El desempleo afecta “desde abogados hasta payasitos”
30 abril, 2015
El alcalde asegura que no le teme a las auditorías
30 abril, 2015

Astillero: El geógrafo Peña

Astillero, Pacto por México

E s de celebrarse que durante el viaje de ayer a tierras sinaloenses el geógrafo de Los Pinos no haya expedido más nombramientos disparatados de ciudades como estados de la Federación. Así fue que, por fortuna, Mazatlán, adonde fue a inaugurar un libramiento carretero, no terminó clasificada como entidad federativa, tal cual sucedió por decreto circunstancial con Lagos de Moreno y León, a las que el abogado de la Universidad Panamericana declaró “estados” en lugar de Jalisco y Guanajuato o junto a ellos.

No es irrelevante el rosario de errores conceptuales y discursivos con los que Peña Nieto va haciendo palidecer el historial de Vicente Fox, cuyas metidas de bota parecían insuperables. Sabido es que no es hombre de lecturas (la Feria Internacional del Libro lo exhibió luego que le solicitaron tres lecturas que hubieran marcado su vida), que no tiene conocimientos profundos de materia relevante alguna (por ello adquirió y mantiene tanta relevancia Luis Videgaray, el poder tras el trono intelectualmente silvestre), que sus discursos le son hechos por especialistas y leídos mecánicamente en un instrumento de ayuda visual (el famoso teleprompter, trasplantado de los estudios televisivos a los actos públicos) y que su visión del país y del mundo es ligera, superficial y elementalmente práctica.

Pero, aun así, resultan preocupantes, por indicativos, tantos equívocos a la hora de leer y no se diga de improvisar, tantos enredos tragicómicos en busca desamparada de alguna salida mínimamente decorosa y tanta persistencia de esa sensación de que el jefe de las instituciones mexicanas (haiga sido como haHiga sido) no se expresa correctamente porque no piensa correctamente y no sabe ni puede mandar correctamente. Ilustra lo anterior el más reciente “trabalenguas”, como él mismo lo calificó con pretensiones festivas que le fueron premiadas con aplausos, pronunciado al inaugurar carriles de una autopista: “Por un lado, acerca al gobernador del estado vecino de Lagos de Moreno, y de igual manera acerca al estado de este estado, al gobernador de este estado, al estado de León, donde se ubica León” (¿Cómo dice que dijo? Por cierto, ayer mismo el gobernador de Sinaloa, conocido como Malova, habló de “trasplantes multiorgásmicos”, ante lo cual EPN bromeó diciendo que quien hambre tiene en pan piensa).

En el contexto del pleito supermillonario entre los aún esposos Jorge Vergara y Angélica Fuentes (¡vaya pareja!) por el control de Omnilife, Chivas y otras firmas, resultó que un juez jalisciense emitió resoluciones favorables al primero (medidas cautelares que impedirían a la segunda actuar como directora general y tomar decisiones empresariales) teniendo como representantes en el proceso judicial a los mismos abogados de Vergara.

Luego que los representantes de Fuentes denunciaron esa condición de juez y parte, el propio Mario Sergio Zúñiga Luján, juez especializado adscrito al juzgado décimo de lo mercantil en Jalisco, reconoció que para representarlo en un juicio de garantías (118/2014) él designó como “autorizados a Óscar Michel Márquez y a Mayra Angélica Sánchez Grajeda (…) quienes también fueron nombrados como abogados autorizados de la parte actora (Jorge Vergara) en el sumario que ocupa, sin que lo anterior haya sido observado por el suscrito (el juez Zúñiga), dada la desatención del juicio de amparo de mérito y el cúmulo de trabajo, que es del dominio público, de este juzgado, (por lo que) es hasta este momento que me percato de tal situación” (auto de 28 de los corrientes, en expediente 891/215).

La aberrante designación como representantes del juez que lleva el caso, de abogados de una de las poderosas partes en pugna (Vergara, cuyo jefe de un equipo de abogados es Javier Coello Trejo, quien fue temible subprocurador general de la República en la administración salinista), pretende ser difuminada tranquilamente por el mismo Zúñiga Luján, pues “a efecto de salvaguardar el buen nombre de este tribunal y no incurrir en responsabilidad de cualquier índole (…) se declara nulo todo lo actuado, incluso el auto admisorio, y me excuso de conocer del presente juicio”.

Con esa declaración de nulidad caen provisionalmente las barreras conseguidas por Vergara para que su todavía esposa realice cuando menos una de las dos asambleas de accionistas a las que había convocado para reafirmarse como directora general omnipotente (sólo puede ser removida si el ciento de las acciones así lo decide, y ella tiene 49 por ciento de Omnilife y 50 por ciento de las demás empresas, incluyendo Chivas). Quedan pendientes las acusaciones de Vergara respecto de actos fraudulentos, uso de sellos para firmar documentos y otras acciones delictivas que habría cometido Fuentes, quien no es ninguna dama de la caridad y a quien caracteriza una voracidad empresarial arrolladora. Por lo pronto, no se pudo realizar la asamblea citada para ayer (relativa a Omnilife), pero hoy a las 9 am se tratará de realizar en Guadalajara, entre tensiones y amagos hasta de violencia física, la correspondiente al equipo de futbol, en un episodio más de la serie criminal que combina amores ahora convertidos en odios, y extraños negocios entre la reina norteña del gas y el hasta ahora exitoso vendedor tapatío.

La “reforma política” Peña-Mancera para el Distrito Federal fue frenada en San Lázaro debido a la oposición de varios partidos (incluso algunos miembros del sol azteca). No tendrán Mancera y el PRD esa bandera de “logros” en la presente temporada electoral y será la próxima legislatura la que procese el proyecto cuyo punto de mayor discordancia, pero no el único, es el de la designación cupular de 40 de los cien diputados constituyentes del nuevo estado.

Y, mientras Diana Beatriz Rincón Martínez espera en Mazatlán que alguien le pague el golpe a su automóvil, en el que viajaba con su familia cuando el penúltimo vehículo del convoy de seguridad de Enrique Peña Nieto la embistió, sin que el responsable se detuviera y sin que la policía municipal se presentara a levantar actas, por temor a enojos federales supremos, ¡hasta el próximo lunes!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.