No hacer electoral el tema de desapariciones, exigen familiares
12 abril, 2018
Alistan homenaje nacional a Pitol
12 abril, 2018

Respalda Iglesia a obispo de Chilpancingo-Chilapa

El obispo Salvador Rangel, de la Diócesis de Chilpancingo, en imagen de archivo. Foto Sergio Ocampo

Jessica Xantomila

Cuautitlán Izcalli, Méx. Los obispos de México respaldaron la actuación de monseñor Salvador Rangel Mendoza, de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa ante el narcotráfico. “Su trabajo valiente, arriesgando su vida por el pueblo al que está encomendado”, dijo el secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Alfonso Miranda Guardiola.

En conferencia de prensa, señaló que en la reunión que sostuvo el organismo episcopal y el obispo Rangel Mendoza con el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, no se expresó ningún tipo de sanción.

Tampoco demandas de “callarse”. “Más bien comprender su situación y tratar de ayudar la autoridad en lo que le toca y corresponde y monseñor Rangel con nuestra ayuda y acercamiento tratar de que él realice su función de la mejor manera”.

El obispo de Chilpancingo-Chilapa reveló a principios de abril que se reunió “con un alto capo” de la droga quien le prometió que se evitaría los asesinatos de candidatos a puestos de elección popular.

Miranda Guardiola dijo que el secretario de Gobernación “ es consciente de la complejidad del estado de Guerrero, de los lugares donde trabaja monseñor Rangel y también respetuoso a lo que realiza en estas zonas donde no existe control de parte de la autoridad, y él tiene que actuar en defensa de los sacerdotes, de las religiosas y de su comunidad.

“Tiene que buscar todos los caminos posibles para alcanzar la paz y para que pueda desarrollarse la vida de las familias, de los párrocos encomendados a monseñor Rangel, todo en el espíritu que buscamos también como iglesia de la laicidad positiva que es el trabajo entre gobierno e iglesia católica y gobierno con iglesias que podamos juntos colaborar buscando siempre el bien común”.

El obispo de Zacatecas, monseñor Sigifredo Noriega Barceló expresó su admiración por el actuar del obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, “por su valentía, testimonio, por ser puente y no muro ante estas situaciones tan complejas y desesperantes que están viviendo aquellas personas”.

Tanto Noriega Barceló y el arzobispo de la Arquidiócesis de Morelia, monseñor Carlos Garfias Merlos, coincidieron en que si un integrante del narcotráfico se acerca a los sacerdotes “hay que atenderlo”.

“¿Qué hacer cuando una persona está dedicada al narcotráfico, se acerca y pide un servicio a un sacerdote?, no dejan de ser personas religiosas y uno como sacerdote tiene la obligación de acudir, ayudar. Y es ahí donde también tenemos que tomar ciertas medidas de precaución, no nos vamos a exponer de forma imprudente”.

Monseñor Miranda Guardiola señaló que desde 2012 a la fecha se han contabilizado 21 presbíteros asesinados y “solamente por medios de comunicación sabemos que existen algunos sacerdotes amenazados o con algún tipo de presión de parte del crimen”.

Ante este contexto, dijo que la CEM ha elaborado un protocolo de seguridad eclesial dirigido a obispos, sacerdotes, religiosas y fieles laicos el cual establece medidas de seguridad como no salir de noche o hacerlo acompañados. “En las parroquias y casas sacerdotales las cámaras de seguridad, alarmas” y cómo actuar ante personas sospechosas.

JSL
JSL