Abraham Calderón conquista el campeonato Nascar Peak México
13 noviembre, 2017
Dólar inicia la semana en $19.07 en AICM
13 noviembre, 2017

Por pérdidas, comerciantes piden demoler ya edificio de Génova 33

Comerciantes establecidos de la Zona Rosa demandaron en conferencia de prensa a las autoridades del gobierno central y delegacional empezar ya la demolición del edificio de Génova número 33. Foto María Luisa Severiano

Bertha Teresa Ramírez

Comerciantes establecidos de la Zona Rosa manifestaron estar desesperados por la pérdida económica que les ha significado el cierre de al menos 100 establecimientos mercantiles, debido al acordonamiento de la calle Génova desde el sismo del 19 de septiembre. Estimaron que las pérdidas ascienden a unos 53 millones de pesos, ya que 50 locales permanecen cerrados, e incluso 10 ya quebraron.

El cierre de restaurantes, salones de belleza, bares, papelerías, tiendas de ropa, neverías, agencias de viajes y plazas comerciales pone en riesgo cerca de mil empleos, sobre todo de puestos de meseros, cocineros, cajeros, técnicos en mantenimiento, intendencia, administrativos, gerentes y oficinistas, señaló Jaime Valencia, vicepresidente de la asociación Por el México que Deseamos.

En un principio, los establecimientos que cerraron fueron cien, pero 50 mantienen las cortinas abajo por el acordonamiento de dos manzanas de Génova y una de Estrasburgo, debido a que el sismo del 19 de septiembre dañó el edificio de 10 pisos ubicado en el número 33 de la primera calle, y debe ser demolido.

Desde el día del terremoto muchos comercios establecidos de la Zona Rosa se han visto afectados en su economía y fuentes de empleo por el edificio ubicado en Génova 33, que está a punto de caer, por lo que las autoridades decidieron acordonar toda la Zona Rosa, por el riesgo que supuestamente representan unos tanques de gas que se ubican en la parte alta del edificio; sin embargo, esos tanques llevan unos 20 años sin usarse, agregó.

Debido al confinamiento de la zona, alrededor de 100 establecimientos cerraron, porque toda la zona estaba acordonada, pero al conocerse la información de que estos tanques llevaban todo ese tiempo sin uso, abrieron una parte de la Zona Rosa, dejando inhabilitado el tramo de Génova a Hamburgo.

Sin embargo, en este trayecto se tienen aproximadamente 50 establecimientos cerrados, lo cual significa una pérdida de 53 millones de pesos, que es preocupante, y estamos desesperados porque se acerca la época de Navidad, que es la más fuerte para nosotros, y no vemos avances.

Desde el 4 de octubre la delegación emitió su dictamen en el sentido de que el edificio tiene que ser demolido; sin embargo, al día de hoy no se ha iniciado la demolición del edificio de Génova 33, a pesar de que el cierre de todos estos establecimientos afecta a cerca de mil familias.

La calle Génova es la segunda más transitada de la Ciudad de México, después de la calle Madero, en el Centro Histórico, con más de 7 mil personas al día. Esta zona, que normalmente tenía mucha vida, hoy luce vacía, todos los establecimientos que están alrededor de esta calle han visto disminuir sus ventas en alrededor de 30 por ciento y es difícil sostener restaurantes y bares.

Indicó que por ello solicitan pronta respuesta del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y el delegado, Ricardo Monreal, a la demolición del edificio de Génova 33.