De San Quintín a San Luis, el jornal extenuante
24 marzo, 2015
reforma energética
México SA: Se desinfla el ‘‘futuro promisorio’
24 marzo, 2015

Astillero: Arely y los viejos tiempos

Astillero, Pacto por México

L a teleprocuradora federal de justicia no ofrece nueva programación y ni siquiera nuevos personajes. Con imaginación agotada, o con muchos compromisos con las casas patrocinadoras, recurre a actores de historias viejas, densas y enredadas, para confirmar que la tendencia general de la administración Peña es el retroceso, la recuperación del pasado reprochable, la rehabilitación perniciosa.

El mensaje de la Procuradora de las Estrellas, Arely Gómez González Blanco, ha sido contundente a la hora de anunciar sus nuevas contrataciones de temporada. Tres de ocho designaciones recayeron en figuras que lo fueron de producciones del panismo, en especial durante los rodajes a cargo de uno de los dos titulares de la PGR en tiempos del foxismo, el general Rafael Macedo de la Concha, y de dos de los tres procuradores que hubo durante el calderonismo, el santo patrono de la actual teleprocuradora, Eduardo Medina Mora (actualmente antitético ministro de la Corte), y el chihuahuense Arturo Chávez Chávez.

El retorno de tres “emisarios del pasado” (para recuperar la fraseología del echeverrismo citado recientemente por cuanto a represión al periodismo crítico) confirma las peores prácticas facciosas en los aparatos policiacos y judiciales, donde los bandos en pugna, protectores de determinados intereses y casos, suelen someterse a expectativas pendulares que hoy los expulsan y mañana los reactivan, que hoy son acusados de corrupción y mañana son los acusadores en turno. Así sucede que ahora regresa del pasado el sinaloense Gilberto Higuera Bernal, quien ocupó con el general Macedo la misma subprocuraduría de control regional, procedimientos penales y amparo, que ahora le restituye la teleprocuradora. Felipe de Jesús Muñoz Vázquez, por su parte, fue subprocurador de delitos federales con el santo patrono de Arely, Eduardo Medina Mora, y ahora es subprocurador especializado en investigación de la delincuencia organizada. Y como visitador general se recicló a César Alejandro Chávez Flores, quien había estado en el mismo sitial con Arturo Chávez Chávez.

La recuperación de tales activos florecientes durante presidencias panistas puede significar que el grupo de Medina Mora-Gómez González Blanco paga con la reinstalación victoriosa a quienes sirvieron a intereses priístas en las administraciones de blanco y azul (siempre se dijo que Felipe Calderón botó a Medina Mora de la PGR porque era abiertamente servicial con los priístas). Pero, más allá de tales especulaciones grupales, lo cierto es que, con estas cartas marcadas vueltas a poner sobre la mesa, el peñismo convalida y premia las políticas del foxismo complaciente con el narcotráfico y del calderonismo funerario. En el fondo, con estos nombramientos de recirculación, el priísmo confirma su identidad con las peores prácticas del panismo fallido. XHPGR retro, con telenovelas rehechas.

Polimnia Romana Sierra Bárcena (el primer nombre significa “la de muchos himnos” y corresponde a una de las musas) es una veterinaria que acompañó a Andrés Manuel López Obrador durante muchos años como parte de su equipo de seguridad y logística, tanto en el gobierno del Distrito Federal como en sus incesantes campañas y giras. Jefa de las Gacelas que cuidaban al tabasqueño en el mando capitalino, activista en la defensa del petróleo (a la que llegaron a calificar de Adelita chic por sus gustos y aficiones) que fue capaz de tirarse al suelo para tratar de impedir el paso de un autobús que trasladaba a legisladores que votarían reformas calderonistas en materia energética y partícipe de siempre en el pequeño equipo de viaje de AMLO por todo el país, Polimnia dejó ese círculo íntimo del amlismo en diciembre de 2011 y luego, siendo en realidad perredista, fue candidata del PT a diputada a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), regresando más adelante a la bancada del PRD en acuerdos aritméticos de cúpulas partidistas.

Junto con Fernando Zárate (actual diputado federal, ex secretario particular de Jesús Zambrano), Polimnia pretendió desarrollar un plan político en la delegación Álvaro Obregón, con la vista puesta en la jefatura de la demarcación y en un asiento en la ALDF. No les fueron favorables los designios de Miguel Ángel Mancera, quien tomó el control de las candidaturas (y, luego, del financiamiento y operación de las campañas) del sol azteca en la ciudad de México. Así que ambos renunciaron al PRD y ahora competirán a nombre del Verde Ecologista y el PRI por los cargos que buscaban, Sierra Bárcenas a la delegación y Zárate a la Asamblea Legislativa.

Los nuevos himnos partidistas, que fortalecen la pretensión priísta de alzarse con más victorias que nunca en la competencia electoral chilanga, provocaron fuertes críticas en redes sociales a Polimnia, quien explicó a esta columna las razones por las que dejó el equipo de López Obrador: “los recorridos que hice por todo el país hicieron que naciera en mí una fuerte necesidad de querer cambiar las cosas”, pero “en el equipo de AMLO no podía crecer. No hay espacio para nuevas generaciones y, sobre todo, nuevas ideas”.

La versatilidad y promiscuidad de himnos en el ruidal partidista rumbo a las urnas de junio es parte de un descarnado proceso de recomposición de posiciones y actores. El sol azteca, por ejemplo, se alía al Panal en el DF para sumar la fuerza de René Arce en Iztapalapa al intento de frenar a Clara Brugada y Morena. El PT lo mismo apoya al PRI en Querétaro que al PAN en el estado de México. Movimiento Ciudadano apuesta el sostenimiento de su registro nacional a Enrique Alfaro en Jalisco (con Emilio González Márquez y el cardenal Juan Sandoval como aliados poco discretos), y abre la puerta a panistas (como Fernando Elizondo en Nuevo León) y a ex perredistas (como Marcelo Ebrard y algunos de sus seguidores). Muchos himnos pragmáticos en la partitura contrahecha de la política mexicana desafinada y carente de espiritualidad. ¡Hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.