Astillero, Pacto por México
Soldados sin libre declaración
18 agosto, 2015
Peña
Compromiso de Peña con libertad de expresión, acreditado: SG
18 agosto, 2015

Ricardo Anaya pinta su raya con Madero; “no tengo dueños”

Anaya

Ricardo Anaya, presidente electo del Partido Acción Nacional, retratado ayer. Foto María Meléndrez Parada

Por Georgina Saldierna

Ricardo Anaya Cortés, presidente electo del PAN, marcó ayer distancia de su antecesor en el puesto, Gustavo Madero, al destacar que no tiene dueños y ejercerá su cargo con independencia, para decidir lo correcto para el partido.

Un día después de los comicios en que se renovó la dirigencia nacional delblanquiazul, el queretano aseguró que bajo su mandato, Acción Nacional seráuna oposición muy crítica, pero también sensata. Refirió que en los próximos días no sólo buscará a su ex contendiente Javier Corral y a miembros de su planilla, sino también al ex presidente Felipe Calderón, pues la contienda ya quedó atrás y ahora es tiempo de rencuentro, reconciliación y de unidad en el instituto político.

De 36 años de edad, Anaya Cortés se convirtió el domingo en el segundo dirigente nacional más joven que ha tenido el PAN, luego de Calderón Hinojosa, quien llegó a la presidencia panista en 1996 cuando tenía 34 años. En su meteórica carrera, lo mismo ha sido diputado local que federal, líder partidista en Querétaro, subsecretario de Planeación Turística en el calderonismo, coordinador legislativo en San Lázaro y presidente interino del panismo.

Rectificar el rumbo

–El domingo, tras la elección interna, planteó que el PAN debe ser una oposición crítica. ¿Eso quiere decir que se acabaron las posibilidades de sacar reformas legislativas de manera conjunta con el PRI? –se le preguntó en entrevista celebrada en un café de Paseo de la Reforma.

–Hay que reconocer que el país no va por el camino correcto y que el gobierno no ha querido rectificar el rumbo. La reforma fiscal tiene estancada la economía nacional, el peso se está devaluando frente al dólar, no se han resuelto los problemas de seguridad y se ha incrementado la pobreza y la desigualdad. Por eso tenemos muy claro que debemos ser una oposición crítica y colocarnos del lado de la gente que está inconforme con la falta de resultados por parte de la actual administración federal.

–¿Se acabó entonces el diálogo con la administración ­federal?

–Mientras no rectifique el rumbo, por supuesto que seremos una oposición muy crítica. Ahora, una redición del Pacto por México, bajo ninguna circunstancia la veo en los momentos actuales. Ya salieron las reformas que eran necesarias para el país y lo que corresponde es exigir su adecuada ­implementación.

–¿La posición que plantea implica dejar de dialogar con las autoridades gubernamentales?

–No. Vamos a ser una oposición muy crítica, pero también sensata. Nunca nos cerraremos al diálogo con ninguna fuerza política, pero sí decimos con toda claridad, que frente a este PRI que no ha dado resultados vamos a ser críticos.

–¿Qué responde a su contendiente Javier Corral, quien planteó durante los comicios internos que se impusieron los modos priístas?

–Lo único que le tengo que decir es que le tiendo la mano sin reservas a él y a todo su equipo, porque estoy convencido que el mejor PAN es el que podemos construir juntos. En segundo lugar, hago política de la buena, con honestidad, con transparencia, con verticalidad, con valores y principios.

–¿Lo va a buscar?

–Sí, por supuesto, y no solamente a él, sino a todo su equipo de trabajo, porque estoy convencido de que debemos dialogar y construir. Para nosotros la contienda ya quedó atrás, es tiempo de rencuentro, de reconciliación y de unidad en el partido.

–¿Invitaría al senador a formar parte de la comisión permanente del PAN?

–Nos sentaremos a dialogar y encontrar cuál es la mejor manera de colaborar para construir el instituto que le conviene a México.

–¿Qué responde a los señalamientos en torno a que la elección estuvo marcada por el acarreo de militantes?

–Me parece que fue un ejercicio democrático ejemplar, que se puede contrastar con la forma en que se eligen dirigentes en otros partidos. En nuestra contienda hubo debate, contraste de posiciones y salieron a votar cientos de miles de personas que lo hicieron de manera libre y secreta. Los panistas debemos estar muy orgullosos de nuestro proceso y, como lo ha dicho la propia comisión (electoral), las pocas incidencias que hubo fueron muy menores y quedaron resueltas.

–Pero con menor participación que en los comicios en que ganó Gustavo Madero –se le comentó.

–El nivel de participación fue aceptable, dentro de los estándares internacionales, y muy similar a la que tuvimos en la elección constitucional del 7 de junio.

–¿Qué le parece la renuncia de Teresa García de Madero al PAN?

–La respeto pero al mismo tiempo lo lamento. Es una mujer que, me parece, hizo un buen gobierno cuando fue presidenta municipal de Monterrey.

–Hay otros personajes que piensan hacer lo mismo. Se habla de los ex gobernadores Francisco Barrio y Fernando Canales Clariond.

–No quisiera especular. Mi compromiso es muy claro. Vamos a fondo en este proceso de renovación y regeneración del PAN.

–¿Buscará a estos panistas para iniciar una especie de operación cicatriz?

–Por supuesto. Creo que es tiempo de rencuentro y reconciliación. Y la gente que menciona es honorable, decente, que ha hecho mucho no sólo por el partido, sino por el país. Sin duda los buscaré, como también al ex presidente Felipe Calderón. Tendremos que dialogar para encontrar cuál es el espacio en que pueden participar.

–¿Qué papel va a jugar Gustavo Madero en su dirigencia? En el partido se afirma que será el poder tras el trono.

–Seré un presidente incluyente, que aproveche los talentos de militantes con trayectorias importantes, pero también lo digo con toda claridad: seré un presidente con la independencia necesaria, para decidir lo correcto para el PAN y para México. ¡Que de eso no haya duda!

–¿No pesarán los grupos que lo llevaron a la dirigencia?

–No tengo dueños y por eso sostengo que seré un presidente independiente.

Anaya Cortés agregó que en breve presentará un plan concreto para los primeros 100 días de su administración, en el que dará sentido de urgencia al tema del combate a la corrupción dentro de Acción Nacional. “Vamos a crear un órgano autónomo, independiente, con fuerza, para investigar con objetividad y sobre todo sancionar con severidad, actos de corrupción. No voy a tolerar un solo acto de tal naturaleza. Ese tipo de acciones las repudiaré, las denunciaré, las perseguiré y en ejercicio de las facultades que tengo, las sancionaré.

Si queremos recuperar la confianza de los ciudadanos tenemos que empezar en casa, para recuperar autoridad moral y poder entonces sí combatir la corrupción en el gobierno federal y en los gobiernos estatales, concluyó.