Apoyar lucha contra la violencia y el narco, ofrece Obama a Peña
7 enero, 2015
violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
Por caros, recomiendan no usar más los drones en la frontera con México
7 enero, 2015

Plantean México y EU que Norteamérica sea la región más competitiva del mundo

Rosa Elvira Vargas

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y el vicepresidente estadunidense, Joe Biden (ambos al centro), encabezaron la segunda reunión del diálogo económico de alto nivel Estados Unidos-México, ayer en Washington ■ Foto Notimex

Washington. Los gobiernos de México y Estados Unidos ratificaron este martes su determinación de consolidar una frontera común segura mediante el mejoramiento de la infraestructura, la construcción de instalaciones y la modernización de los puntos de cruce existentes.
Coincidieron en la necesidad de fijar plazos específicos para convertir a Norteamérica en la región económica más competitiva del mundo.
Entre México y Estados Unidos ocurre diariamente un comercio fronterizo de mil 500 millones de dólares y el cruce de más de 400 mil personas.
Paralelamente a la reunión de trabajo entre los presidentes Barack Obama y Enrique Peña Nieto, los equipos de trabajo de ambos gobiernos sesionaron en el marco del Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN), donde se sostuvo un documento de resoluciones que incluye, además, disposiciones para reducir los cuellos de botella en la frontera y aumentar la capacidad de los puertos de entrada y armonizar los requisitos de información para facilitar los procedimientos aduaneros en todas las modalidades de transporte.
Asimismo, informaron del inicio de operaciones en el cruce ferroviario Matamoros-Brownsville, entre Tamaulipas y Texas; el puerto de entrada Guadalupe-Tornillo, entre Chihuahua y Texas, y la conexión peatonal aeroportuaria Tijuana-San Diego. Asimismo acordaron avanzar en la propuesta del cruce fronterizo Otay II-San Diego.
La reunión del DEAN fue encabezada por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, por el lado mexicano, y por Joe Biden, vicepresidente de Estados Unidos. Ahí se convino también en avanzar en el objetivo de enviar para 2018 cien mil estudiantes mexicanos a este país y recibir en México a 50 mil estadunidenses, y apoyar asociaciones de investigación universitaria para desarrollar capital intelectual compartido.
En la víspera se habían reunido también en el Foro Bilateral México-Estados Unidos sobre Educación Superior Innovación e Investigación (Fobessi), donde se ratificaron las metas de atender en el desarrollo de la fuerza laboral, particularmente de los sectores de la energía y la tecnología y la manufactura avanzada.
El Fobessi trabaja en el desarrollo de Centros Binacionales de Investigación e Innovación y mediante el Conacyt y de la Fundación Nacional para la Ciencia de Estados Unidos se ha fortalecido la colaboración en el desarrollo de asociaciones de investigación científica. México y Estados Unidos acordaron también dentro de este mecanismo trabajar en 2015 en temas estratégicos a través de las academias de ingeniería y ciencia de los dos países.

Inercia burocrática
“No hay ninguna prohibición que sugiera que Norteamérica no pueda ser la capital manufacturera del mundo”, afirmó Biden. “Debemos salir (de esta reunión) con metas específicas, precisas, no algo general, si acordamos una iniciativa particular debemos fijar un calendario (…) no un año o seis meses, sino semanas, fijar plazos para determinar si lo que estamos buscando vale la pena”, añadió.
Biden sostuvo que Norteamérica tiene el potencial de convertirse en la primera mitad del siglo en el “epicentro energético” del mundo. Pero reconoció que uno de los mayores obstáculos que enfrenta Estados Unidos es la inercia burocrática. “Estoy seguro de que es más fácil en México, pero en Estados Unidos es muy difícil”, reconoció.

Integración financiera
Videgaray coincidió en que el reto de los dos países es lograr resultados concretos, toda vez que tanto México como Estados Unidos tienen una visión compartida. “Coincido plenamente; este mecanismo no debe ser para hacer declaraciones o frases hechas, sino para tener resultados, y para eso necesitamos metas y plazos específicos”, expresó.
“No hay razón por la que Norteamérica no sea una región de crecimiento y la región más competitiva del mundo. Pero necesitamos que los gobiernos no sean un obstáculo, sino que promueven esa meta”, añadió. Videgaray destacó los avances en temas como el flujo fronterizo o aviación, pero reconoció que la cooperación bilateral ha dejado como lección la realidad de que hay procesos complejos como las regulaciones económicas.
“El cambiante ambiente regulatorio ha puesto presión en los bancos de ambos lados de la frontera y la intervención para encontrar soluciones para las instituciones bancarias y financieras no debe ser obstáculo a la integración financiera”, acotó. En respuesta al comentario de Biden sobre el papel de las burocracias, Videgaray señaló que la situación en México no es más fácil que en Estados Unidos y destacó por ello la importancia de que haya liderazgo al más alto nivel para concretar los proyectos.
Con información de agencias

JSL
JSL