Sentimentalismo manipulado
26 enero, 2018
Astillero: Peña Nieto contra las redes lapidarias
26 enero, 2018

¿A dónde van nuestros legisladores?

Renata Terrazas*

La siguiente semana comienza el último periodo de las actuales legislaturas en el Senado y la Cámara de Diputados. En puerta tienen el cumplimiento de la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que los obliga a legislar sobre publicidad oficial, la reforma constitucional al artículo 102 sobre la Fiscalía General, así como las designaciones pendientes del Sistema Nacional Anticorrupción y la de dos comisionadas al Instituto Nacional de Transparencia (INAI).

La falta de acuerdos y voluntad política de los últimos meses tendrá que subsanarse en este último periodo, pero… sin los legisladores actuales. Al menos sin la mayoría, la cual estará buscando dónde colocarse dentro de la maquinaria de sus partidos –o incluso de otros– para lograr mantenerse en alguna posición de poder para los siguientes años.

Quienes lleguen a sustituir a senadores y diputados tendrán la posibilidad de revertir la tendencia del pateo-de-bote y atajar los pendientes legislativos, o sumarse a esta política Fabiana que simplemente deja pasar las cosas y espera que sean los otros los que se desgasten.

Para la sociedad civil hay varias agendas pendientes en el tintero y son de alta relevancia para el país. Tenemos varias instituciones sin cabeza porque los legisladores no lograron ponerse de acuerdo en el proceso de designación. El último caso es la Auditoría Superior de la Federación que tiene una terna que no ha sido enviada a pleno por falta de consenso y que de ser rechazada habría que elegir otra terna.

¿Nos preocupa que se vayan los legisladores que han encabezado estas omisiones? Posiblemente sí, por quienes han mostrado un compromiso con la agenda pública y han empujado la construcción de acuerdos y el debate parlamentario. Para quienes se han sumado a la disciplina partidista, más que preocuparnos por su ausencia nos debería asustar la impunidad con la que dejan un cargo público para el cual no estuvieron a la altura y se van en búsqueda de otro, cobrándole al partido su lealtad durante el ejercicio de su cargo.

Veremos un último periodo de legislaturas muy distinto en cuanto a las caras se refiere, sin embargo, todo parece indicar que el descuido de las agendas públicas será el mismo.

¿A dónde van nuestros legisladores? A un proceso electoral en donde nos pedirán nuestro voto, que, de nuevo, les demos nuestra confianza porque velarán por nuestros intereses. Sólo no olvidemos todas las leyes nocivas aprobadas por estos legisladores y todas las omisiones que nos han dejado a la deriva. Mañana estarán buscando algún cargo público o sumándose a alguna campaña, revisemos cómo votaron e incorporemos esa información en nuestra toma de decisiones. ¿Qué legislaturas queremos este 2018?

* Investigadora de Fundar, Centro de Análisis e Investigación