Ejidatarios de la zona Wirikuta se oponen a declaratoria de patrimonio de la humanidad
13 enero, 2016
Taxistas se sienten traicionados por el gobierno, asegura dirigente
13 enero, 2016

Agua cara y de mala calidad

Carlos López Torres

A pesar del despido de 150 empleados de la abultada nómina de Interapas, la crisis financiera del organismo operador va en aumento, ante el crecimiento de la cartera vencida que suma miles de usuarios morosos que no pagan el consumo.

Otros organismos como la Dirección de Agua Potable y Alcantarillado (DAPA) del municipio de Valles, mantiene un déficit de 12 millones de pesos, que se piensa subsanar con el aumento mensual de la tarifa aprobada por el Congreso del Estado.

Estos dos botones del traje a la medida confeccionado desde hace años por los diputados, con tal de relevar a los ayuntamientos de la obligación constitucional de la prestación de los servicios urbanos como el agua potable, el drenaje y el alcantarillado, mediante la creación de organismos operadores paramunicipales, requiere una revisión a fondo.

En efecto, la constitución de tales organismos prestadores del servicio de suministro de agua, además de convertirlos en un coto de amigos, compadres y allegados a los grupos de poder económico en los municipios, han resultado ineficientes e ineficaces en cuanto a la prestación del servicio se refiere, así como a la administración y recaudación de derechos por el uso del líquido.

En relación con el agua subsisten sin solución alguna una serie de procedimientos administrativos ineficientes en la actualización del padrón de usuarios, la facturación y la cobranza. Por otro lado, la baja calidad del agua y los servicios, con interrupciones y tandeos en diferentes rumbos de la ciudad, provocan la oposición al cobro y cualquier aumento de tarifas de parte de los usuarios.

Si a lo anterior le agregamos pérdidas de más de 40 por ciento en la red de distribución por fugas y tomas clandestinas, así como la falta de concientización e información a los usuarios sobre el valor del agua y la necesidad de optimizar su uso, el problema del agua se torna cada vez más difícil e incontrolable.

En cuanto al alcantarillado, servicio de gran importancia que tiene que ver con aspectos como la urbanización, higiene y salud de la población, los organismos creados poco atienden estos aspectos, prevaleciendo el abandono del sistema de alcantarillado, cuyo mantenimiento es casi nulo, no obstante el cobro que aparece en los recibos.

La existencia de más de cien colonias y fraccionamientos no recibidos por el ayuntamiento en el caso de San Luis, dadas la irregularidades que presentan debido a la irresponsabilidad de los funcionarios municipales encargados de supervisar el cumplimiento de la normatividad, así como la impunidad de que gozan los desarrolladores incumplidos, ha complicado la labor que se supone debiera llevar a cabo el Interapas, cuyo consejo de administración debiera atender de inmediato.

Sin embargo, ni los diputados ni las autoridades municipales han sido capaces de entrarle al problema de manera seria, conformándose con la rutina cotidiana y los pequeños planes de la administración correspondiente, en lugar de apostarle al largo plazo; sobre todo ahora que muchos están pensando ya en la reelección. ¿Servirá de algo esta disposición porfirista?