Astillero, Pacto por México
Astillero: Ayotzinapa, ¡presente!
21 septiembre, 2015
PRD
En el congreso del PRD se allana el camino a Agustín Basave
21 septiembre, 2015

Senadores exigen parar el alquiler de vientres

senado torres corzo

Víctor Ballinas

Senadoras y académicos manifestaron, en la presentación del libro Maternidad subrogada; explotación con fines reproductivos, que es necesario detener esa práctica y evitar que México se convierta en un país como Tailandia o Nigeria,donde el alquiler de vientres está relacionado con el crimen organizado y la trata de personas.

La senadora priísta Mely Romero Celis aseveró que México podría convertirse en un paraíso para las agencias que explotan mujeres con fines reproductivos. Refirió que esta práctica nació con fines altruistas para ayudar a parejas que no pueden concebir, pero se ha desvirtuado y hoy es un negocio millonario para supuestas agencias que se han instalado en el país, mismas que enganchan a mujeres pobres de baja escolaridad e indígenas, a quienes les ofrecen pagos que van de 10 mil a 150 mil pesos por la renta de su vientre.

Romero Celis destacó que esta práctica ha consolidado un mercado internacional y se ha convertido en un negocio multimillonario en países como India y Tailandia; además, la industria de la maternidad subrogada generó 2 mil millones de dólares a escala mundial.

La legisladora priísta fue la organizadora de la presentación del libro en el Senado. Sostuvo que en México la renta de vientres es 70 por ciento más barata que en Estados Unidos; además se ofrecen paquetes que incluyen un viaje turístico y recreativo para los solicitantes por las playas de Cancún, mientras que las mujeres de Tabasco que subrogan padecen riesgos de salud, aislamiento de sus familias y, en ocasiones, explotación cruel y despiadada.

Hizo notar que este libro es producto de una investigación seria e importante que se llevó a cabo con el propósito de esclarecer dudas y proporcionar información certera de este tema que tanto preocupa, así como conocer las numerosas historias de mujeres que han caído en la tentación de una remuneración económica cuantiosa sin imaginar las consecuencias graves de su decisión.

El coautor del libro, Marcelo Bartolini Esparza, expuso que con la subrogación de vientres se pisa una delgada línea entre la trata de personas y el tráfico de niños.