papa
Papa Francisco podría visitar Chile en 2017
1 noviembre, 2015
Juan Manuel Carreras asistió a la final del torneo Paola Longoria Experience
1 noviembre, 2015

Por derechos humanos se pierden valores y tradiciones: chamán maya

Por Carlos Águila Arreola, corresponsal

Lázaro Cárdenas, Q. Roo. Los derechos humanos han influido en la pérdida de valores y tradiciones en las 17 comunidades mayas de Quintana Roo, sentenció el chamán Crisanto Cahum Uc al término del Hanal Pixán 2015 (comida de las almas o ánimas), en la comunidad de Tres Reyes del municipio de Lázaro Cárdenas (180 kilómetros al sureste).

El máximo sacerdote de la comunidad, de 78 años, dijo que actualmente hay entre 15 mil y 16 mil mayas en los municipios de Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos y Tulum, de los que dijo más de 50 por ciento han dejado de lado las tradiciones, sobre todo por las modas y tendencias actuales.

“Cuando llegó derechos humanos es cuando nos afectó bastante porque ahora si le hablas fuerte al hijo te denuncia y el padre se va al bote, peor si le levantas la mano, como que eso les dio mucha libertad, pero sin respeto; más bien mucho libertinaje por parte de los niños y muchachos”, rectificó don Crisanto.

En ese sentido, el chamán sostuvo que desde la creación de los derechos humanos se han perdido las tradiciones en las comunidades indígenas en general porque “ahora ya no puedes obligar a los chamacos a seguirlas porque te acusan y van varios que acaban en el tanque, aunque luego salen pero ya no es lo mismo”.

Previamente, y precisamente para tratar de preservar las costumbres y recordar de una manera especial a los difuntos, los habitantes de Tres Reyes –en conjunto con Nuevo Durango, Campamento Hidalgo, Punta Laguna y El Naranjal– compartieron el tradicional festejo del Hanal Pixán.

Sincretismo religioso

Alrededor de 300 visitantes –entre medios, turistas y staff de Alltournative, la operadora ecoturística organizadora– interactuaron en el domo del poblado para decorar 16 altares con velas, flores, jícaras con agua y platillos típicos, y donde las familias de los cuatro poblados aledaños compartieron cómo ha evolucionado el sincretismo religioso.

Al caer la tarde, el sonido de caracoles y percusiones, invitaron a los visitantes y pobladores a descender al cenote de La Vida, en cuyas cuevas, hace 27 años, en 1988, más de 250 personas se resguardaron y salvaron la vida de los embates del huracán Gilberto.

En el lugar, el sacerdote maya Crisanto Cahum, acompañado de ocho chamanes más, dirigió una emotiva ceremonia para recordar a los difuntos. Entre el humo del incienso de copal, luces de veladoras y aroma a flores y selva, se elevaron rezos y cantos mayas por el bienestar de las almas que han dejado este mundo.

Tras salir de la espesa vegetación del cenote, los asistentes disfrutaron los platillos típicos de la festividad: vaporcitos (tamales) de chaya con queso, chimole de cerdo, sopa de calabaza y cremitas de coco.

Las recetas tradicionales fueron elaboradas por las señoras de la comunidad utilizando insumos orgánicos, por lo que la “comida de las ánimas” resultó ser un gran festín para los vivientes.

Nathalie Leño Bez, vocera de Alltournative, comentó que “desarrollamos turismo sustentable en estas comunidades mejorando su economía y calidad de vida, pero también contribuimos a rescatar sus tradiciones y preservar la herencia maya. Cada año son más numerosos los asistentes nativos orgullo de sus raíces y quienes reviven el Hanal Pixán”.