Joaquín Muñoz
Cinco candidatos a la alcaldía, a favor del debate; no así Gallardo
7 abril, 2015
Promesas de candidato
7 abril, 2015

Ante todo y luego de todo, el hogar

Luis Ricardo Guerrero Romero

D espués de un día arduo de trabajo, del calor terrible y un tránsito vehicular atroz, llegar a la acogedora morada, abrir la puerta, y experimentar el poder de las palabras que trasforman todo ese día de calamidad: “Hogar, dulce hogar”.

Parece no ser más que un sinónimo de: casa, vivienda, domicilio; o familia, intimidad. Una chimenea, una lumbre para calentar la comida, una llama que intensifica y reactiva el ánimo. Hogar es más que una construcción, es un trabajo de muchos, de un patriarca o como bien sabemos en México de una matriarca.

Para comenzar a elucidar sobre nuestra palabra en cuestión, hogar, recordamos el uso que el latín tenía para designar una palabra propia de origen indoeuropeo a la fecha, nos referimos al sustantivo: fuego, que se trasladó del latín: ignis, pero esta palabra que arde no es de un sentido literal, no es un fuego cualquiera, ignis era un brillo, un rubor, una llama de ardor, de una pasión amorosa, que surgía de la comprensión del entenderse mutuamente.

Como esta palabra se inclinaba a la representación de luz, fue cambiada por focus, pira u hogar.

Se decía, luego de una embestida en Roma: repetere focos, regresar a su hogares. Focus, es el hogar doméstico, opuesto a ara, que era de la divinidad. Recordemos que al castellanizar el latín hubo traslaciones de algunas letras, entre las que se encuentra la sustitución de la /f/ por la /h/, entonces tenemos fogar por hogar, deviniendo esta palabra de fuego.

Pero este concepto de hogar, por extensión también llega a utilizarse como sinónimo de la representación de Lar, vr.g: –por estos lares casi no se ama– en estos hogares no se enseña amar. Y Lar, responde a la mitología que menciona Ovidio, sobre la ninfa Lara, que luego de toda una aventura entre dioses le disponen resguardar las encrucijadas, Los Lares, de origen etrusco protegen y velan a la vez los recintos domésticos. Haciendo un clima de hogar, dulce hogar. Aunque, según Pío Baroja (novelista español, elogiado por Ortega y Gasset. Pío Baroja y Nessi 28 de diciembre de 1872 (30 de octubre de 1956) el hogar es el lugar donde las peleas jamás admiten tregua, ni es sencillo encontrar una respuesta a tanto caos; o eso se entiende a grandes rasgos, en su cuento que lleva como título: Hogar triste.

En esta semana regresan al hogar centenas de personas, regresan al hogar pero no a la llama de la comunidad.

[email protected]