Se roban pipa con 25 mil litros de gasolina en Guanajuato
14 enero, 2019
China tacha de “irresponsables” dichos de Trudeau
15 enero, 2019
  • Datos y fuerza escénica
  • ¿Peces gordos o pequeños?
  • Siguientes casos, uno por uno

Julio Hernández López

Andrés Manuel López Obrador le asignó la mayor densidad política y técnica a su conferencia mañanera de prensa. Fue la comparecencia ante reporteros con mayor duración, con mayor número de servidores públicos presentes en el estrado y con el mayor volumen de información interesante. Continuó resistiéndose a fijar una fecha para el término de las formaciones de automóviles en busca de combustible, pero el presidente de la República utilizó el esperanzador adjetivo “pronto” al referirse a una eventual terminación de la insuficiencia de energéticos y emitió un primer mensaje macizo a una población hasta ahora confinada también a un desabasto informativo (más una batalla en curso que una planicie de datos duros y aceptables explicaciones generales), las evasivas (había quienes creían que era mudo el director de Petróleos Mexicanos, Octavio Romero Oropeza, pues nomás no hablaba del problema aunque, para la manera en que lo hizo este lunes, tal vez tenía razón en ese mutismo autoimpuesto), la controversia (una prolongación de la guerra entre “chairos” y “fifís”) y, a fin de cuentas, el desabasto sin horizonte final sabido.

Sin la presencia de la secretaria de gobernación, Olga Sánchez Cordero, envuelta la ministra en remolinos especulativos respecto a su eventual remoción conforme a güeros impulsos provenientes de Chiapas que desean colocar a un ex-exgobernador, acompañaron a López Obrador varios secretarios, subsecretarios y directores de áreas estratégicas que pasaron lista no solo para reivindicar las acciones inmediatas en busca de remediar los problemas derivados de la escasez de gasolina sino, sobre todo, de mostrar que hay y hubo estrategia, que hay y hubo equipo y que el Golpe al Huachicol no fue una ocurrencia.

El primer parte bélico oficial reportó que hay tres exdirectivos de Petróleos Mexicanos cuyas omisiones, irregularidades o complicidades ya han sido “judicializadas”, según reveló con cautela el encargado del despacho de la Procuraduría General de la República, Alejandro Gertz Manero, deseoso de no dar pie a la hasta ahora clásica caída de los procesos contra funcionarios corruptos por “violaciones al proceso judicial”. Además de estos tres casos (¿de alto o medio-alto nivel?,  ¿peces gordos o pesca mediana?), Gertz señaló que se han abierto 1,700 investigaciones relacionadas con la que probablemente será la palabra más usada en el primer semestre de este año: huachicol. También informó que un millar de policías federales ministeriales han dejado de cumplir funciones de guardaespaldas de funcionarios y particulares y ahora serán destinados a las tareas contra el huachicoleo. Pero, ¿quiénes son los “particulares” que se beneficiaron indebidamente de un servicio policiaco así escamoteado a la atención de los graves problemas nacionales de seguridad pública?

La poeta y fiscalista a cargo del Servicio de Administración Tributaria, Margarita Ríos-Farjat, informó a su vez que encontró inconsistencias fiscales por más de 3,200 millones de pesos en la revisión de cuentas de poco menos de doscientas empresas gasolineras. Y el director de la Unidad de Inteligencia Financiera de la secretaría de Hacienda, Santiago Nieto Castillo, aseguró que el robo de gasolinas y su distribución ilícita a través de gasolineras cómplices ha permitido blanquear más de diez mil millones de pesos.

Con el poder presidencial plenamente activo y un horizonte que no se ha nublado a pesar de las difíciles circunstancias, López Obrador ha dicho que así irá revisando otros aspectos de la vida institucional mexicana. Caso por caso, uno por uno. Ya se verá si, al final, el erario recupera tanto dinero desviado a cuentas particulares y, también, si causantes mayores de la desgracia nacional son sometidos a procesos judiciales sin consideración del rango que hayan tenido. De avanzar en este tramo López Obrador, y salir fortalecido, otras turbulencias medicinales estarían en camino.

Por otra parte, una pregunta durante la conferencia mañanera de López Obrador le dio marco a reconocer que, como todo ser humano, tiene miedo, pero que no es un cobarde. Es evidente que, conforme hurgue y remueva las entrañas del gran monstruo de la corrupción institucionalizada, el político de origen tabasqueño tendrá más amenazas y peligros. El crimen organizado ha sido capaz de llegar a las inmediaciones de los ocupantes de Los Pinos para plantear treguas, entendimientos y concesiones. Por ello, ha de insistirse en la importancia de que el ciudadano López Obrador cuide con especial ahínco al presidente de los Estados Unidos Mexicanos, pues esta figura y su ejercicio, avalados por una gran masa de ciudadanos deseosos de cambios reales, merecen que el principal personaje de Palacio Nacional se cuide de manera proporcional a los escalones de riesgo que va ascendiendo. Aplausos, más que críticas de fondo, habría si el ciudadano López Obrador protege a ese presidente de la República.

El proceso de designación del primer Fiscal General de la Nación se desahogará a partir de mañana en un periodo extraordinario de sesiones del Congreso de la Unión. Ayer se cumplió con el ritual de la comparecencia de una parte de los veintitantos aspirantes a ocupar ese cargo estratégico. Hoy se habrá de apersonar el resto ante la comisión de justicia del Senado de la República, con la inclusión de los dos nombres generalmente mencionados como ganadores predestinados de este proceso: Bernardo Bátiz, un abogado honesto, de gran respeto y con una indudable cercanía respecto del presidente de la República, y Alejandro Gertz Manero, actual encargado de la PGR en vías de liquidación para convertirse en FGN, quien podría quedar en un segundo nivel de la nueva estructura, con una inercia de actividad, el citado Gertz, que probablemente buscará convertirlo en el personaje operativo más importante de esa fiscalía. La opción femenina, Eva Verónica de Gyves, esposa del reelecto presidente del supremo tribunal de justicia de la Ciudad de México (y exabogado de AMLO en el caso del desafuero) podría entrar si la final se vuelve complicada. ¡Hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.