Domingo violento
18 mayo, 2015
reforma energética
México SA: Economía raquítica
18 mayo, 2015

Alberto ¿Rangel?

éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo

Un muerto en La Florida
Campañas cuestionadas

L as campañas siguen su curso, a menos de tres semanas de culminar con la elección de junio. Pero tal y como se previno, ahora las acusaciones han hecho resaltar situaciones que en cualquier otro caso serían meramente anecdóticas, pero que al ocurrir en plena campaña adquieren una resonancia mayor.

Esta vez, fue Lucy Lastras la que atrajo las críticas, pues en el portal de este medio se reveló que había varios menores de edad repartiendo propaganda en las calles de la capital. Así lo escribió el textualista Óscar G. Chávez en su cuenta de Twitter, tras haber fotografiado la situación: “la nueva modalidad de explotación de menores es la que hacen @GoveaGobernador y @lucylastras al usarlos de “brigadistas”. Añadió en la misma red social, en la que se identifica como @anticuaeguiara, “Denigrante que vividores políticos utilicen a la #Niñez de esta manera. ¡Qué asco @GoveaGobernador!”.

Al respecto, Lucy Lastras (pero no Eugenio Govea), postulada para ser presidenta municipal de la capital, hizo saber a esta columna que nunca podría estar en su ánimo, ni es la realidad específica, el “explotar” laboralmente a menores de edad que reparten propaganda electoral de su candidatura. Aseguró que son hijos de padres de familia que son amigos suyos y que dieron permiso explícito para esas tareas. En algunos casos, incluso, esos adolescentes llevan a hermanos o amigos aún de menor edad, pero todo se da en un ánimo de colaboración voluntaria, afirmó Lastras, quien además de ir como candidata a la presidencia municipal también lo es a una regiduría, posición esta a la que llegaría en el previsto caso de no ganar la alcaldía, pero siempre y cuando la votación del partido naranja fuera alta.

Pero están lejos de ser los únicos con “detalles” respecto a sus brigadistas. Todo el fin de semana, (y a veces las tardes en los días hábiles) se pueden ver jóvenes, algunos muy jóvenes, toreando vehículos mientras reparten propaganda de sus candidatos, sin que se sepa si se trata de brigadistas voluntarios o reciben algún tipo de remuneración.

Este pasado viernes, se pudo ver a una veintena de adolescentes, vigilados desde lejos por un adulto, repartiendo bolsas de mandado alusivas a Sonia Mendoza, en el peligroso crucero de Reforma con Carranza, tratando de llevarle el ritmo a los semáforos y esquivando autos y camiones, mientras otros de sus compañeros colocaban equipos de sonido en las banquetas para transmitir el mensaje de sus aspirantes.

También ya es casi una costumbre ver aparecer a la rana (que no es la rana de Jim Henson, como aclaró René Díaz) en plazas comerciales o cruceros muy transitados como el de Nereo Rodríguez con Muñoz, una figura de entre tres y cuatro metros de altura en medio del camellón, rodeado de personas repartiendo propaganda.

Y no sólo en la calle hay cuestionamientos, sino también sobre la organización de los encuentros con la prensa. Ayer, se anunció la presencia de Enrique Galindo en un evento de apoyo a Juan Manuel Carreras en un restaurante de la avenida Carranza. Las quejas de los reporteros de la fuente de casi todos los medios, giraron en torno a que se avisó del asunto apenas minutos antes de que se efectuara la rueda de prensa, e incluso, resultó que el ex aspirante a la gubernatura y comisionado de la Policía Federal y la Gendarmería llegó acompañado por el recién casado Manuel Velasco, gobernador de Chiapas.

Además de esto, al final no se realizó la rueda de prensa ni los presentes dieron entrevistas o declaraciones en el lugar, pues conflictos de agenda impidieron que Carreras se presentara a tiempo, dejándolos plantados, aunque luego dijeron que se le unirían en un evento proselitista en Mexquitic.

Campana

Y mientras el gobierno estatal se esmera en proyectar en el estado una imagen de que San Luis Potosí es una isla de paz rodeada de estados conflictivos, en redes sociales y algunos medios electrónicos sostuvieron que Alberto Rangel Mancilla, hijo del fallecido Vicente Rangel, habría acudido a la Procuraduría en calidad de indiciado por la muerte de Ricardo Saavedra Vázquez, ocurrida en su domicilio, para rendir su declaración, aunque también se afirma que salió luego de varias horas.

Las versiones sobre el fallecimiento de quien se dice habría sido escolta de su padre Vicente Rangel, no han contado con una afirmación o negación de la familia del antes mencionado Alberto, pero van desde una “parranda” que terminó en un enfrentamiento hasta un intento de secuestro.

Esta última versión es la que están manejando de manera oficial en la Procuraduría, luego de que el caso se ventilara a las redes sociales, pues en un comunicado de prensa (en el cual omiten dar el nombre del occiso y los apellidos de quien le quitara la vida) se explica que llegaron al lugar las fuerzas del orden llamados por un guardia privado del fraccionamiento La Florida, quien les dijo que hubo disparos en una vivienda y posiblemente un herido.

Al llegar los policías, habrían encontrado en la sala un cadáver con el rostro cubierto, guantes de látex, una lámpara y un taser para dar electrochoques. A su vez, hallaron a la viuda de Vicente Rangel en su cuarto, ilesa pero sumamente alterada, y también encontraron a “Alberto”, de 32 años y quien al parecer fue quien disparara contra el sujeto al ir llegando a dicho domicilio y ver que su madre era atacada.

Además, explican que también encontraron el arma, una Glock .380, con 14 balas sin percutir, y que el sospechoso, “Alberto”, se habría entregado sin oponer resistencia. Señalan que fue llevado a las instalaciones de la PGJE, pero no se dice si fue liberado ni su condición legal.

JSL
JSL