Advierte Martínez Benavente que no procederá la demanda contra Proyecto Tábano
25 Junio, 2015
reforma energética
México SA: México, paraíso Forbes
26 Junio, 2015

Astillero: Trump, Míster Canalla

Astillero, Pacto por México

E l magnate estadunidense Donald Trump ha hecho el suficiente escándalo temprano para convencer a los republicanos estadunidenses de que no tiene el equilibrio mental ni la mínima formación intelectual para siquiera aspirar a atender los cada vez más complicados asuntos del imperio en decadencia. Aunque, claro, cualquiera podría invocar los casos de Ronald Reagan y George W. Bush (por citar dos expedientes negativamente muy ilustrativos) para sustentar la premisa contraria. Es decir, que justamente ese tipo de personajes vacuos y torpes encarnan el espíritu y el entendimiento mayoritarios de una nación dominada por intereses corporativos a los que muy bien van ciertas marionetas tragicómicas infladas.

Trump ha entrado en vertiginoso conflicto con más personas de las que suma a su debatible causa. El músico y compositor canadiense Neil Young deploró que una de sus piezas fuese utilizada por el multimillonario en su arranque de campaña, ante lo cual Donald reviró acusando al artista de “hipócrita”. En Nueva York se publicó que una agencia de contratación de actores, Extra Mile Casting, ofreció 50 dólares a “extras” para que portaran camisetas, cartulinas y banderolas de “apoyo” en el primer acto político del económicamente muy éxitos o empresario inmobiliario y operador de casinos.

Pero la peor de las pifias del especialista en ellas fue cometida al postular en su discurso político inaugural que “cuando México envía (a Estados Unidos) a su gente, no envía a los mejores. Envía a la gente que tiene muchos problemas, que trae drogas, crimen, son violadores”. Aunque, concedió, “algunos de ellos son buenas personas”. También anunció que de llegar a la Casa Blanca impulsaría la construcción de un muro a lo largo de toda la frontera con México, país al que obligaría a pagar el costo. Luego, ante la tormenta que provocaron sus canallas palabras, utilizó el recurso clásico de cobardía al responsabilizar a los medios de comunicación de “distorsionar” sus dichos.

El aprendiz (tal es el nombre del reality show por televisión que protagonizó Trump) ha recibido severas lecciones de parte de la comunidad llamada “latina” o hispana en el vecino país. El propio presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tuvo la entereza que faltó al de México al expresar su “repudio total” a las declaraciones de Donald Trump. “Bandido, ladrón, cómo te vas a meter con nuestros hermanos de México que bastante perseguidos y explotados son por ustedes (…) Qué indignación, quien se mete con México se mete con Venezuela. Quien se mete con los mexicanos se mete con los venezolanos”.

Además de la vergonzosa elusión de las instancias mexicanas diplomáticas y de Los Pinos, incapaces de molestar siquiera con posturas teatrales, pero vigorosas, a los poderosos del norte, hubo una lamentable declaración de Ximena Navarrete, la tapatía que fue reina mundial de belleza en 2010: “Las declaraciones que el señor Trump ha hecho NO (mayúscula en el original) me las tomo personales ni me afectan (…) Reitero que mi relación de trabajo siempre ha sido muy buena, ya que siendo dueño del concurso Miss Universo tuve oportunidad de trabajar con él (…) Como mexicanos, en lugar de tanta queja inútil proponte ser cada día mejor. Y como decimos en México: que se ponga el saco a quien le quede” (es probable que, de haber vivido en tiempos de la Conquista, la bella Navarrete habría sido exitosa traductora).

Hubo personajes relevantes que sí se pusieron el saco. Lupita Jones, la primera mexicana en ganar el concurso Miss Universo, consideró “mal afortunadas” y “ofensivas” las palabras del dueño de la emblemática Trump Tower. Incluso, advirtió que “en el momento que considere que pongo en riesgo la integridad y dignidad de nuestra representante, pondré en consideración la participación de Wendy Esparza en Miss Universo”. Varios personajes del espectáculo, de origen latinoamericano, que habían sido invitados a participar como jurados o animadores del certamen de belleza de este año, anunciaron su retiro, en abierta protesta por los dichos de Donald (algunos de ellos son la puertorriqueña Zuleyka Rivera, quien fue Miss Universo en 2006, el actor chileno Cristian de la Fuente y el cantante colombiano J Balvin). Fher Olvera, el líder de Maná, declaró: “Yo desde que me acuerde nunca ha habido un discurso tan violento y tan lleno de odio, eso sólo desde los tiempos de las películas de los alemanes y los nazis; es una xenofobia desmesurada”.

La cadena Univision, por su parte, declaró rota la relación comercial con Trump y, por tanto, no difundirá el concurso de belleza que se realizará el mes entrante (el magnate acusó al gobierno mexicano de ordenar tal ruptura). En esa toma de posiciones de una parte de la comunidad “latina” o hispana en Estados Unidos falta ver lo que hagan las televisoras mexicanas, en especial Televisa. Dispersa, a la sombra, sin correspondencia entre su peso demográfico y su representación política, utilizada para discursos demagógicos de circunstancia, la comunidad de latinoamericanos que han emigrado a Estados Unidos tiene una paradójica oportunidad de cobrar presencia y de reivindicar su valía a partir de torpezas extremas como las del canalla Trump.

En otro tema, el reportero Daniel Lizárraga escribió a esta columna: “Es absolutamente falso que Marcelo Ebrard nos haya filtrado algo. En su momento mostramos en MVS la documentación para desmentir esa versión. Todos los trámites ante el Registro Público se hicieron a nombre de Rafael Cabrera. Se pagaron y tenemos los recibos a su nombre”. Incluso, los reporteros que participaron en la investigación sobre la Casa Blanca de Angélica Rivera están trabajando en un gran reportaje en forma de libro que publicará Random House Mondadori. En este texto se incluirá material sobre el contratista Juan Armando Hinojosa Cantú, que no alcanzó a hacerse público porque ese equipo, encabezado por Carmen Aristegui, fue echado de MVS. Es probable que se organice un blog con todos los documentos del caso. ¡Hasta el próximo lunes!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.