Por aire
9 diciembre, 2015
El vuelo de Malova
9 diciembre, 2015

Agenda sustentable

Israel López Monsivais

La humanidad tiene un llamado urgente de tomar conciencia de sus actos contra la tierra, es necesario realizar cambios en el estilo de vida, producción y de consumo, para combatir el calentamiento global. Por lo que la agenda ambiental debe ser la prioridad de la agenda pública de los gobiernos. Siendo la acción política local la punta de lanza que oriente los cambios en protección al medio ambiente.

El calentamiento global es una de las principales crisis del siglo XXI, no existe visión capaz de contener los desastres previstos en las próximas décadas. Somos la primera generación que padece los impactos del cambio climático. Para ilustrar mejor la problemática les recomiendo escuchar el memorable discurso del ex presidente uruguayo José Mujica ante los representantes de 139 jefes de Estado en la Cumbre sobre Desarrollo Sustentable en Río de Janeiro, Brasil (https://www.youtube.com/watch?v=tcADPhlribY).

Paralelamente el jefe del Estado Vaticano ha hecho un llamado al cuidado de la casa común del hombre con la publicación de la Carta Encíclica Laudato Si: “la humanidad tiene un desafío urgente de proteger nuestra casa común incluyente la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar”. Los humanos aún poseen la capacidad de colaborar para construir un mejor hogar para las generaciones venideras.

Observemos cómo 195 países se reunieron (y siguen) en París en la Cumbre de Cambio Climático (COP21) intentando cerrar un protocolo global contra el calentamiento del planeta. Tratando de consensar el primer acuerdo global para frenar el cambio climático originado por los llamados gases del efecto invernadero (esto ultimo explicado por el maestro RIUS en su libro La poca lipsis que nos viene).

Discutiendo un protocolo que sustituya al de Kioto (1997) y que se empezaría aplicar a partir de 2020 con la intención de que todas las naciones lo firmen como acuerdo vinculante para que lleven a cabo políticas de reducciones de emisiones al interior de sus países. Incluso China (primer emisor) y Estados Unidos (segundo emisor) se han comprometido en la COP21, destacando el liderazgo de Barack Obama.

Para empezar en México ya se aprobó la Ley de Transición Energética. Dicha ley tiene el propósito de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, promover el uso de energías limpias (deberán utilizar más del 30% las empresas privadas) y avanzar hacia la sustentabilidad energética con respeto a los derechos humanos. Oigo ya venir la objeción de la oligárquica iniciativa privada irresponsable, esperando que la autoridad no se doble ni modifique la ley en el beneficio de aquellos que han terminado con la riqueza natural del país. Recomiendo leer para mayor información sobre el tema: Cómo acabar con el país (sin ayuda extranjera), RIUS.

Por todo esto creo que es necesario que el gobierno estatal y de los 58 gobiernos locales presenten su Plan de Desarrollo Estatal y Municipal en un marco de sustentabilidad como lo indica la Carta Magna en su numeral 25. Hay en el fondo un problema mayor con los actores políticos locales que tienen secuestradas las instituciones ecológicas de la entidad potosina, en especifico el matrimonio Manuel Barrera Guillén e Ivette Salazar Torres, dirigentes del Partido Verde delincuente.

Mi opinión: como lo indica el papa Francisco podemos realizar medidas de incidencia directa como evitar el uso de material plástico y de papel, reducir el consumo de agua, separar los residuos, cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer, tratar con cuidado a los demás seres vivos, utilizar transporte público, o medios alternos como la bicicleta y apagar las luces innecesarias. No es posible que no se separe la basura, que no existan ciclovías y que los políticos utilicen la ecología como moneda de cambio en tiempo de elecciones.

Twitter: francotiradort1

Mail: [email protected]

Israel López Monsivais
Israel López Monsivais
Abogado y Maestro en Gestión Pública; Catedrático, FCA, UASLP.