reforma energética
México S.A: Dinero mata democracia
8 junio, 2016
Caravanas de la CNTE llegan a la CDMX
Caravanas de la CNTE llegan a la CDMX
8 junio, 2016

Astillero: A lo que sigue: 2018

Astillero, Pacto por México
  • ¡Abran las puertas, señores!
  • Panistas al asalto
  • AMLO: “nos fue muy bien”

Más allá del jaloneo judicial anunciado (que podría permitir al PRI tumbar cuando menos alguna gubernatura a algún personaje realmente indeseado), y de las consecuencias específicas que por estado significará el cambio de siglas partidistas y de bando ocupante del poder local, las puertas del palenque 2018 han sido apresuradamente reabiertas, con el 2016 y sus doce cambios de gobernador (más los comicios en Baja California y los desairados de la asamblea “constituyente” de la Ciudad de México) como meras estaciones tácticas de paso, la vista puesta nuevamente en la madre de todas las batallas sexenales, la elección presidencial.

El panismo conyugal ha retomado posiciones de asalto, con Margarita Zavala de Calderón tratando de echarse al morral las ganancias panistas de ocasión, al asumir que “México ya habló” y ese hablar, según la traductora del rebozo, significa rechazo al PRI y anhelo de que el PAN vuelva a la silla presidencial. El joven maravilla electoral, Ricardo Anaya, ha reincidido en la búsqueda de confrontación directa con Andrés Manuel López Obrador, en busca de etiquetarse como la antítesis cronológica e ideológica del tabasqueño, mientras el poblano Rafael Moreno Valle, con su secretario general ejecutor a un lado, el exgobernador de Oaxaca, Diódoro Carrasco, trata de evitar que Zavala y Anaya tomen delantera al inicio de la competencia interna. Pero Felipe y Margarita creen que la plataforma de despegue es suya y así están actuando.

En el PRI, Manlio Fabio Beltrones pasa por la etapa más amarga de su largo historial (y ello complace a Osorio, Meade, Videgaray y Nuño, entre otros). Llegó al PRI con aureola autoconstruida de gran operador político y electoral, cuyas habilidades provocaban presunto resquemor en el grupo íntimo del peñismo. Se impuso la meta de conseguir nueve de las doce gubernaturas en juego. Y este domingo, en un abrir y cerrar de ojos, cargó con la mayor cuenta de derrotas simultáneas del partido tricolor, arrollado no solamente por los expedientes negativos de gobernadores y del propio ocupante de Los Pinos o por el perfil mediocre o impugnable de algunos de los candidatos, sino, sobre todo, por el cambio de jugada desde las alturas, donde se decidió “respetar” la votación dada a un neoderechismo preventivo, con la intención de repartir el poder estatal en parcelas bipartidistas que hagan imposible la viabilidad a algún intruso en 2018 (si se materializaran los insistentes vaticinios tan temprana como sospechosamente favorables a AMLO) y de abultar artificialmente las posibilidades de triunfo de una opción concertada, la de una alternancia de siglas pactadas: el PRI zedillista cedió el paso al PAN foxista, el PAN calderonista (asfixiando la de por sí débil candidatura de la siempre propicia Josefina Vázquez Mota) cedió el paso al PRI peñista y éste, agradecido y sabedor de su propia inviabilidad inmediata natural, cedería el paso a los amigos Calderón Zavala, que a su vez…

López Obrador también está cerrando el expediente 2016, aunque continuarán las protestas y algún tipo de movilizaciones (en Veracruz, por ejemplo, donde siguen las denuncias de irregularidades electorales contra el moreno Cuitláhuac García). Este domingo realizará en la Ciudad de México un acto de homenaje a los candidatos que participaron en los comicios dominicales, y su estimación, difundida en Facebook, es que a su partido le fue “muy bien” en términos cuantitativos (es decir, en la perspectiva presidencial de 2018).

El Partido de la Revolución Democrática busca, por su parte, blofea con la banderola de que fue factor decisorio para los triunfos “aliancistas” del PAN y que ese valor de agregación debe ser bien considerado en próximas subastas.

“Este año”, en cualquier semana de éstas, se librará la sentencia judicial respecto al caso de los asesinados en la colonia Narvarte. Todo indica que la resolución del correspondiente juez sostendrá la tesis de que no hubo intencionalidad política en los homicidios. En realidad, según lo que hasta ahora se perfila, la resolución no hará mención específica del móvil de esos delitos. Quedarán acreditados los hechos y la responsabilidad de los imputados, pero los juzgadores consideran que no se pudieron establecer las motivaciones de los asesinos. El telón de fondo sigue siendo el narcomenudeo. En el caso específico del reportero gráfico Rubén Espinosa, no habrá nada que involucre al gobierno de Javier Duarte de Ochoa pues, a criterio de los juzgadores y conforme a las diligencias realizadas hasta ahora, no hubo en el quíntuple asesinato ningún elemento que apuntara realmente hacia Xalapa. La fuente judicial que compartió este adelanto dijo extraoficialmente que, según lo investigado hasta ahora, Rubén había estado en la casa y la hora equivocadas y que fue víctima de circunstancias criminales que nada tenían que ver con la política ni con persecución y amenazas del gobernador veracruzano saliente. Y, sin embargo, más allá de estas versiones judiciales en vías de convertirse en sentencia oficial, un segmento social y compañeros de Rubén Espinosa mantienen el dedo acusatorio en dirección a Veracruz, donde el saliente Duarte de Ochoa acumuló expedientes represivos múltiples, encabezando a nivel nacional los ataques y agresiones contra periodistas, en varios casos incluso con desenlaces mortales.

Y, mientras la Casa de los Periodistas y el gobierno de la Ciudad de México han dado pasos inmobiliarios para que se cuente con un refugio capitalino para algunos periodistas amenazados o perseguidos en otras partes del país, además de que Miguel Ángel Mancera ordenó agilizar los procedimientos burocráticos para asignar seguro de desempleo y ciertas prestaciones sociales a esos comunicadores en peligro, ¡hasta mañana, con este tecleador iniciándose en Periscope (con la cuenta Julio Astillero), donde ya ha puesto videos intitulados Domingo de Fraude, y Elecciones y Amasiato político entre EPN-FC-Margarita Zavala, en este tema tomando como base lo publicado por Álvaro Delgado en su más reciente libro!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.