Escuelas de samba de Río amenazan con suspender desfile en 2018
15 Junio, 2017
Pobreza, abandono y negligencia padecen adultos mayores: CNDH
15 Junio, 2017

Protestan periodistas en Guerrero a un mes del asesinato de Javier Valdez

Periodistas de Guerrero protestaron en la Autopista del Sol y repartieron volantes para exigir el esclarecimiento del asesinato de Javier Valdez, corresponsal de ‘La Jornada’ en Sinaloa, ocurrido hace un mes. Foto Sergio Ocampo

Sergio Ocampo Arista, corresponsal

Chilpancingo, Gro. Medio centenar de periodistas llevaron a cabo dos protestas, en el zócalo de Chilpancingo y en la Autopista del Sol, como parte de la Jornada Nacional convocada por diversas organizaciones informó, Zacarías Cervantes, vocero de la Asociación de Periodistas del Estado de Guerrero (APEG).

La protesta estuvo encabezada también por la delegación 17 del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), que representa Eric Chavelas Hernández, en coordinación con la APEG.

Zacarías Cervantes señaló que la actividad consistió en repartir volantes tanto en el zócalo de la ciudad y en la Autopista del Sol, en donde se demandó el esclarecimiento del asesinato de Javier Valdez Cárdenas, ocurrido hace un mes en Sinaloa. “Hoy se cumple un año, y no hay ninguna respuesta del caso”, dijo.

También otra exigencia es que “el gobierno estatal informe acerca del avance de las investigaciones respecto del asalto a siete reporteros aquí en Guerrero, por un centenar de hombres armados el pasado 13 de mayo, en Tierra Caliente, en medio de dos retenes militares, los gobiernos federal y estatal no han dado respuestas a la exigencia del gremio periodístico de que se investiguen y esclarezcan los casos”.

Otra exigencia al gobierno estatal es que se esclarezca el atentado de que fue objeto Marcela de Jesús Nicolás “que fue atacada a balazos en Ometepec. Otros casos como las amenazas a la reportera Brenda Escobar en Zihuatanejo, por familiares del presunto implicado en el crimen de la doctora Adela Rivas; y el caso de Leonardo Martínez, amenazado en Zihuatanejo, por tres policías estatales que le pidieron su material fotográfico”.

Manifestó que también en Chilpancingo fue amenazado un compañero de apellido Molina, “a quien policías estatales le pidieron su material fotográfico, luego de cubrir un operativo de la policía estatal; lo mismo la periodista María Avilés, que fue amenazada la semana pasada por una auxiliar de la Secretaría de la Mujer, cuando cubría un evento de esa dependencia”.

Y el último caso, agregó Zacarías Cervantes, fue el caso de Ezequiel Flores, corresponsal de la revista Proceso, que la semana pasada fue nuevamente amenazado. “Otra vez lo persiguieron hombres desconocidos a su domicilio, por eso estamos pidiendo a las autoridades que se investigue y se castigue a los responsables”.

Dijo que ha habido llamado por parte del gobierno estatal, pero “solo para dar a conocer un mecanismo de protección a organismos de derechos humanos y periodistas. Algunos compañeros han aceptado participar en esas reuniones, otros no hemos asistido hasta en tanto no haya voluntad de las autoridades para esclarecer los hechos antes mencionados, y que no vemos avances en las investigaciones, por lo tanto los anuncios a nosotros los periodistas no nos sirven, hasta que no veamos avances reales en las investigaciones de los hechos planteados”.

En el volante repartido por los periodistas de Chilpancingo se menciona el caso de Cecilio Pineda en Tierra Caliente, asesinado el pasado 2 de marzo “a pesar de estar incorporado al Mecanismo de Protección para Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, dependiente de la Secretaría de Gobernación. El 13 de mayo, ocurrió el asalto a siete periodistas (cuatro guerrerenses y tres corresponsales internacionales) en la carretera federal Arcelia-Teloloapan”.

En los últimos once años, en Guerrero han sido asesinados siete periodistas y más de 100 han sido agredidos por sujetos desconocidos o funcionarios de diferentes niveles.

Tan sólo del 13 mayo al 13 de junio se dieron 17 agresiones contra periodistas, de las cuales citaron dos casos: el primero ocurrió esta semana, cuando Ezequiel Flores, corresponsal de la revista Proceso, estuvo vigilado durante dos días en su domicilio, por un grupo de hombres presuntamente armados a bordo de un auto polarizado.

En el segundo se trató de Leonardo Martínez Peralta, reportero del diario ABC de Zihuatanejo, quien fue encañonado por tres policías estatales mientras realizaba su labor periodística.