reforma energética
México SA: El ‘‘arsenal’’ mexicano
29 abril, 2015
Sindicalizados de Soledad siguen en plantón a las afueras del Congreso
29 abril, 2015

Astillero: DF: reforma malformada

Astillero, Pacto por México

E n medio de las vacuas campañas de candidatos y partidos política e ideológicamente fofos, una alianza manipuladora de Miguel Ángel Mancera y Enrique Peña Nieto ha empujado una efectista “reforma política” en el Distrito Federal que al menos en el proyecto legislativo que anoche se discutía en el Senado de la República implicaba una aberrante reivindicación del dedazo, al establecer que 40 por ciento de los diputados a un congreso constituyente capitalino serían designados por cuotas a repartir entre las cámaras de diputados y senadores, y entre el jefe del gobierno capitalino y el ocupante de Los Pinos.

Es decir, los capitalinos solamente tendrían por sí mismos la oportunidad de elegir a 60 por ciento de esos constituyentes, lo que en los hechos daría a la muy bien avenida dupla Peña-Mancera la posibilidad de controlar dicho congreso fundacional con un pequeño esfuerzo porcentual de cooptación. A contracorriente del marcado talante liberal y progresista de la capital del país, expresado de manera contundente en las urnas a partir de que se han realizado comicios para suplir las históricas designaciones priístas delegadas, los arreglos cupulares para dar a luz la mencionada reforma priorizan la conservación de privilegios y el cercenamiento de derechos y facultades ciudadanas, con una abierta caracterización antidemocrática y centralista.

En términos prácticos, esa estructuración del futuro constituyente significaría una tramposa inserción relevante del PRI y Los Pinos en un escenario donde no sólo han estado en evidente y contundente desventaja electoral, sino que algunos de sus personajes más conocidos (Enrique Peña Nieto, en un extremo de poder y, por citar un caso escandaloso, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre en otro polo) sufren una amplia repulsa de la que han dado cuenta diversas encuestas de opinión, grafitis, marchas y manifestaciones públicas.

Concebida como una especie de concesión gradual para lucimiento retórico de Mancera, aliado de Los Pinos, la mencionada reforma política no contiene propuestas que rompan y transformen la inercia de control cupular. Todo podría quedar en una reforma cosmética de oportunidad para simular que se “avanza”, aunque el hartazgo ciudadano en la ciudad de México hubiera merecido mucho más que los arreglos entre la clase política. En el fondo de las contenciones y la simulación está la estrategia priísta que desde la toma peñista del poder ha ido desarmando y golpeando los logros ciudadanos conseguidos durante las administraciones de Cárdenas, López Obrador y Ebrard.

A pesar de su posicionamiento electoral deficitario en el Distrito Federal, el PRI (es decir, Peña Nieto), en entendimiento con el PRD capitalino (es decir, Miguel Ángel Mancera, a quien los Chuchos han entregado el poder en el DF para que el erario se encargue de las campañas del sol azteca), avanza desproporcionadamente con este proyecto de reforma política y su constituyente con ala “plurinominal” concesionada a las élites. Ese cierre de filas Peña-Mancera está presente en las abiertas maniobras de poder que buscan frenar a Morena en demarcaciones claves, como Tlalpan, Iztapalapa y Cuauhtémoc, donde hay un ánimo colectivo favorable al partido lopezobradorista. A la hora de entregar esta columna continuaba el análisis y “debate” relacionado con la mencionada “reforma”. Sería meritorio que al final de esa prolongada sesión se hubieran quitado los candados a la ciudadanía y se estableciera la elección directa del ciento por ciento de los diputados constituyentes como primer paso para que una amplia y vigorosa discusión trazara las líneas de una auténtica reforma política capitalina.

Hoy se entregará al Instituto de la Nulidad Electoral (INE) el conjunto de firmas ciudadanas que exigen el retiro del registro al partido de las cuatro mentiras (también conocido por los proveedores de propaganda “utilitaria” como PVEM). Los directivos del citado INE negaron la sala de prensa a la comisión que llevará tales firmas, pues dichas instalaciones son “solamente para los partidos”. A pesar de ello, la información a los periodistas se dará en la explanada del edificio donde Lorenzo Córdova es el consejero presidente. Mientras tanto, el P4M sigue tan campante, repartiendo regalos y propaganda por doquier, violando una y otra vez las de por sí laxas reglas de la competencia, pagando socarronamente multas con el mismo dinero público y demostrando la terrible incapacidad de las “autoridades” electorales.

En anterior columna se develaron en detalle los entretelones accionarios de la pugna entre el tapatío Jorge Vergara y la chihuahuense Angélica Fuentes, aún esposos que son propietarios de Omnilife, Chivas y otras empresas de menor renombre. Ayer un juez federal le concedió el recurso de amparo a Fuentes para dejar sin efectos todo lo actuado a partir de una peculiar decisión de Efraín Zúñiga, juez décimo mercantil del primer partido judicial de Jalisco. Dicho en términos llanos, se desactivan las medidas que en casa había conseguido Vergara para darle control sobre los negocios en litigio, y las cosas vuelven al escenario ya revelado aquí, con Vergara como dueño de 51 por ciento de Omnilife y de 50 por ciento de las demás empresas, pero su aún esposa como directora general que solamente puede ser removida con el voto del ciento por ciento de las acciones. No se realizará la asamblea programada para hoy, en la que Fuentes pretendía recuperar esa dirección general, pues considera que hay riesgos personales para ella, pero sus abogados consideran que el amparo federal es un gran triunfo. La telenovela de “sociales”, empresarial y deportiva tendrá muchos episodios más.

Y, mientras Mónica Aspe Bernal, hija del operador hacendario del salinismo en varios sexenios, entre ellos el actual, ha sido designada subsecretaria de Comunicaciones y Transportes, ¡hasta mañana, con el comisionado nacional de seguridad, Monte Alejandro Rubido, repartiendo optimismo estadístico sobre disminución de secuestros en Morelos!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.