éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo
Sonia y el factor Calderón
1 junio, 2015
reforma energética
México SA: Débito vs. crecimiento: 8-1
1 junio, 2015

Astillero: ¡Al fin: cierran campañas!

Astillero, Pacto por México

C ierran las campañas pero siguen abiertas las evidencias de irregularidades graves. El tufo del fraude en curso es fuerte, pero aún así los partícipes en la obra de teatro electoral prefieren cumplir con sus roles establecidos, entre los cuales se incluye, desde luego, la oposición institucional en sus distintos grados. Mítines, discursos, acarreos, promesas y advertencias, en un carrusel de temporada a cuyo final los ganadores seguirán montados en su caballería ventajosa previamente establecida, mientras los adversarios insertos en el sistema se irán conformando con los premios de consolación o las porciones convenidas o por convenir. El juego democrático, le llaman.

El tribunal electoral federal deja constancia de las reglas tramposas de la competencia. Si alguien creyó en días pasados que cuando menos se sostendría una pálida sanción fijada por el INE, de tres días de prohibición de propaganda en radio y televisión al persistente violador apodado El Verde, ahora se habrá enterado de que a éste le redujeron el de por sí ínfimo castigo de 72 horas de abstención propagandística para que quede en 24, según eso a cumplirse hoy, lo que acabaría siendo algo así como dejar sin cena por una noche al glotón imparable que durante meses saqueó cocina y despensas.

O la reposición de la candidatura del payaso Lagrimita, inequívocamente dirigida contra el movimiento que con muchas posibilidades de triunfos municipales en Jalisco encabeza Enrique Alfaro, éste como candidato a presidir Guadalajara. Un día antes de que el tribunal electoral federal “decidiera” reinstalar el esquirolaje “independiente” (sólo alcanzó 1.91 de las firmas del padrón, pero los amables magistrados decidieron que con eso era suficiente), en la zona metropolitana de Guadalajara ya había propaganda de Lagrimita en paraderos de autobuses, enderezada sobre todo contra Alfaro.

En la capital del país, el Partido de la Revolución Democrática cerró campaña con una movilización que sus adversarios consideraron alcanzada mediante acarreo y regalos, mientras uno de sus principales dirigentes reales, Jesús Ortega, celebró en Twitter un “Zócalo desacralizado. El Zócalo Cívico y Laico, perredista”. Un tuitero astillado pidió al ex presidente del sol azteca que explicara tales conceptos y éste respondió que “AMLO había hecho del Zócalo un espacio donde, cual sumo sacerdote, oficiaba un ‘rito sacro’ cuasi religioso, antilaico”. Por cierto, el nuevo pontífice del sol azteca, Miguel Ángel Mancera, consideró conveniente no confirmar con su presencia en el Zócalo espaciadamente “lleno” su jefatura política y su parcialidad amarilla.

Morena centra sus mayores expectativas de triunfo en el mismo Distrito Federal, donde fuerzas combinadas han desplegado en su contra una estrategia de impactos múltiples (que van desde la institucionalizada compra de votos por la vía asistencial hasta la campaña telefónica de miedo) con la cual se busca impedir triunfos que en una contienda más o menos aceptable parecerían muy viables para el nuevo partido, sobre todo en las delegaciones Cuauhtémoc, Iztapalapa y Tlalpan. El presidente del consejo nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, incluso anunció en San Luis Potosí su propósito de hacer una gira mundial, cuando menos con dos países por cada uno de los continentes, para denunciar lo que sucede en México y tratar de “limpiar” la imagen de nuestro país en el extranjero.

En Michoacán, adonde fue a apoyar a su hermana que busca ser gobernadora, Felipe Calderón llamó Chano y Chon a los candidatos del PRD y el PRI (Silvano Aureoles y J. Encarnación Orihuela), y dijo que gobernadores pertenecientes a estos partidos no quisieron hacer nada contra Los caballeros templarios, a pesar de que él, FCH, había entregado a Leonel Godoy y a Fausto Vallejo (en sus respectivos momentos de mando), listas de personal de seguridad pública que eran cómplices de la delincuencia organizada y recursos económicos para combatirlos. La hermana Cocoa incluso lloró al precisar que el sentido del voto el próximo domingo será “por el futuro, por nuestros hermanos desaparecidos, torturados y sacrificados por los delincuentes”.

La amenaza de impedir la realización de los comicios, sobre todo en Guerrero, Michoacán y Oaxaca, llevó al gobierno federal a anunciar la posposición de los procesos evaluatorios que son sustanciales en la reforma falsamente educativa que aquí siempre se etiquetó como meramente laboral y administrativa. No habían logrado doblegar a Los Pinos las beligerantes marchas y plantones en la capital del país y en otros estados, pero el cálculo electoral inmediato y la necesidad táctica de no sumar el activismo magisterial a las eventuales protestas posteriores a las urnas, provocó que la SEP diera a conocer la decisión superior de establecer una tregua “indefinida” (aunque esa “indefinición” puede terminarse apenas se logre la calificación electoral) debido a “nuevos elementos a considerar”.

El recular peñista generó reacciones adversas hasta en la junta de gobierno del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, donde señalaron que “la medida anunciada es una invasión a la competencia del INEE y vulnera su autonomía constitucional”. La televisiva organización denominada Mexicanos Primero también emprendió una campaña de presión para que se dé marcha atrás a la escandalosa decisión. El revuelo acicateó las versiones de que el titular de la Secretaría de Educación Pública, Emilio Chuayffet (quien pareciera no haber tomado nunca posesión efectiva del cargo, salvo para hacer discursos pretenciosos y cobrar las quincenas), habrá de dejar su asiento, tal vez para dar paso al rector de la UNAM, José Narro, de sabida cercanía con Los Pinos. Y sin embargo, los profesores no oficialistas siguen decididos a boicotear el proceso electoral y a sostener la lucha integral contra la reforma dizque educativa.

Y, mientras Eruviel Ávila cumple la instrucción del consejo electoral del estado de México para que desmonte la campaña de proselitismo con recursos públicos en favor del Verde, ¡hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.