Combate el Ejército siembra de amapola en Chihuahua
19 octubre, 2017
Se privilegia a constructores e inmobiliarias en reconstrucción, critican
19 octubre, 2017

“Se renta” y “se vende” en Roma-Condesa, a un mes del sismo

Los balcones o ventanas de inmuebles en el área de la Roma y la Condesa son muestra de la intensa oferta de departamentos. Foto Raúl Llanos

Raúl Llanos Samaniego

Ciudad de México. A un mes del sismo de magnitud 7.1 el panorama en las colonias Condesa, Roma Norte y Sur, e Hipódromo es distinto. De ser zonas con alta demanda de departamentos, hoy muchos se quieren ir.

Recorrer las calles de esos lugares es constatar cómo en la fachada de un número importante de edificios predominan los letreros de “Se Vende”, y –en menor medida– “Se Renta”.

En su gran mayoría son condominios que no rebasan los 10 años de haberse construido y ocupado, pero que a raíz del reciente movimiento telúrico sus moradores decidieron cambiar de rumbo y buscar vivienda en zonas con menores riesgos de afectación sísmica.

Los balcones o ventanas de inmuebles de las calles Morelia, Durango, Alvaro Obregón, Orizaba, Puebla, Nuevo León, Amsterdan, Laredo y otras más son muestra de esa intensa oferta de departamentos.

Algunos de sus dueños optaron por venderlos o rentarlos a través de empresas inmobiliarias como Sicurezzaa, Tecnocasa, Opción Inmobiliaria o Century, entre otras, y también hay quienes decidieron ofertar sus propiedades y hacer el negocio de manera directa.

La situación de aquellos que quieren ya salirse de la Condesa, Roma Norte y Sur o Hipódromo es tal que hasta hay calles en las cuales son varios los departamentos en venta. Así por ejemplo, en la calle de Álvaro Obregón se ofertan viviendas en los edificios marcados con los números 65, 74 y 220.

Una situación similar se observa en la calle Nuevo León, donde hay varias construcciones que resultaron con daños estructurales. En ese punto, en los números 74 y 88 se observa en los balcones de un segundo y tercer piso la lona que anuncia la venta de departamentos.

Más aún, conforme se acerca uno a las zonas en las que hubo inmuebles colapsados o que hoy en día hayan sido catalogados como de “alto riesgo”, se pueden ver esas mismas mantas.

Así pasa en la calle de Laredo, que en la esquina con Ámsterdan se derrumbó un conjunto condominal de reciente remodelación. Ahí enfrente esta un edificio con el número 17 y que se renta al mejor postor.

En este escenario de despoblamiento, es posible ver también que hay algunos postes en los cuales cuelgan gallardetes que ofrecen sus servicios para aquellas personas que les “urge” colocar sus casas, departamentos o viviendas, y que no han concretado la venta.