reforma energética
México SA: Peso masacrado
22 enero, 2016
Moreira seguirá su proceso en libertad, pero no podrá salir de España
22 enero, 2016

Astillero: Política con zeta

Astillero, Pacto por México

Hoy, Humberto Moreira Valdés (HMV) podrá rendir su primera declaración judicial en España, luego de su sorpresiva detención que ha puesto en aprietos al sistema político mexicano. Al mismo tiempo, es posible que se conozcan más detalles del expediente criminal armado en contra de quien fue gobernador de Coahuila (entidad a la que dejó con una desorbitada deuda) y presidente del comité nacional priísta (hasta dos semanas antes de que Enrique Peña Nieto fuera declarado candidato oficial a la Presidencia de la República). Al respecto, el diario digital El Español (que ha aportado primicias sobre el asunto) hizo saber que “los investigadores tienen pruebas (…) que demostrarían que Moreira sería un ‘subordinado’ del cártel” de los Zetas y que “la razón” por la que dicho cártel habría matado “a su hijo en 2012, José Eduardo Moreira, de 25 años, fue porque el ex gobernador de Coahuila estaba moviendo dinero sin el control de la organización criminal” (http://goo.gl/3eHMaS ).

A reserva de que se confirme o desmienta la versión del mencionado diario español, en la propia Coahuila ha sido insistente el señalamiento popular de que ese grupo del crimen políticamente organizado sostuvo entreveramientos dominantes con el gobierno del primer Moreira. No es, desde luego, el único estado mexicano donde la población percibe que las autoridades estatales actúan conforme a los dictados de determinadas bandas delictivas, conforme a un ciclo perverso que comienza con el financiamiento de las campañas de candidatos que llegados al poder quedan comprometidos a devolver con altos réditos la “inversión” (normalmente, mediante asignación de obra pública) y a convertir el aparato gubernamental, sobre todo las áreas de seguridad pública, en instrumentos de protección a los capos patrocinadores y sus operaciones comerciales, y de acoso y exterminio de los grupos rivales que pretendan incursionar en la “plaza”.

Justamente donde residía el primer Moreira, en Barcelona, está como impensable cónsul de México el ex gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán (no faltan quienes se preguntan entre broma y serio si la acción contra el coahuilense es una reacción de España ante la ofensa de mandar tal representante diplomático), a quien sus adversarios responsabilizan de haber abierto las puertas a ese grupo que entonces y ahora (con la grotesca prolongación del fidelato que ha significado Javier Duarte de Ochoa e incluso con escisiones del cártel original) mantiene a la entidad bajo un imperio de terror, con secuestros, cobro de piso, asesinatos y extorsiones siempre bajo protección de mandos municipales y estatales.

Significativo es que para el proceso de elección del candidato a gobernador de Veracruz (que desembocó en el senador Héctor Yunes Landa), el PRI de Manlio Fabio Beltrones hubiera enviado como delegado general al senador Manuel Cavazos Lerma, un activo histórico del salinismo que fue gobernador de Tamaulipas y al cual, según el columnista Salvador García Soto, el gobierno de Estados Unidos ha retirado su visa, en un contexto que mantiene a los también ex gobernadores de esa entidad Tomás Yarrington y Eugenio Hernández con órdenes de aprehensión en ese país, siempre mencionados tales políticos priístas como responsables de permitir las actividades de los grupos que en realidad, aunque sostengan una salvaje pelea entre sí, gobiernan en específico ciertas porciones de esa entidad norteña y en general toda ella, el cártel del Golfo y los mencionados Zetas.

La acometida española contra Moreira tiene sus propias circunstancias, pero ha sido cuando menos incitada por investigadores y autoridades de Estados Unidos. A pesar de que en México el caso del político bailarín y sus comprometedoras derivaciones políticas ha sido mediáticamente manejado en un tono menor, casi desaparecido de los espacios periodísticos relevantes (empeñado el gobierno federal en fijar la atención pública en detalles menguantes del tema de Kate del Castillo e incluso ahora de una diputada panista sinaloense), el fondo y la forma de lo que hoy se desahogará en Madrid es un leñazo contra el peñismo, sus aliados y su forma de hacerse del poder. En Madrid está el proceso, pero en Washington están los enojos y la presión. Desde luego, esta obra de teatro criminal (aunque le quiten marquesinas en México) continuará…

El saltillense Instituto Municipal de la Mujer (IMM) ha convocado a una Caminata con tacones para celebrar el próximo 21 de febrero el Día Nacional de la Mujer. “Las mujeres sólo inclinamos la cabeza cuando nos medimos los zapatos”, es la frase escogida para encomiar la lucha de género por el respeto a sus derechos. El cartel de promoción muestra un par de pies en marcha, con zapatos color rosa con la parte baja en café claro, montados sobre altos tacones delgados de los que suelen llamarse “de aguja”.

Con rapidez ha sido criticada la ocurrencia de la administración panista encabezada por Isidro López Villarreal (hijo de uno de los fundadores del Grupo Industrial Saltillo; el cuarto miembro de esa familia en ocupar la presidencia municipal de la capital coahuilense, pues lo han hecho su tío Rosendo Villarreal, su hermano Manuel y su primo Jorge Torres López, quien incluso fue gobernador interino luego de Humberto Moreira y acusado de intenso saqueo del erario estatal, todo según datos del periodista José Guadalupe Robledo en http://goo.gl/EFMTQF ).

Como parte de ese rechazo, la Red de Mujeres de La Laguna, en cuya comisión de vocería está Ariadne Lamont, demanda la cancelación de la mencionada caminata taconera, “por ser un evento sexista, por contribuir a que se reproduzcan estereotipos de género, por no aportar nada al empoderamiento de las mujeres y, finalmente, por considerarla un retroceso en la lucha de las mujeres por una vida libre de todo tipo de violencias”.

Y, mientras crece la indignación por el ecocidio en el manglar Tajamar de Cancún, agudizada por las cínicas explicaciones de la Semarnat, ¡hasta el próximo lunes!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.