banco
Prevén grupos financieros que el Banco de México mantenga tasa de referencia
20 septiembre, 2015
Hamilton
Problemas de potencia sacan a Hamilton del GP de Singapur
20 septiembre, 2015

Una polipíldora reduce en 80% infartos al corazón y cerebrales

Ángeles Cruz Martínez

Xochitepec, Mor.

Desde hace tres años se vende en el sector privado de México la polipíldora Sincronium, para la prevención de infartos al corazón o cerebrales, preferentemente en personas que ya han tenido un evento previo de este tipo.

De acuerdo con expertos, este producto puede disminuir 80 por ciento ese riesgo para los pacientes. Es una cápsula que contiene ácido acetilsalicílico para evitar la formación de coágulos sanguíneos, ramipril que previene la insuficiencia cardiaca y regula la presión arterial, así como una estatina para bajar los niveles de colesterol.

Las tres sustancias en una sola dosis mejoran la adherencia al tratamiento, señaló Simón Barquera, director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública.

Señaló que varias investigaciones internacionales han demostrado que proporcionar a los enfermos este producto reduce los costos en los servicios de salud porque los riesgo disminuyen de manera efectiva, aunque también advirtió la importancia de que antes de su distribución, se realice una campaña masiva de información para que además de la pastilla, los individuos modifiquen su estilo de vida, realicen ejercicio físico y lleven una alimentación saludable.

Existe el riesgo, dijo Barquera, de que se piense que la pastilla es suficiente para prevenir los riesgos cardiovasculares.Recordó que en México existía un proyecto para el desarrollo de una polipíldora y un grupo de expertos calculó los costos y beneficios que tendría llevarla a comunidades alejadas.

De igual manera se demostró que contribuiría a bajar la carga de enfermedad. Recientemente esa iniciativa se ha retomado, apuntó. El producto, que ya está disponible en el país, es propiedad del laboratorio Ferrer, de capital español, el cual ya inició los trámites ante el Consejo de Salubridad General para que su polipíldora se incluya en el catálogo de medicamentos del sector salud.