walmart
Se desploman acciones de Walmart tras proyección de menores ventas
15 octubre, 2015
17 mil
Exigen rectores más recursos para la educación superior
15 octubre, 2015

Presunto ataque de Los Rojos a Guerreros unidos

cártel

Gustavo Castillo y Alonso Urrutia

Horas antes del ataque contra los normalistas de Ayotzinapa, presuntamente un grupo de integrantes del cártel de Los Rojos realizó un atentado contra miembros de Guerreros unidos.

En los documentos desclasificados de la investigación del caso Iguala, la Procuraduría General de la República (PGR) da cuenta de señalamientos que involucran a presuntos normalistas en los hechos ocurridos en el autolavado Los Peques, propiedad de un grupo de hermanos identificados como operadores financieros de la organización que dirigía Sidronio Casarrubias y que estaban relacionados con el ex alcalde José Luis Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda.

Sin embargo, en los tomos de la indagatoria no se menciona que esa línea de investigación se hubiera desahogado. El local del lavado de autos en donde habría ocurrido el ataque, el cual estaba dirigido en contra de dos de los hermanos Benítez Palacios, se localiza en la colonia Juan N. Álvarez, y hasta allí habría llegado un grupo de hombres armados en un camión de la línea Estrella de Oro y un vehículo marca Urban, que se utiliza como servicio colectivo en Iguala.

En su declaración ministerial Sidronio Casarrubias dijo haber recibido a las tres de la madrugada del 26 de septiembre un mensaje de Gildardo López, El Gil–identificado como uno de los integrantes de Guerreros unidos que ordenó el asesinato de los 43 normalistas–, en el cual le dijo que ‘‘la fiesta ya estaba en grande, ya que se habían metido Los Rojos (a Iguala) y llevaban horas peleando’’.

En la declaración que aparece en el tomo número 79, se menciona que Casarrubias recibió otro mensaje a la una de la madrugada: ‘‘Me dice que ya tienen a 17 personas que pertenecen a Los Rojos. Que Francisco Salgado Valladares los había detenido en la plaza y que ya sabía dónde venían los 17rojos’’.

Presuntamente, las 17 personas habrían sido llevadas a Cerro Viejo, en Iguala, y allí los habrían asesinado luego de obligarlos a cavar tres fosas clandestinas, según las declaraciones de Marco Antonio Ríos Berber.

En la información desclasificada, un agente del Ministerio Público asentó: ‘‘Los Guerreros unidos creyeron que en los autobuses donde viajaban los normalistas de Ayotzinapa iba gente infiltrada perteneciente al cártel de Los Rojos, lo que generó la alerta de su grupo rival Guerreros unidos. Por tal motivo, ante tal amenaza en territorio controlado en su totalidad, este último cártelgeneró movilización de toda su estructura criminal que opera en el municipio de Iguala’’.