Tribunal otorga nueva suspensión contra aeropuerto de Santa Lucía
24 junio, 2019
Policía hondureña reprime protestas de estudiantes de la UNAH
24 junio, 2019

Rogelio Montemayor renuncia al PRI, en solidaridad con Narro

Rogelio Montemayor, ex gobernador de Coahuila informó su separación del PRI. Foto Cuartoscuro

Leopoldo Ramos, corresponsal 

Saltillo, Coah. Para el ex gobernador de Coahuila y ex director general de Pemex, Rogelio Montemayor Seguy, la dirigencia nacional del PRI encabezada por Alejandro Moreno Cárdenas y Carolina Viggiano Austria “llevará al PRI a perder su rol histórico y a no lograr desempeñar el papel que México requiere y merece”.

En una carta que envió al dirigente del PRI en Coahuila, Rodrigo Fuentes Avila, Montemayor anunció su renuncia como militante y se solidarizó con el ex secretario de Salud, José Narro Robles, quien también se desmarcó de ese partido luego de aspirar a la dirigencia nacional.

Comparto la decisión del doctor Narro de renunciar a participar en un proceso plagado de irregularidades; comparto también su decisión de renunciar al PRI, y por este medio comunico que no votaré en la seudo elección para elegir a la nueva dirigencia del PRI, y al mismo tiempo renuncio al PRI. Lo hago con pesar y tristeza, pues respeto y valoro a la gran mayoría de militantes priistas que considero son gente de bien, de principios, honestos y comprometidos con las mejores causas de México”.

El también ex senador y actual presidente del clúster de Energía en Coahuila, el cual promueve la extracción de gas natural a través del sistema de fractura hidráulica o fracking, consideró que la renuncia de Narro a sus aspiraciones y a la militancia priísta son “una pérdida irreparable para el partido”, pues su trayectoria “en los ámbitos académico, de servicio público y de tareas partidistas son muestra de su honestidad, de su capacidad para entender al México actual y sus retos, y de su habilidad para construir acuerdos en una sociedad tan fragmentada en sus preferencias políticas”.

Consideró que Narro “representaba la única esperanza de poder reconstruir al PRI; alguien que habría podido guiar al partido en un proceso de cambio y renovación que le habría permitido a esta organización política recuperar la confianza de los electores”, luego de que en las pasadas elecciones presidenciales, “la ciudadanía mandó al PRI y a sus dirigentes y representantes con poder político, un mensaje claro, muy fuerte: basta de corrupción, impunidad e inseguridad; basta de soberbia y desapego de las necesidades populares”.

Opinó que su ex partido “sin duda ese mensaje se lo ganó a pulso”, luego de que “demasiados personajes a quienes el partido llevó a cargos de representación política que han saqueado y endeudado a sus Estados, personajes corruptos y cínicos que abusaron de su cargo y privilegiaron el resolver y asegurar su situación económica y política personal, sobre la obligación de atender los problemas de las comunidades a las que juraron servir al asumir sus respectivos cargos”.

Montemayor, gobernador de Coahuila entre diciembre de 1993 y noviembre de 1999 y director general de Petróleos Mexicanos del primero de enero al 30 de noviembre del año 2000, en el cierre del sexenio de Ernesto Zedillo, consideró que “México requiere un PRI fuerte, competitivo; un PRI que impulse el fortalecimiento de las instituciones públicas, instituciones renovadas, fortalecidas y más eficaces, para que así podamos tener éxito en superar los problemas que más agravian a los mexicanos de hoy”.

En 2002 se enfrentó al ‘Pemexgate’, cuando el presidente panista Vicente Fox lo acusó de peculado por desviar dinero de la paraestatal a la campaña presidencial del priísta Francisco Labastida.

La entonces Procuraduría General de la República presentó denuncia en su contra por peculado y el primero de julio de 2002 se entregó ante una corte federal en Houston, Texas para enfrentar el proceso de extradición que solicitarían autoridades mexicanas. Estuvo bajo vigilancia electrónica e ingresó a una prisión de Texas hasta su envío a México, en donde sin embargo no fue detenido.

El 31 de enero de 2018, Montemayor criticó a la dirigencia del PRI de Coahuila al saber que no sería postulado como candidato a senador, cargo al que aspiró aún y cuando la Secretaría de la Función Pública lo inhabilitó por 20 años a propósito del ‘Pemexgate’. La renuncia a su militancia la hizo luego de que el pasado 31 de mayo acudió a la sede estatal del partido para tramitar su nueva credencial como militante y ratificar su pertenencia al tricolor.

La última aparición en público de Montemayor fue este lunes por la mañana en Saltillo, durante una sesión del clúster de energía que encabeza.

JSL
JSL