No hay que cantar victoria; se gana con votos, no con encuestas
21 junio, 2018
Para cuidar a las mujeres, “un tanque rosa”, manifiesta Leonel Serrato
21 junio, 2018
  • Revertir reforma energética
  • Romo: “plan de gobierno de centro”
  • Necesarios, contrapesos de izquierda

Julio Hernández López

Puede ser la última oportunidad de Cuauhtémoc Cárdenas para cerrar un largo episodio de distanciamiento con quien fue su hechura política. Ambos tienen en su haber tres intentos por llegar a la presidencia de la República, pero ahora Andrés Manuel López Obrador parece estar más cerca que nunca de Palacio Nacional, con una estimación de votos a su favor que, prácticamente, no requiere de más alianzas ni negociaciones (ya suficientes, y muy polémicas, hizo el tabasqueño en varios casos de tóxico pragmatismo extremo).

Pero, a pesar de esa probable cascada nacional de votos a su favor y de muchos de sus candidatos a otros puestos de elección, a López Obrador mucho lustre le daría el contar en este tramo final (específicamente, en el festival de cierre de campaña en el estadio Azteca) con la presencia del personaje histórico que le regateó apoyo en 2006 y que en 2012 le respaldó mediante un acuerdo que comprometía a López Obrador a retomar los Acuerdos de San Andrés y a plantear una política energética que diera independencia a Petróleos Mexicanos y le convirtiera en factor de desarrollo nacional.

Testigos de aquel pacto, el siete de febrero de 2012, en un hotel de la Ciudad de México, fueron Marcelo Ebrard, entonces jefe del gobierno capitalino, y su creación en coautoría con el propio AMLO, Miguel Ángel Mancera, candidato negociado a la sucesión chilanga. Además, Lázaro Cárdenas Batel, exgobernador de Michoacán, y los entonces diputados Alejandro Encinas y Armando Ríos Píter. Además, los dirigentes del PRD, Jesús Zambrano; del Partido del Trabajo, Alberto Anaya; y de Convergencia, Luis Walton (https://goo.gl/C5zcKy ).

En aquel 2012, López Obrador le ofreció a Cárdenas la dirección de Petróleos Mexicanos, según este relató a Elena Michel, en El Sol de México (https://goo.gl/Wxufis ). Ahora, el hijo del general Lázaro Cárdenas ha dicho que ninguno de los aspirantes presidenciales le convencen, y ha proclamado con insistencia su decisión de votar por quien derogue la mencionada reforma energética. López Obrador, en respuesta, solo ha ofrecido que revisará los contratos correspondientes y, si hay algún acto de corrupción o abuso, tomará las decisiones políticas adecuadas.

En realidad, el discurso y las propuestas de acción de López Obrador en el tema energético han ido acomodándose a un tono decreciente, virtualmente dando por cerrado el episodio de esa reforma peñista y la asignación de negocios a inversionistas nacionales y extranjeros. El principal operador lopezobradorista ante los empresarios, Alfonso Romo, les ha asegurado que no habrá medidas contra esa reforma y sus beneficiarios.

El mismo Romo dijo a la columnista Martha Anaya, en El Heraldo de México, que “el país nos está dando un mandato de centro. Es un Plan de Gobierno de centro que toma en cuenta a los olvidados. Lo importante es sacar de la pobreza a México”. Y la instrucción concreta de AMLO es la de promover una continuidad institucional: “crear confianza y no parar el país; recibir y echar a andar el plan que traemos, pero sin perder la inercia…” (https://goo.gl/XEdP1T).

En ese contexto, Cuauhtémoc Cárdenas no encontrará la zapatilla tabasqueña, en forma de promesa plena, que a la vez le permita reubicar a la Cenicienta petrolera y operar una reconversión milagrosa. Sin embargo, al avasallante lopezobradorismo mucho le serviría el contar con un personaje de fuerza política propia, que haga contrapeso desde algo denominable “izquierda” y que trate de evitar un cantado corrimiento hacia posiciones “centristas” o abiertamente derechistas. Ya se conocerá el desenlace del encuentro que sostuvieron ayer el ingeniero michoacano y el caudillo tabasqueño. A fin de cuentas, el ciclo político de los dos tricandidatos podría encontrar coincidencias rumbo a Palacio Nacional.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ha confirmado que Jaime Rodríguez Calderón, autodenominado El Bronco, cometió una serie de actos ilícitos a la hora de conseguir apoyos para su candidatura presidencial sin partido. Por ello, confirmó la imposición de una multa de casi 740 mil pesos al gobernador de Nuevo León, con licencia. Además, en un giro clave, el citado tribunal decidió “dar vista” de los hechos a la Procuraduría General de la República, al Servicio de Administración Tributaria, a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales y la contraloría de Nuevo León.

Es decir, el citado Bronco podría terminar sometido a procesos penales y administrativos a causa de triangulaciones de dinero, utilización de personal y recursos del gobierno norteño, recepción de financiamiento ilegal y otras simulaciones e irregularidades que cometió. Además de las penalidades que le corresponderían, Rodríguez Calderón podría ser impedido de regresar al cargo de gobernador, por lo cual debería designarse un mandatario provisional y convocar a elecciones estatales.

Poco interés generó el debate de ayer entre candidatos a gobernar la Ciudad de México. A pesar del esfuerzo del perredismo, con Alejandra Barrales a la cabeza, y una estructura de proselitismo y compra de voto que con frecuencia se muestra con una agresividad preocupante, todo apunta a que en la capital del país se produzca un triunfo holgado de Claudia Sheinbaum, la exjefa delegacional en Tlalpan que no ha podido despojarse de cierta distancia (¿académica y científica?) respecto a la política ruda y cruda, pero cuenta con el respaldo más que compensatorio del arrastre de López Obrador en esta demarcación capitalina.

Y, mientras Donald Trump ha dado marcha atrás en su atroz decisión de separar a niños de padres migrantes en condición jurídica irregular, ¡hasta mañana, con Ricardo Anaya confirmando su talante ultraconservador en reunión con el Frente Nacional por la Familia, ante el cual habría precisado su oposición a la interrupción voluntaria del embarazo!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.