Será cercano a 27% al aumento al presupuesto educativo en San Luis: SEGE
5 diciembre, 2014
Chiapas: joven se prende fuego para exigir liberación de líder campesino
6 diciembre, 2014

Si no se atiende a las víctimas de la violencia no habrá paz en México: Iglesia

Protesta por la violencia

Protesta en demanda de justicia para los normalistas de Ayotzinapa, el pasado lunes en la ciudad de México. Foto Reuters

Carolina Gómez Mena

México, DF. La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) advirtió que si no hay atención a las víctimas de la violencia e inseguridad, no habrá paz en México, y apuntó que en la actual “crisis humanitaria” que prevalece en el país, los gobiernos federal y estatales “no pueden abandonarlas”.

En conferencia de prensa, el arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos; el obispo de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, y Jesús Mendoza Zaragoza, titular de la Pastoral Social de la arquidiócesis de Acapulco, presentaron dos manuales, uno sobre la atención a víctimas de la violencia y otro sobre la necesidad de pacificar México y la forma en que la Iglesia católica propone una “campaña” para lograrlo.

Estos nuevos documentos, titulados Directrices para la dimensión de justicia, paz y reconciliación, fe y política en México y Acompañamiento integral a víctimas de la violencia en la arquidiócesis de Acapulco, se suman al elaborado durante 14 meses por el episcopado y que fue lanzado en 2010: Que en Cristo nuestra paz tenga vida digna, el cual, precisó Castro Castro, será actualizado y relanzado en breve.

Mendoza Zaragoza aseveró que la atención a la víctimas pone “fundamentos muy sólidos para la construcción de la paz”, y advirtió que “si abandonamos a las víctimas, las dejamos a su suerte; México va a caminar con profundas heridas que van a hacer crisis en otros aspectos”.

Indicó que “hay una verdadera crisis humanitaria que ha derivado en crisis social y política, no sólo en Guerrero, sino en el país (…) las víctimas son un hecho de mayor relevancia. Es importante entender que si a las víctimas les va mal, al país le va mal, y es una responsabilidad de todos ocuparnos en atenderlas”. También deben hacerlo las iglesias, la ciudadanía y las organizaciones civiles, resaltó.

Garfias Merlos y Castro Castro señalaron que las experiencias de pacificación y atención a víctimas de la inseguridad en Acapulco serán replicadas en todas las diócesis, particularmente en las comunidades en que prevalece el crimen organizado.

Sobre lo dicho por el presidente Enrique Peña Nieto respecto de que hay que “superar este momento de dolor” sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el arzobispo confió en que ese comentario signifique la necesidad de pasar “de la protesta a la propuesta”.

Portando un moño blanco en el hombro, como símbolo de la campaña por la paz, señalaron que ante la situación actual de México, existe una “emergencia por la paz”, por lo cual “urge trabajar” por ella desde todos los sectores.

Remarcaron que la Iglesia católica propone acciones concretas para prevenir la violencia y atender a las víctimas, además de iniciar un docenario de oración por la paz.

“La Iglesia católica siempre trabaja en la construcción de la paz; sin embargo, la magnitud de la violencia que está viviendo el país hace que estos esfuerzos sean insuficientes.

“Las víctimas y sus familiares son las primeras personas que necesitan de nuestra ayuda, pero este trabajo no se puede alcanzar sin justicia y sin restablecer el estado de derecho, sin reconocer y responsabilizar por el daño hecho”, concluyó.

JSL
JSL