Astillero, Pacto por México
Astillero: Zambrano bosqueja Pacto 2018
2 septiembre, 2015
elecciones
Alpha Tavera gobernará en Valladolid con rectitud: AMLO
2 septiembre, 2015

Zambrano irrita a priístas y casi descarrila la entrega del Informe

Zambrano

Emilio Gamboa, César Camacho, Roberto Gil, Jesús Zambrano y Miguel Ángel Osorio ChongFoto Jesús Villaseca

Zambrano

Emilio Gamboa, César Camacho, Roberto Gil, Jesús Zambrano y Miguel Ángel Osorio ChongFoto Jesús Villaseca

Enrique Méndez y Roberto Garduño

La apertura de sesiones en la 63 Legislatura de la Cámara de Diputados transcurrió entre despropósitos y actos protocolarios fallidos. La entrega del tercer Informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se tiñó de la protesta del PRI contra el perredista Jesús Zambrano, quien ante el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, criticó la conducción del país y la inconformidad generada entre la población.

Mientras el funcionario federal dio lectura a un documento de tres cuartillas, Zambrano, presidente de la mesa directiva en turno, improvisó y removió entre los priístas la insatisfacción por el contenido de sus palabras. El perredista –que fue respaldado por el PRI para ocupar la presidencia camaral durante un año– fue objeto del reproche y la recriminación tajante del Revolucionario Institucional.

La actitud de uno de los líderes de la corriente de Los Chuchos dio pie a una escaramuza entre priístas y perredistas en el salón de sesiones. Yulma Rocha, diputada del PRI por Guanajuato, llamó al orden legal a Zambrano, porque además éste pidió la asistencia de Peña Nieto ante el Congreso. Desde tribuna, la legisladora le lanzó un extrañamiento y le advirtió: ‘‘Quien ve en la presidencia de la mesa la oportunidad de una tribuna privilegiada para expresar su voluntad personal, traiciona la confianza que le dimos todos y también viola la ley’’. Inmutable, el aludido en ningún momento replicó.

Encendida, con tono de voz duro, Yulma Rocha terminó de provocar el enojo y el repudio de los perredistas. La priísta elaboró una apología de los resultados del gobierno federal en materia económica. Aportó datos inexactos, como el de las lejanas alzas en el precio de las gasolinas; en ese momento hasta los panistas refutaron tal aseveración.

Para esos momentos, el aliado de Jesús Zambrano en la bancada del PRD Guadalupe Acosta Naranjo azuzó a su coordinador, Francisco Martínez Neri, para que dictara la orden a su bancada de retirarse del salón de plenos. ‘‘¡Mentira, mentirosa, PRI mentiroso!’’, reclamaban los perredistas, mientras Zambrano, como profeta en el desierto, solicitaba respeto a la oradora.

Los diputados perredistas, secundados por los senadores del mismo partido, se retiraron. Durante cinco minutos permanecieron fuera y regresaron una vez que Yulma Rocha concluyó su intervención. Para el líder de la bancada del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, la reacción del PRI fue producto de la postura de su correligionario perredista. ‘‘Yo veo que sí se molestó por lo que Zambrano dijo cuando recibió el Informe’’. También Francisco Martínez anunció que la bancada del sol azteca no acudirá hoy a Palacio Nacional a la ceremonia de lectura del tercer Informe de gobierno, porque ‘‘ahí se dirán las mismas mentiras’’.

El ambiente ya se había descompuesto en la sesión inaugural. Y también en el turno del PRI, los ánimos se exaltaron cuando diputados de Morena desplegaron una manta con la leyenda ‘‘Morena no sólo dice…lo hace. Hoy vamos con una iniciativa de austeridad gubernamental’’. Los priístas reaccionaron con encono y enviaron a diputadas a colocarse frente a la lona, mientras los senadores Marcela Guerra y Arturo Zamora jalaban la tela plastificada.

Con espíritu de cuerpo los priístas se movilizaron y consiguieron arrancar la manta a los diputados de Morena, que finalmente recuperaron y colocaron a un costado de la mesa directiva.

El protocolo fue un acto fallido que el PRI capitalizó horas más tarde. El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, enunció el compromiso gubernamental ante la sociedad.

‘‘Durante estos tres años se han concretado cambios estructurales largamente esperados por los mexicanos para dar respuesta a los desafíos más apremiantes de nuestro país. El principio que nos ha guiado es dialogar para acordar y acordar para construir. Ha quedado demostrado en los hechos que, más allá de diferencias ideológicas, sí es posible construir y avanzar en una visión compartida de país’’.

La respuesta de Jesús Zambrano no dejó satisfechos a los priístas que se encontraban en el salón de protocolos, entre ellos César Camacho Quiroz y Emilio Gamboa Patrón, que intercambiaron comentarios y miradas de desaprobación. Impasible, Osorio observaba al perredista.

Éste señaló: ‘‘No puedo dejar de expresar que será –estoy seguro– desde el día de hoy, motivo de debate, el planteamiento de la conveniencia y necesidad de que el titular del Ejecutivo, el Presidente de la República, venga personalmente a entregar el Informe y que pueda discutir, escuchar, los distintos puntos de vista de la pluralidad política que compone hoy nuestro Poder Legislativo.

‘‘Todo mundo estamos convencidos, lo dice la sociedad, ahí están las encuestas mayoritariamente, que no hay conformidad con el rumbo del país, que las cosas no van bien y que tenemos que buscar cómo logramos acuerdos que permitan asegurar el bienestar y una mayor calidad de vida para la gente.’’

Tal alocución desquició a los priístas y fue motivo de una sesión que al final descarriló. Y como colofón, Camacho Quiroz explicó que si abandonó el recinto a la hora del discurso de Rocío Nahle, coordinadora de Morena, no fue por descortesía política, sino porque tenía una necesidad fisiológica.

Hoy a las 17 horas la Junta de Coordinación Política se reunirá para acotar las participaciones de los diputados en tribuna, pero principalmente para decidir el reparto de las asignaciones (recursos públicos) a cada una de las bancadas.