rodadas nocturnas
Vuelven las rodadas nocturnas a soledad
20 octubre, 2015
Trudeau
Detendrá Canadá ataques contra el EI en Siria y Irak: Trudeau
20 octubre, 2015

Rechaza Estado mexicano responsabilidad en masacre de Acteal

masacre de Acteal

Por José Antonio Román

México, DF. En su comparecencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Estado mexicano rechazó cualquier responsabilidad en la masacre de Acteal, bajo el argumento de que no hay ningún informe o recomendaciones que acredite alguna responsabilidad de agentes del Estado.

Sin embargo, en la audiencia pública que se realiza en la sede de la CIDH, en Washington, representantes de la Organización de la Sociedad Civil Las Abejas y de diversos centros de derechos humanos señalaron que la masacre de Acteal –donde fueron asesinados 45 indígenas, incluidos niños y mujeres embarazadas, en diciembre de 1997– fue consecuencia de una “estrategia contrainsurgente” del Estado mexicano en contra de los zapatistas y en contra de las comunidades y pueblos organizados y críticos al sistema de muerte.

“La masacre de Acteal es un crimen de Estado porque el gobierno bien pudo detener y evitar la masacre y evitar desplazamientos forzados y robos de pertenencias. Pero no lo hizo porque las amenazas y acciones de terror que cometían los paramilitares antes y durante la masacre de Acteal estaban respaldadas por la Policía de Seguridad Pública del Estado y el mismo Ejército federal. El 22 de diciembre de 1997 la masacre duró aproximadamente seis horas, sin que la policía que se encontraba a escasos 200 metros actuara para impedir la masacre”, señala el documento que se leyó en la audiencia por parte de las organizaciones de la sociedad civil.

Además, las organización de Las Abejas rechazó llegar a una solución amistosa con el Estado mexicano, quien se limitó a desligar a los servidores públicos de cualquier participación.

En la audiencia, transmitida vía web, la representación de Las Abejas señaló que la impunidad es parte de la estrategia de contrainsurgencia porque desgasta y divide a los sobrevivientes, y eso nos ha traído grave dolor. La política de desgaste integral del Estado mexicano es su arma para matar nuestra memoria, para así dejar en impunidad su crimen.