Cuestiones de honor
20 febrero, 2015
Todo, menos la indiferencia o la resignación
20 febrero, 2015

Astillero: Discursos, promesas, aplausos

Astillero, Pacto por México

D el mexiquense que no tiene quien le aplauda al Charro de Huentitán, a quien la audiencia verde olivo no dejó de ovacionar. Del escándalo macroscópico de las residencias de superlujo adquiridas por supremos funcionarios en fragoroso tráfico de influencias, cuerpo a cuerpo, a las microscópicas “acciones” de vivienda en favor de los militares que ayer celebraron su día en el Campo Marte con un desayuno y discursos del general Salvador Cienfuegos; del titular de Sedatu, Jorge Carlos Ramírez Marín, y del depositario sexenal de cuatro estrellas, el inmobiliario Enrique Peña Nieto.

Discursos elogiosos, develación de un monumento memorial y el canto de un Vicente Fernández en siempre reanudada gira de despedida, mientras en Chilpancingo grupos de personas encapuchadas lanzaban piedras y petardos contra instalaciones militares, señalando a la institución castrense como corresponsable de la desaparición de 43 normalistas: Ayotzinapa como referente imborrable en la valoración de un segmento social respecto de las fuerzas armadas, con el agregado del expediente de Tlatlaya, estado de México, que no por contar con menor difusión mediática e ínfima protesta social es menos significativo.

Con las armas como sostén político (al igual que sucedió con Felipe Calderón, obsequiosos estos funcionarios, aunque sea de palabra, con la tropa que acaba siendo casi el último reducto de esos gobernantes tan impugnados como necesitados de la cobertura militar), Peña Nieto emitió una exculpación adelantada que en tiempos normales ni siquiera habría necesitado su pronunciación: “La honorabilidad de las fuerzas armadas –dijo– está por encima de cualquier sospecha o duda”. Así debe ser y así confían muchos ciudadanos en que sea. Pero ningún criterio personal, por muy encumbrado que esté el opinante en el organigrama gubernamental, puede suplir el natural curso de los procesos judiciales que en realidad deberían alentar y respetar los altos funcionarios y no entorpecerlos ni pretender diluirlos con cantarinas frases exculpatorias.

El propio secretario de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos Zepeda, enfatizó la importancia de cubrir a plenitud las fases del proceso judicial hasta tener resoluciones en forma, pero también advirtió que “en ocasiones se nos ha señalado sin agotar los cauces legales o sin pruebas serias, para tratar de desprestigiarnos y con ello dañar la confianza en nosotros depositada”. También señaló, en evidente respuesta a las constantes y crecientes críticas y acusaciones sobre esos temas, que “en el gen institucional de las fuerzas armadas, en la conciencia de cada soldado, no existe el afán de violentar los derechos de las personas o violentar el estado de derecho”. Todo lo contrario: “mantenemos el compromiso irrenunciable de actuar con transparencia, respetamos las determinaciones legislativas judiciales y promovemos el respeto a los derechos humanos”.

Y así se cumplió otro Día del Ejército. Peña Nieto flanqueado por los titulares de la Sedena y la Marina, más los edecanes de la izquierda partidista, Luis Miguel Barbosa y Silvano Aureoles, éste ya listo para dejar su actual cargo legislativo e ir a Michoacán como candidato explícito del PRD e implícito de Los Pinos. Presente, el gabinete en pleno, con el rasposo fabulador Murillo Karam en sintonía con el rigor cuartelario y, por ejemplo, la secretaria Rosario Robles en espera de que el PRI confirme a su hija una candidatura a diputada por un distrito capitalino susceptible de asistenciales estímulos electorales. Fiesta en grande en el Campo Marte, degustación escultórica por el centenario del Ejército cumplido dos años atrás. En Guerrero, en tanto, la Coca Cola recuperaba a empleados “retenidos” para canjearlos por el retiro, concedido, de acusaciones contra tres jóvenes detenidos bajo acusación de robo a sus camiones repartidores. El México de los contrastes, las contradicciones y la polarización. Pero, eso sí, Vicente Fernández sigue cantando mientras la gente no deje de aplaudir.

Tanto brilla la justicia en México, y sus funcionarios son tan responsables, que el priísta Omar Fayad, hidalguense, presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Senado, se mostraba sorprendido ante las dudas y señalamientos adversos de miembros del Parlamento Europeo respecto del caso Ayotzinapa, en el contexto de una reunión de la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea. “N’ombre, en México está perfectamente ubicado, determinado, resuelto. Sabemos cuál fue el móvil, sabemos quiénes son los autores materiales, intelectuales. Se tienen detenidas a más de 80 personas, sujetas a proceso penal, prácticamente a un par de meses de que se sucedieran estos lamentables hechos. Se tiene conocimiento absoluto, momento a momento, de lo que se vivió el día de estos trágicos acontecimientos”. Lo que pasa, diría el orondo legislador, es que los familiares de los 43 están manipulados políticamente. ¡Aplausos!

ASTILLAS (POSTALES):

Dice Salvador Ávila Beltrán que es menester “señalarle al presidente del INE, Lorenzo Córdova, que precisamente fue en los cafetines, cantinas y salones de té del siglo XIX de esta gran ciudad capital donde se planearon y apalabraron innumerables motines, levantamientos, asonadas y cuartelazos que tan divertido y movido hicieron el transcurrir cotidiano de nuestros tatarabuelos. Por piedad, regálenle un ejemplar de Memorias de mis tiempos, de don Guillermo Prieto”…

Raúl Benet comparte que él“y María decidimos no pararnos nuevamente en un cine en tanto no desaparezcan los muy molestos espots del Verde, e invitar a tus ya de por sí bastante astillados lectores a considerar esta posibilidad”…

Desde Ciudad del Carmen, Gabriel Lezama escribe: “muy desesperanzador el Astillero de este jueves, no veo alternativa sustancial que pueda generar un cambio real. Solo que el pueblo vote inteligentemente, y que se respetara esa decisión, podría sacudirse la rama”… ¡Hasta el próximo lunes!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.