reforma energética
México S.A: ¿Dónde quedó la batuta?
27 junio, 2016
dólar reservas internacionales
Remonta el dólar y se vende hasta en $19.30
27 junio, 2016

Astillero: AMLO y la “transición”

Astillero, Pacto por México
  • Pide que renuncie MAO
  • Bartlett, en la vanguardia
  • EPN apoya marcha gay

La marcha organizada por Morena para solidarizarse con el profesorado en lucha (y, también, para medir fuerzas en el curso electoral dominante) tuvo éxito gráfico. La capacidad de convocatoria y movilización del partido en crecimiento fue ratificada a lo largo de un buen tramo del Paseo de la Reforma, de la Estela de Luz al Monumento a Colón, en visualizaciones multitudinarias parecidas a las que han sucedido en otras fases de este movimiento que con distintas denominaciones cumple diez años de actividad continua. Miles de ciudadanos provenientes de diversas partes del país, más la chilanga numerosidad anfitriona, dieron marco a la protesta por los actos de represión del gobierno, particularmente en Nochixtlán, y a la defensa de la educación pública, en especial ante el embate de la llamada “reforma educativa”.

El dirigente de Morena y virtual candidato presidencial adelantado, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), reiteró su solidaridad con los profesores en lucha, en congruencia con los acuerdos que ha sostenido en varios estados con representantes de esos trabajadores de la educación y para beneficio laboral de tropas de internet dedicadas por encargo a esparcir en las redes sociales acusaciones contra el tabasqueño, pretendiendo ligarlo con aspectos sombríos de la lucha magisterial que urden esos difamadores de acción robotizada.

El foro capitalino (que no pudo realizarse en la Plaza de la Constitución por previas maniobras obstructoras realizadas por Miguel Ángel Mancera, quien ya fue mencionado en las arengas de ayer como agregado “de pilón” en el paquete repudiable que encabezan Enrique Peña Nieto, Miguel Ángel Osorio Chong y Aurelio Nuño) fue aprovechado por López Obrador para elevar la mira hacia el priista hasta ahora puntero en las manipulables encuestas de opinión que circulan a la fecha: que renuncie el secretario de Gobernación, propuso el líder de Morena, por considerar responsable al hidalguense de los sucesos mortales de Nochixtlán. Y pidió al carnívoro en banquete, Peña Nieto, que por voluntad propia se vuelva vegetariano, al plantear la necesidad de que se establezca a estas alturas del sexenio un “gobierno de transición”, con “un gabinete distinto” y un enfoque político alejado de lo hecho hasta hoy por Los Pinos. El país, dijo AMLO para justificar su propuesta transicional, “ha entrado en un proceso preocupante y riesgoso de descomposición”, pero aún “está a tiempo de evitar un derrumbe precipitado y perjudicial para todos”.

Distantes por decisión propia de la movilización partidista en apoyo al magisterio disidente (marcha en la cual, por cierto, en la vanguardia destacó la presencia de Manuel Bartlett, quien en su etapa priista fue enérgico secretario de gobernación, con caídas de sistema incluidas, y secretario federal de educación; Bartlett y la también senadora Layda Sansores corresponden formalmente a la bancada del Partido del Trabajo, pero el año pasado se anunció que en realidad su adscripción debía asumirse como PT-Morena), activistas y familiares de los desaparecidos de Ayotzinapa cumplían con la protesta que mes tras mes realizan para que no se olviden los hechos y para que se sostenga la demanda de justicia y verdad. Unos cuantos frente a los miles en la marcha morena, tuvieron que esperar a que se desahogara ésta para poder cruzar rumbo a las instalaciones de la procuraduría federal de eso que llaman justicia. Manifestaciones y mítines irán y vendrán, elecciones y candidatos han ido y venido, y el caso de los 43 normalistas sigue sin solución, incluso encaminado a que los tiempos electorales ya tan acelerados le resten visibilidad, a que los afanes comiciales le confinen al archivo de los pendientes eternos.

El movimiento popular y magisterial contra la reforma Peña-Nuño ofrecía distintas facetas en estos días posteriores a la reanudación de los diálogos en Bucareli. En Hermosillo siguen presos los dirigentes de la sección 22 oaxaqueña, Rubén Núñez y Aciel Sibaja (secretario general y exsecretario de finanzas, respectivamente), aunque en la jurisdicción federal se les concedió la posibilidad de llevar el proceso en su contra en libertad, previo depósito de una caución pagadera en quince días y con restricciones como, por ejemplo, no participar en “concurrencias” que pudiesen derivar en actos contra las leyes. Ese abrir federal de puertas (en una de tres causas penales existentes) no tuvo como consecuencia la salida del penal de Hermosillo, donde fueron recluidos, pues está pendiente la definición de las puertas estatales, las oaxaqueñas, donde se procesa una acusación por robo. Con esos pasos preliminares, convenientemente imprecisos aún, se reanudarán hoy las pláticas en la secretaría de Gobernación, donde una de las demandas magisteriales es la liberación de sus compañeros.

El sábado reciente se dio otra movilización importante en la Ciudad de México, en defensa de la diversidad sexual. La marcha del orgullo gay pudo llegar al zócalo capitalino y además contó con palabras de aliento de Enrique Peña Nieto, quien puso en Twitter mensajes notables si se toma en cuenta la irritación que en la estructura eclesiástica nacional provocó el envío desde Los Pinos de una iniciativa para formalizar en la Constitución la posibilidad de los matrimonios igualitarios. Los jefes de la iglesia católica en México se sienten “traicionados” por la postura de EPN en esa materia y realizaron activismo contra el PRI en las pasadas elecciones, lo que restó viabilidad a los candidatos de tres colores afectados sustancialmente por el hartazgo ciudadano contra la corrupción, la impunidad y la inseguridad.

Y, mientras en España a pesar de todo ganaba el Partido Popular, pero no por mayoría suficiente para dar viabilidad a la formación de gobierno, con la izquierda menguada (el PSOE en segundo lugar, pero a la baja, y Podemos sin dar el salto a pesar de (o debido a) la alianza con Izquierda Unida), ¡hasta mañana, con la multiplicación del odio racial en Reino Unido luego del Brexit!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.