El gran pendiente del abasto de agua
27 mayo, 2015
reforma energética
México SA: OHL: segunda tanda mejicana
27 mayo, 2015

Astillero: Las misteriosas maletas

Astillero, Pacto por México

C onvencida de que la función del periodismo es “administrar la reputación de los políticos” (concepto innovador que ha proclamado un periodista poblano a quien han acusado de pretender la extorsión por 10 millones de pesos a un político priísta), esta columna ha elaborado una ficha técnica de dudosa reputación para entender lo de la “maleta” enviada desde Bansefi al secretario particular de Emilio Gamboa Patrón: sucede que Charbel Jorge Estefan Chidiac fue secretario de finanzas del comité nacional priísta durante la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto. Como tal, conoció y convalidó las maniobras de financiamiento ilícito de actividades electorales que la oposición denunció como causales delictivas del apabullante triunfo mercantil del mexiquense, entre otras, las relacionadas con las tarjetas Mónex y Soriana.

Nacido en Oaxaca, pero con carrera política en Puebla, Estefan Chidiac forma parte de un grupo de políticos que se han especializado en el manejo de dineros públicos en función de proyectos grupales, entre constantes acusaciones de corrupción. El ahora candidato priísta a diputado federal lo mismo fue encargado de limpiar las cuentas del gobierno priísta de Manuel Bartlett Díaz en Puebla, como secretario de la contraloría (su cargo exacto fue el de secretario de desarrollo, evaluación y control de la administración pública del estado de Puebla), que promotor del voto priísta mediante fondos asistenciales en la administración de Mario Marín, con quien fue secretario de desarrollo social.

Dos veces diputado federal, Estefan Chidiac siempre fue acomodado en comisiones estratégicas en cuanto a temas de hacienda, cuentas públicas, programación y presupuesto y vigilancia de la Contaduría Mayor de Hacienda. En su primera estancia en una curul federal participó en comisiones especiales, desde las cuales ayudó a cuadrar números y a garantizar la continuidad impune de malos manejos del dinero público en el Instituto Mexicano del Seguro Social, la Comisión Federal de Electricidad, Luz y Fuerza del Centro y el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa).

Como premio a los servicios en la campaña presidencial de 2012, Estefan Chidiac fue enviado al Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros, Sociedad Nacional de Crédito, conocido como Bansefi, institución gubernamental federal que sucedió al Patronato del Ahorro Nacional y que ofrece servicios financieros a personas de bajos recursos económicos, principalmente en cuanto a “canalizar” los “apoyos” gubernamentales de programas como Oportunidades, con una red de cuando menos 6.5 millones de tarjetas de esa “banca social”. En aras de administrar más reputaciones, ha de decirse que otros premios de temporada recayeron en el primo Alfredo del Mazo, enviado a Banobras, y en Enrique de la Madrid Cordero, a cargo de Bancomext.

Desde Bansefi, Estefan Chidiac brincó a una candidatura priísta a diputado federal, pero en conversación telefónica intervenida estimó que quien le sucedería podría continuar con la entrega de “la maleta”, sin que se sepa el contenido de tal producto financiero, aunque antecedentes aéreos involuntariamente aportados por el gobierno veracruzano a cargo de Fidel Javier Herrera Duarte han hecho ver que por los cielos de la política es costumbre que viajen esas maletas voladoras con fajos de millones de pesos para “hacer política” o para que los políticos “se hagan” (más ricos).

La responsabilidad de dar continuidad a esa entrega de “la maleta” quedó en Alejandra del Moral Vela, quien a los 26 años de edad fue presidenta municipal de Cuautitlán Izcalli, estado de México, y ha sido dirigente mexiquense de Mujeres Jóvenes del PRI y diputada federal. El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, explicó en su momento que la designación se dio así porque la política en mención es mujer y “el ochenta por ciento de los clientes de Bansefi son mujeres”. En cambio, Humbertus Pérez Espinoza, vocero y presidente del Frente Mexiquense en Defensa de una Vivienda Digna AC, dijo que ese nombramiento “confirma que EPN sigue dando premios a personas cercanas a su círculo de poder que durante su desempeño como servidores públicos del gobierno del estado de México dejaron una gran estela de corrupción y saqueo de los recursos del erario”.

Y, en otra contribución solidaria para administrar la reputación de políticos y sus socios, anótese que en una nueva grabación puesta en YouTube ( http://bit.ly/1LHcF1m ) se escucha a Pablo Walletin, ahora ex director de Relaciones Públicas de OHL México, y a Gerardo Fernández, director jurídico de OHL México, en esforzada búsqueda de una manera de pagar a magistrados, de nombre y jurisdicción nunca precisados, por servicios prestados a la firma con matriz en España. En la parte conducente de las pláticas en mención, los sufridos ejecutivos de OHL hablan así: –No, bueno, pues yo no le puedo dar al magistrado el cheque. –Entonces, ¿cómo quieres que lo hagamos? –No, pues no hay otra forma. O sea, no hay otra forma: o se hace como siempre o no hay otra forma. ¿Cómo? Como hay apoyos ahí, a esa gente, de otra forma, de otra… –¿Por qué no le pedimos un cheque a Conmex (una filial de OHL) por el monto más los factores y luego lo cambiamos? –¿Y a quién se lo van a dar? –¿Mande? –¿A nombre de quién? ¿A ti? ¿A mí? –No, no, a la empresa El Patito y se le cobra el 16 y todo lo que es por el efectivo y todo.

Otro político necesitado de un administrador de reputaciones es Ricardo Monreal, el ex gobernador de Zacatecas que ahora busca ser jefe delegacional en Cuauhtémoc, en la ciudad de México, a quien captaron en intervención telefónica instruyendo a hacer un “contrato simulado” sobre gastos de campaña, con un hijo del gobernador perredista de Tabasco, Arturo Nuñez, como destinatario de la orden a la que los opositores al zacatecano buscan dar cauce legal para descarrilar a quien ahora milita en el partido Morena.

Y, mientras una marcha a los ocho meses de la desaparición de los 43 normalistas topa con Mancera, ¡hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.