Se incendia ducto de Pemex en Tlajomulco, Jalisco
3 abril, 2018
Tensión en Brasil: hoy se decide si Lula es o no encarcelado
4 abril, 2018
  • Amenazas y fanfarronerías
  • Migrantes, militares, TLC
  • “Dilúyanse, háganse menos”

Julio Hernández López

La insolencia de Donald Trump pretende asumir forma de látigos instructores y amago militar fronterizo. No se trata solamente de seguir presionando para obtener más ventajas en la renegociación del tratado comercial subcontinental: la Casa Blanca busca imponer de manera ostentosa una especie de protectorado en México y convertir a este país en una extensión de los intereses y los planes estadunidenses de seguridad nacional.

Ayer, con el desparpajo propio de su personalidad alterada, Trump pasó por encima de sus maltrechos aliados locales, Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray Caso, al asegurar que el Viacrucis Migrante 2018 había sido “disuelto” por indicaciones suyas: “Acabo de escuchar que la caravana que venía desde Honduras se ha disuelto y que México lo hizo (…) Lo han hecho porque, francamente, les dije que realmente tenían que hacerlo (…) vamos a tener una relación en el TLCAN y vamos a tener que incluir seguridad en el TLCAN”, declaró a periodistas, luego de un almuerzo ofrecido a líderes de los países del Báltico.

Además de presumir la obediencia de los mandos mexicanos, Trump ha planteado la palabra clave en el reordenamiento que pretende hacer en el país vecino: seguridad. La teatral irritación que mostró contra la caravana de migrantes, que desde marzo camina de Centroamérica, con el objetivo de llegar a la ciudad de México, resultó a fin de cuentas un pretexto que le permitió otra jugada de amedrentamiento, al anunciar su intención de enviar tropas a la frontera con México, en tanto se construye un multimencionado muro limítrofe.

A sabiendas del comportamiento zigzagueante y caprichoso de Trump, la administración Peña-Videgaray ha solicitado que la Casa Blanca “clarifique” los términos de esa declaración. Nada hará Los Pinos mientras no haya tales precisiones. Andrés Manuel López Obrador fue el más rápido en responder con un posicionamiento político más definido: dijo que no nos van a “apantallar” con esos movimientos militares y que, en dado caso, se organizaría una cadena humana en la frontera.

El amago declarativo de Trump tuvo como sustento, según dijo el multimillonario habilitado como político, una plática previa con el rudo jefe del Pentágono, el general James Mattis, apodado “el perro loco” desde antes de ocupar la secretaría de defensa de Estados Unidos. Por lo pronto, desde ayer y hasta el próximo seis se realiza en Tucson, Arizona, una “Junta de comandantes fronterizos México-EUA 2018” que, además del objetivo general de mejorar la cooperación entre los ejércitos de los dos países, “para mejorar la cooperación bilateral y la seguridad en la frontera común”, analizará todo lo relacionado con trasiego de armas y drogas, organizaciones criminales, alertamientos aéreos y vigilancia de operaciones aéreas y marítimas, todo en relación con la frontera entre ambas naciones.

A reserva de que se “clarifique” el punto del envío de tropas gringas a la frontera con México, y de los acuerdos a que lleguen los “comandantes fronterizos”, la información relacionada con la caravana de migrantes muestra una conducta de las autoridades mexicanas que va en sintonía con los deseos u órdenes de Trump. Hubo una operación vigorosa, encabezada por agentes del Instituto Nacional de Migración, para disolver el también llamado “viacrucis migrante”. Según reportó la agencia France Press, se les decía a los centroamericanos: “Dilúyanse, háganse cada vez menos”. Un activista, hablando en condición anónima, dijo que se multiplicaron las amenazas desde que medios estadunidenses dieron a conocer información y fotografías de la marcha: “Nos llaman a nuestros celulares, nos mandan mensajes amenazantes, de muerte incluso. Es el sector racista de Estados Unidos” (https://goo.gl/HkoJgU ).

Para disolver la caravana que tanto había molestado a Trump, se ofrecieron visas humanitarias y permisos provisionales de estancia y tránsito en México. Además, se insistió en que el propósito central de los centroamericanos no era alcanzar la frontera norte e intentar introducirse sin documentación migratoria a Estados Unidos, sino protestar y dialogar en la Ciudad de México e incluso, por parte de la mayoría de esos caminantes, quedarse en diversas ciudades mexicanas. Hasta ayer en proceso de “diálogo”, con cada vez menos participantes, la caravana había sido estacionado en Matías Romero, Oaxaca.

La seguridad pública y el combate al narcotráfico fueron temas centrales ayer en las campañas presidenciales. José Antonio Meade, candidato del PRI, dijo que mantendrá la continuidad de lo que genéricamente se ha denominado como guerra contra el narco. Organizaciones campesinas solicitaron a Andrés Manuel López Obrador, abanderado de Morena, que se firme un compromiso para amnistiar a quienes hoy cultivan mariguana, amapola, peyote y hongos alucinógenos. Y el panista Ricardo Anaya planteó la necesidad de nuevas estrategias.

Es irónico, a la vez que significativo, que un reportaje sobre la corrupción institucionalizada en México sea premiado en el extranjero, mientras acá los presuntos responsables de ese saqueo gozan de impunidad. La investigación denominada La estafa maestra, elaborada por Nayeli Roldán y Manuel Ureste , reporteros de Animal Político, y Miriam Castillo, de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), ganó uno de los premios Ortega y Gasset de periodismo, que será entregado en Madrid el próximo 7 de mayo. En ese trabajo se da cuenta de la manera sistemática en que casi siete mil 700 millones de pesos del erario fueron desviados de su propósito original. Los responsables no han sido castigados.

Y, mientras Fabián Hipólito Sánchez, periodista veracruzano, está desaparecido, luego que salió de su casa, en Acayucan, el pasado viernes, y no se tienen noticias de él (dijo que cubriría en Oaxaca la información de la caravana de migrantes), ¡hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.