Bélgica aplasta a Pananamá con un 3-0
18 junio, 2018
Anuncian Wi-Fi gratuito y red 4G en Línea 3 del Metro
18 junio, 2018

Por las irregularidades en estos comicios no habrá carpetazo, dice la Fepade

El titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, Héctor Marcos Díaz Santana, durante la entrevista con 'La Jornada', en su oficina de la dependencia. Foto: Cristina Rodríguez

Gustavo Castillo y Alonso Urrutia

Encargado de combatir la vertiente penal de las irregularidades electorales, el titular de la Fiscalía Especial para la Atención a Delitos Electorales (Fepade), Héctor Díaz-Santana Castaños sostiene que a pesar de ser uno de los sistemas más regulados del mundo, los procesos electorales en México mantienen una creciente judicialización ante la ascendente competencia política y las sospechas mutuas.

Recién llegado de haber participado en el despliegue ministerial en todo el país para recabar las denuncias que se presenten por la comisión de presuntos delitos electorales que  pudieran ocurrir el próximo 1 de julio, en donde se habrán de elegir 18 mil candidatos a cargos de elección popular. Esta es la entrevista completa con el titular de Fepade, concedida en exclusiva a La Jornada:

—En México se ha desarrollado un sistema electoral muy potente, único en el mundo que realmente garantiza un proceso de democracia representativa, donde todos los ciudadanos tienen la oportunidad de votar, donde se organiza de manera muy eficiente la elección, donde se realiza también un conteo bastante rápido, y no solamente eso, el sistema electoral mexicano es el más regulado en el mundo.

Pero también este sistema electoral, que a partir del año 2000 fue un referente para la alternancia política, reconocido por instituciones internacionales especializadas en temas electorales, lo qué requiere en un momento dado, en un trabajo de carácter continuado, trabajar en la reglas subjetivas de la competencia política.

Por qué, porque México es un país en donde el proceso electoral a diferencia de otras naciones los asuntos que llegan a las autoridades electorales, sobre todo los tribunales, son mucho mayores que en otras latitudes.

Hay un politólogo norteamericano, Robert Dahl, que tiene un libro llamado la Poliarquía, donde maneja cuales son los siete requisitos básicos para que un país se considere democrático, y el último dice que al día siguiente de las elecciones no pase nada. Eso quiere decir que el que perdió reconozca que esta ocasión lo votos no lo favorecieron y el que ganó se ponga a elaborar un buen programa de gobierno.

En eso tenemos que seguir trabajando, en la reglas subjetivas de la competencia política, porque se siguen judicializando demasiado los asuntos y  en esta fiscalía en lugar de ir año con año bajando el número de denuncias, están aumentando.

Pensamos que eso tiene mucho que ver en cómo son los proceso de competencia política, y ahí esta el esquema particular que una próxima reforma debería atender”.

—¿Pero cómo atender el «sospechosismo» dado  que somos una sociedad regularmente incrédula?

—Para que se tenga confianza en un proceso electoral, la confianza es la piedra angular de la legitimidad, la legitimidad se construye con la confianza, y en esta confianza, si la gente en un momento dado, acepta los resultados y ve que el proceso electoral se desarrolló bajo condiciones apegadas a la legalidad, digamos, el sistema se fortalece.

Hay veces que se han hecho encuestas donde a la gente se le pregunta si durante el proceso electoral consideró que existió alguna irregularidad: uno de cada tres dice que sí, pero cuando se les pregunta si ellos lo vieron, prácticamente los que afirman son menos del 4 por ciento.

Entonces qué pasa, tiene mucho que ver la construcción de escenarios, de la forma en que los procesos electorales se desarrollan, y también las circunstancias en que los actores políticos en un momento dado comunican la forma de competencia política.

—Se habla mucho de fraude electoral en México y una de las formas tiene que ver con la compra y coacción del voto…

—Algunos autores dicen que la compra del voto es clientelismo, y hay una autora alemana que dice que muchas veces este tipo de fenómenos son como fantasmas: Todo el mundo dice que los ve, peor realmente determinar su incidencia es muy complejo.

No existen estudios de opinión pública  precisos que puedan decir la magnitud de la compra y coacción del voto en México.

De que existe, yo te podría decir que en está fiscalía se siguen recibiendo denuncias y llevamos casi cien denuncias de este proceso electoral.

Se siguen haciendo llamadas telefónicas reportando esta clase de hechos, pero nosotros, lo que sí te puedo decir,  es que hemos trabajado muchísimo en enviar un mensaje diciendo que para que exista o no exista, mucho va a depender del ciudadano, y hay dejar una cosa que sí me gustaría transmitir: que una persona se entere por quién votaste realmente no es posible. El ciudadano cuando llega a la mampara es un  acto personalísimo, donde puede  ejercer su total libertad y no hay forma de que se sepa por quién se voto.

Yo creo que es muy importante transmitir al ciudadano y darle certeza de que su voto cuneta y más que contar, que su voto sí es secreto. México tiene un sistema electoral que garantiza el voto libre y secreto”.

En ese sentido es un mecanismo de mayor confianza social, y en un momento dado, en caso de que a alguna persona se le ofrezca intercambiar su voto por dinero, pues ahí podrá tener o podrá tomar la decisión obviamente de negarlo e ir a un ámbito mucho más adelante. Por qué, porque lo hemos dicho hay que empezar a trabajar en los valores y realmente lo que debe significar para el ciudadano el poder emitir un voto de manera responsable.

Hay países que viven en un sistema autoritario y la única forma de cambiar el régimen es votando. Yo he ido a países en América Latina donde la gente llega a votar a las seis de las mañanas y por los grandes flujos son las diez de la noche y no se han retirado, no se mueve, porque es la única forma de salir de la crisis institucional y ahí le da un verdadero valor al voto.

En ese sentido el trabajo que se tiene que seguir es un trabajo de conciencia cívica,  ciudadana y republicana, y se tendrá que empezar desde la educación primaria.

Por ejemplo, Costa Rica lo ha hecho muy bien, ahí tienen hasta simulaciones de elección hasta en las primarias y ves al papá y a la mamá con banderas distintas y no pasa nada. Es una fiesta democrática el día de la elección.

Creo que nosotros debemos empezar a trabajar en ese sentido. Uno: decirle a las personas por qué el voto que es un derecho, político y universal, y que se ha concebido como una forma de poderle dar al ciudadano la capacidad de elegir quien quiere que lo gobierne y eso es un acto de responsabilidad individual.

Dos: es un tema de tolerancia. Si una persona difiere o si una persona va a votar por otro partido político también se tiene que respetar.

Número tres: es un esquema de reflexión pública. Si existe información que genera demasiada estridencia, hay que ser maduro y responsable y procesarla.

Si nosotros no replicamos este esquema, que puede ser de volatilidad, tenemos una gran ventaja, porque nosotros también le estamos dando una verdadera dimensión a una elección, que es un proceso donde uno acude de manera responsable a la urna y emite un voto y la suma de estos da la representación política que vamos a tener.

Por nuestra parte en Fepade hemos trabajado muchísimo en campañas especializadas para comunidades indígenas. Hicimos más de 60 audios en lenguas diferentes, trabajamos con las radios comunitarias, les hicimos infografías. También trabajamos con los adultos mayores en un esquema de responsabilidad dual, es decir, que ellos también eviten un tema de condicionamiento de programas sociales y a cambio del voto. Pero que también ellos sean un portavoz para sus hijos y para sus nietos de votar con esa responsabilidad.

Tenemos también programas para personas que reciben, digamos programas sociales, y prácticamente los que están en condiciones de marginalidad, como discapacidad.

Se hizo un cartilla en braille para personas con discapacidad visual. Y hemos tratado de impactar todos los frentes.

La primera etapa de esta Fiscalía fue hacer un esquema de nueva gestión de la institución para permutar totalmente al Sistema Acusatorio y atender el rezago que existía; segundo, entrar de lleno en la etapa de la prevención; y tercero, prepararnos la elección, hemos recorrido todas las entidades federativas del país; y cuarto, realizar nuestro despliegue ministerial el día de la jornada electoral para atender las denuncias que se puedan presentar por posibles delitos electorales.

—Esta compra y coacción del voto supone el involucramiento de todos los niveles de gobierno, por las promesas de entrega de tinacos, láminas, pavimentación… Muchas veces no se han sancionado, o por lo menos parecen dejarse pasar este tipo de delitos. ¿Cómo trabaja Fepade para acotar esto?

—Recibimos todas las denuncias que el ciudadano nos puede presentar, hemos trabajado en una campaña de difusión ¿por qué? porque es fundamental para hacer una investigación efectiva que el ciudadano a la hora de la denuncia, también nos acompañe con algún tipo de elementos objetivos que nos puedan ayudar a hacer la investigación.

Lo explico de otra manera, hay veces que nos hablan por teléfono y nos dicen:

En esta colonia están regalando tinacos. 

¿Cuándo fue? 

Hace tres o cuatro días, hace una semana. 

¿Me puede dar las características de las personas? 

Es que no las vi bien… 

¿Traían algún tipo de vehículo, o algún tipo de camión? 

No, no le sé decir. 

¿Bueno en qué lugar fue? 

Tampoco…

Entonces es complicado si no te dan las circunstancias de lugar, de tiempo y de forma.

Y ahora les hemos dicho que aprovechen las nuevas tecnologías, aprovechen los teléfonos inteligentes, mucho nos ayudan fotografías, mucho nos ayudan videos.

Pero ojo, que el ciudadano no nos pueda presentar este tipo de evidencias, no quiere decir que no investiguemos, al contrario, todas las denuncias se tienen que investigar.

Si el ciudadano no te da la referencia, nosotros en el ámbito de nuestra competencia lo tenemos que hacer y cuál es el procedimiento: se inicia la investigación. Tenemos ya en la Fiscalía policías de investigación. Los enviamos, entrevistamos personas, recabamos evidencias, hacemos algún tipo de análisis de carácter criminal, si encontramos los elementos constitutivos, judicializamos la carpeta.

—Usted decía que hay 100 denuncias de este tipo presentadas, ¿qué ha ocurrido con ellas?

—Los delitos electorales se van cometiendo dependiendo de los momentos. La ley de delitos electorales te señala dos cosas: uno que los tipos penales se construyen dependiendo de la persona que los cometa, y dos de los momentos, entonces hay momentos en que se pueden cometer delitos electorales en cualquier circunstancia, en cualquier momento, sobre todo los que alteran los materiales electorales.

Hay otros delitos que se pueden cometer durante las precampañas, las campañas y el día de la jornada electoral.

Entonces prácticamente las denuncias que tenemos se concentran mucho en las campañas políticas y son esas las que nosotros ahora estamos investigando.

Las campañas iniciaron hace relativamente dos meses y medio, y en esos procesos son en los que estamos haciendo una investigación, porque es importante para nosotros como investigación cumpla con todos los requisitos legales y que señalan los códigos procesales penales.

—¿Cómo se coordina esta operación cuando se trata de elecciones concurrentes y si esta elección local puede impactar a las federales o al revés?

—La misma Ley General en Materia de Delitos Electorales establece dos cosas que la reforma en 2014 sentó de una manera yo creo que bastante eficiente.

La primera que tenemos un Código Penal Electoral que es de carácter nacional, antes cada estado tenía sus propios tipos penales y la federación tenía otro, entonces había un sinnúmero de conductas y además había estados como en Yucatán el arrancar la publicidad de un partido político era considerado un delito y en otros estados no lo consideraban así.

Entonces ahora tenemos una Ley General en Materia de Delitos Electorales única como logra el tipo de conductas, más de 200 conductas en materia de delitos electorales. Y también la ley establece que todos los estados tienen la obligación de tener una Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales. En pocas palabras hay una Fepade federal y hay Fepades en las entidades federativas.

En enero pasado había 16 Fepades locales, 18 pero dos de ellas no estaban en operación, nomás tenían el decreto pero no estaban funcionando, y ahora ya visitando estado por estado, haciendo sensible a las autoridades públicas, ya tenemos 30.

Qué hemos hecho para trabajar con ellos: diferentes cosas, la primera, la misma ley establece cuándo es competencia federal y cuándo es competencia estatal.

Generalmente la competencia te la da el tipo de elección. ¿Qué pasa? Si es un delito que se comete en una elección de carácter, digamos de un alcalde o de un gobernador o de un diputado local, ese tendrá que conocerlo la fiscalía estatal.

—¿Cuáles serían las dos que faltan?

— Nayarit y Baja California. Pero porque ellos no tienen proceso, aunque Baja California ya la están creando, nos estamos adelantando. Y Nayarit ha venido un funcionario de fiscalía estatal para ver qué es lo que tiene que hacer.

Hicimos un manual para homologar también las formas como se investigan los delitos electorales. Eso para nosotros fue fundamental porque se les daba el cargo, los delitos electorales son muy particulares, algunos dicen que son delitos de carácter político, pero sí es muy importante cómo van a ser sus diligencias.

Entonces ya generamos estos manualitos que te van diciendo por tipo plan cuáles son las diligencias mínimas que tú tienes que hacer, entonces ellos tienen un catálogo, una especie de check-list, de cada uno de los delitos y cuáles son las diligencias básicas que tienen que hacer, y eso ha ayudado bastante porque estamos homologando la forma de hacer la investigación.

Segundo, hay convenios de colaboración, un delito federal, se puede recibir la denuncia en cualquier agencia del ministerio público local y ellos nos lo pueden reenviar y viceversa.

En esto estamos trabajando, tuvimos nuestra reunión de fiscales electorales hace unos días y nos pusimos de acuerdo en temas de competencia, en diligencias, en comunicación y de conectividad de delitos, ¿qué quiere decir? un delito puede afectar al mismo tiempo, al ámbito federal y estatal.

Entonces ese trabajo va muy avanzado y por parte de Fepade estamos listos para afrontar el día de la jornada electoral y los estados también tienen todo el apoyo de carácter institucional.

Las capacitaciones han sido recurrentes, de hecho, tuvimos toda una semana en el centro de capacitación, denominado La Muralla, en el estado de Querétaro, y nos trajimos a entre tres y cuatro fiscales de las entidades federativas.

A todos los metimos en una semana intensiva a capacitarlos. Esto nos ayuda porque ellos son formador de formadores. Es difícil capacitar a todos en un sólo momento, pero además tenemos herramientas tecnológicas que pueden ejercer un tipo de instrucción particular y ya dependerá de cada fiscal, si quiere, tenemos estos mecanismos de apoyo.

—¿Cuántas investigaciones han concluido en los diversos ámbitos desde que usted está en el cargo?

—Este es un trabajo de carácter permanente y continuado, porque aquí había averiguaciones previas del año 2006, es decir averiguaciones previas de hace 12 años, y una de las prioridades fue atender parte del rezago.

Los resultados de este primer cuatrimestre es que llevamos determinadas mil 962 investigaciones.  Y en el mismo periodo  del año pasado se hicieron 843 es decir, ahora tenemos 132 por ciento más, muchas de ellas ya estaban prescritas. En este ámbito sí creo que el trabajo que han hecho los ministerios públicos de la institución ha sido bastante efectivo.

—¿Cuántas personas han sido sancionadas o ya sentenciadas de manera definitiva en este lapso?

—Históricamente Fepade tiene una media de 150 sentencias condenatorias al año y este número obviamente va a ir un poco bajando, porque al estar en el marco del sistema de justicia penal acusatorio, en algunos delitos el juez les puede conceder lo que le llaman la suspensión condicional de la pena, qué quiere decir, que la persona acepta que cometió el delito, que es delincuente y no representa un riesgo social y de cierta manera le pide al juez un perdón, entonces el juez ve que es una persona que no representa un riesgo social y que de cierta manera reparó el daño, entonces para que no ingrese a un reclusorio lo que hace es otorgar ese perdón y prácticamente le conmuta la pena por trabajo comunitario, o sea puede ser tener un modo honesto de vivir, estar estudiando, estar trabajando, realizar trabajo comunitario, los pueden poner a hacer  cosas de prevención de delitos electorales.

Entonces en ese sentido, lo que llevamos en el año son 17 sentencias condenatorias, pero también tenemos varios asuntos concluidos en los que prácticamente el juez otorgó la suspensión condicionante de la pena.

— Hay varias denuncias que son de alto impacto en este proceso electoral, si así se les puede llamar, entre ellas tiene que ver la compra de las firmas o la falsificación de firmas para el registro de candidatos para la Presidencia de la República ¿hay algún plazo en el que crea que se puedan concluir ya estas investigaciones?

—Este fue un proceso que yo puedo hacer un calificativo en tres etapas. La primera que nos denunciaron diputados, la segunda senadores y la tercera respecto de candidatos a Presidente de la República y cada una tiene sus particularidades.

En el primero de los casos que es el de los diputados, las firmas que nos presentaron alteradas, el número no era muy alto, qué quiere decir que se pudo investigar relativamente rápido, dimos con los responsables, los judicializamos, las personas admitieron la culpa y el juez les concedió la suspensión condicional de la pena.

—¿Son los del ámbito de la Ciudad de México?

—Los de diputados, qué multa le puso el juez, unos 900 pesos, otros mil 800 pesos, seis meses de trabajo de prevención del delito y tener un modo honesto de vivir.

En ese sentido como el denunciante fue el INE, ellos y nosotros al no estar de acuerdo con la sentencia, apelamos la sentencia y estamos pendientes del resultado, porque consideramos que deben tener una sentencia mucho más rigurosa.

En cuanto al tema de los candidatos al Senado estamos a punto de concluir esa investigación porque fueron mas firmas.

Donde estamos trabajando de manera muy intensa es en los casos de la recolección de firmas para el cargo de Presidente.  Nos mandaron cientos de miles de firmas, hay millones pero en Instituto Nacional Electoral hizo un proceso de selección donde consideró mecanismos en los cuales las evidencias se podían probar de manera mucho más eficiente, pero sí son cientos de miles de firmas, entonces qué pasa, nosotros tenemos que atender un numero mayor de investigaciones, vamos trabajando muy rápido, muy avanzado pero ahora no te podría  decir cuándo vamos a concluir ese asunto, pero lo vamos a hacer con la misma celeridad con el que hicimos el de diputados.

—¿Digamos que tenemos autores materiales y autores intelectuales para la falsificación…

—Así es

—¿Ya se identificó si se trató de grupos especializados o compañías para este tipo de trabajo?

—Te puedo decir que es una investigación que está en marcha,  no podemos adelantar cuáles son los hechos que estamos encontrando, entonces ahí sí preferimos guardar el sigilo que nos demanda una investigación de esta naturaleza porque muchas veces al hacer un comentario o hacer juicios de valor podemos afectar la indagatoria.

— ¿Va a haber carpetazo?

—No, carpetazo no va a haber, no no no, lo que podemos hacer es —en otros lugares se dice tenemos, en otras procuradurías he visto que adelantan los asuntos y dicen que es probable tal y tales personas son responsables y se fugan-, entonces para qué adelantarnos cosas si después  podemos tener problemas para encontrarlos.

—También está la triangulación de recursos en el caso del Bronco…

—Bueno, es público que es una denuncia que nos ha presentado el INE de manera reciente y esta investigación va a depender mucho de las evidencias que nos entregue la unidad de fiscalización.

—¿Alguna de estas investigaciones que hemos comentado, concluirán antes de la elección?

—Esta ultima prácticamente es muy reciente, o sea una investigación en materia de financiamiento ilícito también requiere mucha precisión  y yo creo que no hay ningún lugar en el mundo en el que en dos o tres semanas hagan una investigación de esa naturaleza.

—En los casos que se tienen contra Javier y César Duarte y Odebrecht, que también son denuncias bastante impactantes, incluso algunas de ellas se mencionaron en el último debate y generaron acusaciones mutuas entre los participantes, ¿hay algún avance?

—Más que en términos de impacto social, nosotros estamos investigando, estamos tratando de complementar las asistencias jurídicas internacionales que son fundamentales, pero esos tiempos nosotros no los definimos, dependemos de otros países, de otras digamos entidades en las cuales ellas nos manden las evidencias de las solicitudes de los hechos que nosotros solicitamos estamos haciendo las gestiones para que agilice este trámite pero seguimos en espera.

—En el caso de los dos Duarte…

—Esos asuntos están judicializados, uno (César Duarte) estamos esperando que se complemente la orden de extradición, esos ya están ante el juez y esos en cuanto digamos se reactive la cumplimentación de la misma, eso es el proceso ya está en manos de los jueces.

— Y con lo de Javier Duarte ¿se ha avanzado para la petición al gobierno guatemalteco de que se le puedan agregar cargos por delitos electorales?

—Se hizo la petición al gobierno guatemalteco en ese sentido, estamos también en espera que nos la concedan, porque el tipo, uno de los tipos penales que tiene la ley general en materia de delitos electorales no existe el Guatemala, pero estamos solicitando una particularidad esperemos tener una noticia pronto.

—¿Haría algún llamado a la ciudadanía y a los candidatos a días de que se celebren los comicios?

—Obviamente que vayan a votar, que tengan la seguridad que su voto es libre y secreto, que tengan la confianza de emitirlo de manera particular que en caso que existan fenómenos que en un momento dado busquen fracturar ese voto libre y secreto, que ellos mismos tengan el aplomo para evitarlo y que en caso de irregularidades pueden hacer la denuncia pública aquí en la fiscalía, ya conocen que lo pueden hacer por teléfono, por internet, en cualquier agencia del ministerio público.

En caso  del día de las elecciones que es cuando hay mayor efervescencia y se vea una ilicitud en flagrancia, cualquier policía puede detener a las personas, entonces también ese día podrán recurrir a las  fuerzas del orden policial para que en un momento dado realicen las detenciones oportunas, y por ultimo sí, que tengan confianza en las autoridades electorales.

—Se denunció por ejemplo la compra del voto y se ha difundido que hay quienes están pidiendo credenciales de elector y las anotan ¿es posible que pueda utilizarse ese número de elector para la comisión de un delito que pueda alterar el resultado de una elección?

—Este es uno de los temas que mucho nos preguntan, si un delito electoral pueda tener consecuencias de carácter en temas de procesales electorales o de administración de justicia electoral, puede ser, si nosotros detectamos una conducta que además de ser un delito electoral constituye una falta administrativa electoral damos vista al INE; si el INE, como lo hace de manera recurrente, detecta un delito electoral en sus procesos administrativos, nos  da vista a Fepade, nosotros trabajamos de manera coordinada, de manera permanente y la relación entre nosotros es bastante buena, y eso ayuda mucho al proceso electoral.

—Si alguien  pide el número de credencial de elector, los solicitantes pueden hacer un uso electoral con eso o con la copia de la credencial de elector.

— De lo que más me cuidaría de dar la copia de la credencial de elector —retirar la credencial de elector es un delito—, porque muchas de las denuncias que vemos en esta fiscalía, muchas de las denuncias que llegan es por usurpar identidad, ya que al dar ese documento pueden sacar un crédito a su nombre y después la persona puede tener consecuencias.

—Pero ¿es posible utilizarla para votar?

—No, imposible, la única forma de votar es con tu credencial de elector, no con fotocopia.

JSL
JSL