reforma energética
México SA: Peña Nieto les concede
5 marzo, 2015
violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
Desde ahora, Videgaray anuncia un presupuesto recortado en 2016
5 marzo, 2015

Astillero: EMM, activista pro Televisa

Astillero, Pacto por México

S ociólogo, politólogo y preceptista debido a las circunstancias, el profe Servando Gómez, mejor conocido como La Tuta, dijo para sí, para su interrogador policiaco y para la nación entera que él en realidad era líder de “una banda de pendejos”. Autocrítica extensible a todo aquel que crea que le quede, en lo alto o lo bajo de la pirámide de los poderes, proveniente de quien ha sido casi gobernador de una entidad federativa, administrador de vidas y haciendas, juez de facto, virtual notario público y oficial del registro civil, videograbador de la picaresca política en curso, controlador y financiador de fuerzas armadas públicas y privadas, urna con cachucha que al ladearse hacia uno u otro candidato o partido decidía los comicios, todo un conocedor pleno de la política nacional.

La académica descripción tutista de uno de los grandes males nacionales (el relacionado con los liderazgos y los dirigidos, los gobernantes y los gobernados, en interacción vigorosa que lo mismo aplica el concepto del profe Servando a unos y a otros) pareciera provenir de una lúcida y rigurosa observación del momento que se vive en el país. Muchos mexicanos se quejan con fundada acritud de las prendas profesionales, éticas y cívicas de muchos de quienes ocupan cargos políticos, de gobierno o de representación popular, atribuyendo a esa clase política una calificación extremadamente baja, coincidente con los términos crudos usados en una camioneta de la Policía Federal donde se grabaron videos que las autoridades ni siquiera pudieron mantener en absoluta reserva, sino que fueron filtrados a tono con la nueva etapa de vinculación de los poderes represivos con el de las televisoras.

Pero tampoco los críticos se escapan de la amplitud descriptiva de la filosofía de Gómez (se habla sólo de Servando: astillada nota de exculpación, dirigida a la PGR). Día tras día, cada vez con peores métodos y cinismo, esa clase política tutizada da impunemente pasos vigorosos para su consolidación a muy largo plazo. Ya aprobada la colocación de la XHPGR, que luego se llamará XHFGN, está en turno la designación de Eduardo Medina Mora (Televisa, PRI, Peña Nieto) como ministro (y futuro presidente) de la Suprema Corte de Justicia de la Nación por quince años, con la expectativa de que sea el mensajero y operador de los poderes confabulados para expedir las “verdades históricas” y jurídicas sobre Tlatlaya, Ayotzinapa, las casas de la colonia Corrupción y otros asuntos que de seguro se acumularán, entre otros los relacionados con la imposición de los intereses trasnacionales en materia petrolera.

Justamente esos intereses poderosos han estado detrás de la telenovelera visita de Estado de la familia Peña-Rivera a los foros del Reino Unido (Angélica Rivera estuvo ayer en el set de Downton Abbey), cuyo momento clave se dará hoy en la ciudad escocesa de Aberdeen, la capital europea del petróleo, sede de varias de las principales empresas de energéticos interesadas en hacerse de algunas rebanadas del negro pastel mexicano (la referencia al color oscuro no es sólo por el petróleo en sí, sino por el entorno de corrupción). Las caravanas, paseos y ceremonias han sido el pago de imagen que el protocolo de aquel reino ha hecho a un visitante extranjero sabidamente en graves problemas, acusado ampliamente de violaciones a los derechos humanos y titular de un gobierno bajo repudio no solamente por el caso de los 43 normalistas desaparecidos. Por lo pronto, EPN ha recibido un préstamo, en el contexto energético, por mil millones de dólares para “financiar adquisiciones de bienes de capital y servicios proporcionados por empresas que realicen negocios en el Reino Unido”. No sólo se sigue endeudando más al país, en condiciones propicias para más corrupción, sino que hoy, en Aberdeen, podrán cerrarse tratos lesivos para la nación que habrán de ser cumplidos por el peñismo al costo político y social que sea. Billetes pa’ la banda.

El 4 de marzo del año pasado la gobernadora (premier, es el título oficial) de la provincia canadiense de Alberta, Alison Redford, fue notificada de que se le imponían fuertes restricciones en el uso de aviones oficiales, luego que una indagación oficial aseguraba que la funcionaria se había aprovechado de esos servicios, sobre todo en favor de su hija Sarah, a quien había llevado como acompañante a diversos viajes. Quince días después, la gobernadora anunció su renuncia al cargo, con fecha efectiva del 24 de ese mismo mes.

En México, los ocupantes de Los Pinos montan en las naves gubernamentales a quien les da la gana, sean familiares, amigos de esos familiares o amigos en general (además de maquillistas, cocineros, vigilantes y un aparatoso séquito imperial). Todo, desde luego, pagado con dinero público. Así se ha visto en el más reciente vuelo de Enrique Peña Nieto para cumplir con una visita de Estado a Reino Unido. Las hijas del titular del Poder Ejecutivo y de su esposa en alegre visita familiar ( http://bit.ly/1EnsYOX ) como otras que han realizado el citado EPN y Angélica Rivera, la actriz en retiro a quien en otros vuelos con cargo al erario han acompañado sus hermanos y parejas e hijos de éstas.

Corría enero de 2006. Vicente Fox hacía como que se oponía a la llamada “ley de medios”, aunque en los hechos no sólo dejaba que los intereses de Televisa predominaran, sino que los ayudaba. Incluso a través de uno de los miembros de su gabinete, según mencionaba la columna Bajo Reserva, de El Universal, que mencionaba “el activismo de un poderoso secretario de Estado, Eduardo Medina Mora, titular de Seguridad Pública federal. Fuentes del más alto nivel en el gobierno de la República aseguraron que Medina Mora –un personaje estrechamente ligado a la principal televisora del país– no participa en las deliberaciones sobre este asunto, pero el funcionario ha sostenido reuniones con opositores a las reformas en materia de televisión y telecomunicaciones, a los que ha expresado su certeza de que las mismas serán aprobadas, le pese a quien le pese ( http://eluni.mx/1zLtxM9 )”. ¡Hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.