morena tee
Adelanta Gabino que Morena no hará campaña en municipios “peligrosos”
19 marzo, 2015
reforma energética
México SA: Los ‘‘retos’’ del ‘‘ministro’’
19 marzo, 2015

Astillero: 18-M: rito desnaturalizado

Astillero, Pacto por México

E s una falsa celebración, un rito desnaturalizado. No sólo por ceder la fecha histórica del calendario a las conveniencias económicas, “puentes” laborales que diluyen la causa a conmemorar, sino, marcadamente, por pretender la reivindicación de gestas traicionadas, de proyectos nacionales devueltos al poder de los consorcios extranjeros, de riqueza nacional convertida en botín a repartir entre altísima burocracia cada vez más pillada en corruptelas y los grandes capitales nativos y foráneos tan ansiosos por sacrificarse en la retoma de los energéticos mexicanos, sobre todo del petróleo.

Retórica de ironía sublevante en tierras tabasqueñas donde el Primer Teleprompter del País desgranó un discurso de optimismo sin sustento, de presuntas mejoras reformistas aunque los trabajadores sindicalizados y eventuales advierten tormentas, de supuestos fortalecimientos del interés nacional cuando están por entrar a tomar posesión las legiones empresariales extranjeras, de buena cara discursiva ante los malos tiempos por todos tan a la vista. Difícil seleccionar una frase más contrastante con la realidad. Acaso la que se repite como cantaleta de conjura aunque los fantasmas ya están aquí: el petróleo, reiteró Enrique Peña Nieto, “es y seguirá siendo patrimonio de todos los mexicanos” (cuando comenzó su plan privatizador, el mexiquense aseguraba que no se vendería ni un tornillo de Pemex. Ahora está claro que los tornillos siguen a salvo, pero lo esencial, lo fundamental, ya está en proceso de remate). O la declaración gravemente irónica (el tecleador batalla con los sinónimos y elude un calificativo más adecuado) de que “está surgiendo un nuevo Pemex, más fuerte, más moderno y más competitivo”.

Dizque celebración en la que el principal orador, EPN, se atrevió a plantear que Pemex debe ser blindado contra la delincuencia organizada, mientras a su lado se pavoneaba el impune líder sindical de derroches multimillonarios, Carlos Romero Deschamps, y entre la aplaudidora audiencia se mezclaban sus émulos seccionales, así como los altos funcionarios actuales de la empresa petrolera mexicana que históricamente ha sido saqueada mediante contratos y convenios porcentualmente beneficiosos para los otorgantes y para los “empresarios” sabidamente predispuestos a “salpicar”.

Peña Nieto tuvo otros detalles significativos. Antes de leer su texto oficial entregó reconocimientos a los secretarios de la Defensa Nacional y de la Marina, general Salvador Cienfuegos y almirante Vidal Francisco Soberón, respectivamente, por la “salvaguarda” del petróleo y del patrimonio nacional. Ante eventuales protestas sociales por la cesión petrolera en curso, esas fuerzas armadas tendrían relevante papel de contención, de “salvaguarda” de los términos de los convenios legalmente establecidos con inversionistas locales y extranjeros. El ocupante de Los Pinos también recordó que está a discusión en el Congreso una propuesta para castigar “de manera severa” el robo de combustible. Durante décadas se produjo casi sin contratiempo ese mismo saqueo, cuando el perjuicio era exclusivamente para el Estado mexicano, pero ahora que las mermas serían para los nuevos dueños particulares, la ordeña de ductos hasta ahora tan sospechosamente generalizada será perseguida y castigada, terroristas quienes se atrevan a esas descortesías.

Al leer aquí el extraño caso de los ocho ganadores en la segunda etapa de un concurso de la Secretaría de Relaciones Exteriores en el que ni siquiera habían aparecido en la primera fase eliminatoria (¿dónde quedó la placita diplomática?), el lector Rafael Concha Zurita compartió con esta columna sendas cartas que meses atrás envió a los titulares de la Semarnat y de Hacienda (sin recibir cuando menos acuse de recibo) para denunciar evidentes maniobras de facciones burocráticas que simulan competencia libre cuando tienen todo arreglado para que sus favoritos se queden con cargos directivos.

Después de conocer una invitación abierta a concursar por la dirección de administración de parques ecológicos y viveros de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, el interesado buscó “la bibliografía indicada” en la convocatoria y se puso a estudiar. El 25 de noviembre del año pasado viajó a la ciudad de México para presentar el examen de conocimientos pero, “para sorpresa mía, la mayoría de las 40 preguntas estaban enfocadas al reglamento de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público” (aunque la convocatoria no mencionaba dentro de las funciones a cumplir nada relacionado con adquisiciones, licitaciones, tiempo de publicación de convocatorias y temas de esta ley). Sólo hubo una pregunta referente a la Constitución, ninguna sobre las responsabilidades administrativas de los servidores públicos ni sobre transparencia y acceso a la información. “Nada sobre el clasificador por objeto del gasto, la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, ¡ni de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente!” Uno de los participantes arrasó a los competidores, pues logró 98 por ciento de respuestas positivas y se quedó con el cargo. El secretario Juan José Guerra Abud ni una contestación rutinaria dio a la denuncia.

Tampoco hubo respuesta de Luis Videgaray a la carta del 15 de enero del presente año en la que Concha Zurita se quejaba del concurso para una dirección general adjunta de programación e integración presupuestal. Desde meses atrás, Elsa Rebollar Plata ocupaba el cargo para el cual se requerían créditos académicos en ciencias sociales y administrativas, así como en ciencias sociales y exactas. El 29 de octubre de 2014 se incluyó en los niveles de estudios solicitados la carrera genérica de computación e informática. Rebollar Plata es licenciada en ingeniería y computación. Ganó y ocupa el cargo en el que ya estaba, según el texto del lector, que califica de “marranadas” lo que ha visto en esos “concursos” predestinados. ¡Hasta mañana, con la CNTE desconociendo a alguien apellidado Chuayffet!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.