Sagarpa buscará continuidad de TLCAN
5 diciembre, 2017
Dos ediles de Chihuahua buscan la reelección
5 diciembre, 2017

Suspenden minas que se explotan para obras del NAICM

Obras del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, en Texcoco, estado de México, en imagen de archivo. Foto Cristina Rodríguez

Javier Salinas Cesáreo, corresponsal

Acolman, Méx. La Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (Propaem) clausuró temporalmente cinco minas ubicadas en los municipios de Acolman, Ayapango, Ixtapaluca y Texcoco, de donde se extraen materiales pétreos que principalmente están siendo acarreados para la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, por no contar con su respectiva manifestación de impacto ambiental.

Señaló que las minas clausuradas de forma temporal son Mina San Jerónimo, municipio de Texcoco; Parcela 85, Ejido de Santa Magdalena Atlipac y Ex Hacienda de Zoquiapan en el municipio de Ixtapaluca; Calle Mina Santa Cruz sin número en el municipio de Acolman y Camino a Acozac sin número en el municipio de Ayapango.

Agregó que se realizó un operativo simultáneo donde se pudo constatar que las actividades desarrolladas en dichos predios eran de extracción de material pétreo como arena, grava, tezontle, tepetate y andesita y no contaban con la manifestación de impacto ambiental.

Destacó que el operativo, que tuvo una duración de seis horas aproximadamente, participó personal de Propaem, de la Dirección General de Ordenamiento e Impacto Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente, del Instituto de Verificación Administrativa y elementos de la Secretaría de Seguridad.

En los dos últimos años, con el inicio de la construcción del NAICM en más de cinco mil hectáreas del ex lago de Texcoco, decenas de minas de al menos 10 municipios de la zona vienen siendo explotadas de tal manera que de allí se extraen materiales pétreos para la cimentación de los terrenos del proyecto aeroportuario.

En los municipios Texcoco, Tezoyuca, Otumba, Acolman, Teotihuacán, Nopaltepec, Temascalapa, Tepetlaoxtoc y San Salvador Atenco, se calcula que hay unos 30 cerros que son explotados y donde existe oposición de los vecinos por los daños causados al medios ambiente, afectaciones en calles y viviendas por el paso de las más de tres mil camiones de carga y góndolas que se encargan del acarreo de materiales o porque argumentan que las minas no cuentan con los permisos de impacto ambiental.

En dichos municipios los vecinos se han organizado para exigir se detenga la extracción de materiales y en algunos casos han promovido amparos para la defensa de sus cerros.