Ordorika, del Instituto de Investigaciones Económicas, indicó que la UNAM enfrenta un contexto nacional extremadamente complejo, donde el país vive una profunda crisis económica, de justicia, de inseguridad y de legitimidad de los órganos de gobierno. De ahí, agregó, que la decisión de la Junta de Gobierno sea de trascendencia, porque la casa de estudios deberá contribuir ‘‘hoy más que nunca a la resolución de esa crisis estructural para que el país salga adelante. Pero al mismo tiempo mantener sus principios en una situación económica adversa en la que el futuro de la UNAM está en riesgo’’.

Añadió que la JG tiene dos opciones:

‘‘Designar a cualquiera de los dos candidatos que estarían en la lógica de la subordinación de la universidad al proyecto educativo restringido y limitado de Enrique Peña Nieto, o apostar por una rectora o rector que tenga una claridad muy rotunda sobre la importancia de la institución a nivel nacional, sobre su naturaleza autónoma, pública, laica, gratuita y nacional, sobre su posibilidad y responsabilidad de incidir en la reconstrucción del proyecto de nación, y que sea garante de su autonomía frente a todos los grupos injerencistas’’.

Para Ángel Díaz Barriga, del

Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación, la UNAM necesita ‘‘una renovación de fondo’’. Dijo que lo conveniente es una renovación generacional y también una persona que pueda ver a la UNAM desde dentro y desde fuera.

‘‘Será ahí donde la junta tendrá que resolver si se inclina por alguien que tenga el diagnóstico interno o externo de la institución, como Juan Pedro Laclette, Sergio Alcocer o Francisco Bolívar, que han estado dentro y fuera, o si se toma en consideración la renovación generacional, donde el criterio sería otro’’.