reforma energética
México S.A: Oaxaca: desastre social
22 Junio, 2016
Gobernación abre hoy diálogo con profesores
22 Junio, 2016

Astillero: Nuño, cadáver político

Astillero, Pacto por México
  • MAO, ¿revisión a fondo?
  • O, ¿”dialogas” y te vas?
  • QRoo: se blinda Borge

En el país-ficción se producirá un diálogo con representantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, sobre la grave crisis a que ha llevado la presunta reforma a la educación, contra la cual se han levantado profesores, padres de familia, ciudadanos y organizaciones (con saldo de muertos, heridos, detenidos, desaparecidos y múltiples daños económicos y sociales), pero ¡sin hablar de educación!

Virtual monólogo gatopardista con invitado marca CNTE sería ese extraño encuentro, según lo que alcanzó a decir ayer el secretario de educación, Aurelio Nuño Mayer, en un discurso ante medios a cuyo final sólo aceptó tres amables preguntas de periodistas. Desposeído por los hechos, sobre todo los de Nochixtlán, de su tradicional actitud de perdonavidas laboral y políticamente derrotado por la realización de algún tipo de diálogo que él aseguraba nunca se daría, el secretario de la defensa nacional educativa (Sedene) quiso quitar filo a la guillotina política que se mueve junto con su cabeza al asegurar que el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong (especializado en arrasar a sus adversarios internos rumbo a la postulación priista de 2018), sólo hablará con los profesores disidentes respecto a temas políticos, pero no educativos, como si la dizque reforma educativa no fuera en esencia una propuesta profundamente política y como si los levantamientos regionales que ha producido esa sedicente reforma no tuvieran como causa motriz el rediseño educativo impuesto por el peñismo.

El secretario fusible resiste, pero la sobrecarga política y social rebasa su diseño original como pieza de desecho. El sargento secretario Nuño Mayer es ya un cadáver político pero se aferra a una vida extra para la que no tiene bonos por buena conducta, sino todo lo contrario. Es el responsable operativo del envenenamiento del sistema educativo nacional mediante dosis declarativas tóxicas y sucios métodos de capataz, invocando el esplendor de un punitivo “estado de derecho” en un país donde sólo brillan la corrupción, la injusticia y la impunidad. Ni en los peores escenarios que anotó en su libretita de apuntes consideró la posibilidad de una oposición vigorosa y extendida como la que se ha vivido en días recientes contra la maltrecha reforma laboral educativa. Él creyó que tenía dominado al magisterio más crítico y participativo mediante sus gestos, discursos y amenazas. Nunca entendió que en muchos lugares de Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán, por mencionar las entidades más activas, hay una profunda y respetuosa vinculación de los profesores con las comunidades, lo que implica relaciones de solidaridad ante ataques como el desplegado desde la Ciudad de México por el aprendiz de reformador educativo. Y, cuando despertó, la CNTE y las comunidades seguían allí.

Es evidente que el diálogo a realizarse entre CNTE y Segob va más allá de lo educativo y puede denominarse, en general, político, con vertientes específicas sobre lo laboral, judicial, hospitalario y lo propiamente educativo. Cometería una segunda equivocación grave el grupo peñista si pretende solamente cumplir con el expediente de “dialogar” para sostener sus posturas iniciales, una especie de “dialogas y te vas”. Es necesario garantizar el freno a la escalada represiva, castigar a los responsables materiales e intelectuales de los homicidios calificados en Nochixtlán, proveer adecuada atención médica y posthospitalaria a los heridos, evitar que los civiles detenidos sean convertidos en chivos expiatorios, atender las denuncias de desapariciones y dar una tregua, propiciatoria de un diálogo correctivo, a los términos de la reforma llamada educativa. Todo ello debe ser abordado en un diálogo que, más allá de las pataletas de Nuño, encaja perfectamente en los términos usados por Osorio Chong para definir los propósitos de la reunión que se celebrará hoy en la tarde: “avanzar en la construcción de soluciones que permitan regresar la tranquilidad a las regiones del país que se han visto afectadas por sus movilizaciones en fechas recientes”. Las soluciones pasan por el alto a la “reforma educativa”. Sólo así podrá “regresar la tranquilidad” a esas “regiones del país”.

En Quintana Roo el congreso estatal bajo dominio del (des)gobernador saliente, Roberto Borge, aprobó modificaciones legales que buscan cuidar la espalda de este mandatario acusado de frivolidad y corrupción. Como en Veracruz, donde Javier Duarte de Ochoa retiró el fuero al cargo que está por dejar, y tiene una fiscalía transexenal para amagar a su relevo, Miguel Ángel Yunes Linares, en Quintana Roo el electoralmente derrotado Borge pretende contar con una Auditoría Superior del Estado a modo, para utilizarla contra Carlos Joaquín, el priista que ganó la gubernatura “del cambio” a nombre del PAN y el PRD. La descarada pretensión de evitar futuras acciones judiciales contra la administración de Borge y de “amarrar” al entrante si pretende lances de castigo a actos de corrupción, motivó a ciudadanos a entrar por la fuerza a la sede legislativa y protestar airadamente, a pesar de lo cual el susodicho Borge quedó bien blindado para lo que venga más adelante.

Astillas: En Michoacán, el comisionado de Los Pinos para el control estatal, Silvano Aureoles, invita a “dialogar” a los profesores que están contra la mencionada “reforma educativa” pero también demandan la liberación de dos exdirigentes seccionales que han sido detenidos… Sesionaban universitarios en las islas de la UNAM para definir acciones de apoyo a Oaxaca y, al mismo tiempo, grupos de encapuchados obstruyeron el tráfico vehicular en Insurgentes Sur, a la altura de CU, y provocaron incidentes que llevaron contingentes de antimotines a esa zona. A la hora de cerrar esta columna, los embozados iban de retirada… Y, mientras la primera prima del país (Atlacomulco Power) se queda provisionalmente como presidenta nacional del PRI, a la espera de definir relevo o confirmación en sesenta días, ¡hasta mañana, con Beltrones sin saber cómo estrenar un disfraz de “crítico antisistema”!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.